Isaac Newton: ¿cómo le ayudaron los experimentos en sus descubrimientos?

En nuestros tiempos, la etapa en la que ya muchas actividades se realizaban presencialmente en un aula de clases o personalmente con los niños, ahora se está transformando en una fase completamente virtual, siendo observadas desde una pantalla mediante un sistema de aprendizaje virtual. Sin embargo, ¿de qué forma podemos ocupar los conocimientos de la vida del científico Isaac Newton para su máximo aprovechamiento en cuestión de aprendizaje?

Al entrar en el mundo de la ciencia y la tecnología, existe disputa entre éstas y la religión ya que las primeras se basan en la experimentación para descubrir realidades ocultas, mientras que la religión cree y asegura mediante la fe en una entidad celestial, no obstante, una no está peleada con las otras, simplemente tienen objetivos diferentes.Por ejemplo, cuando al filósofo y matemático británico Bertrand Russell, quien ganó el Premio Nobel de Literatura de 1950, se le preguntó cómo le respondería a Dios si éste apareciera después de su muerte y por qué no había sido un creyente mientras estaba vivo, a lo que él respondió que no había suficiente evidencia.

Partiendo de esta idea, los experimentos mentales de Isaac Newton le revelaron la Ley de Gravedad y los experimentos diseñados por Arthur Eddington que involucraban un eclipse solar, le revelaron la veracidad de la curvatura del espacio-tiempo de Albert Einstein, contribuyendo al desarrollo de la Teoría de la Relatividad. Cuando los científicos vieron evidencia, a través de la observación directa, en contra de sus creencias anteriores de que el sol giraba alrededor de la Tierra, transformaron sus ideas a un nuevo paradigma. Es totalmente claro que, para el científico, pesa más el puro deleite del conocimiento de la verdad que la comprensión de haber estado equivocado previamente, es decir, importa más el conocimiento obtenido que jactarse de las ideas previas. Por lo tanto, un científico considera que el prerrequisito más importante para ser digno de una verdadera revelación consiste en la voluntad de transformarse y renunciar a las creencias anteriores, en favor de aquellas respaldadas por evidencia.

La verdad es que, así como si se tratara de juegos educativos, todos experimentamos para inferir cosas que no se pueden observar directamente o que sólo pueden ser estudiadas en condiciones ideales. Debido a esto, el arte de la experimentación es más universal de lo que uno podría imaginar y permanece atemporal para nosotros, como seres humanos racionales que piensan en todo momento cómo resolver problemas o adaptarse al entorno. Pitágoras experimentó con sus principios de armonía, dando lugar a tantas posibilidades para los instrumentos musicales que han evolucionado hasta convertirse en los que conocemos hoy en día; también experimentamos con la cocina, revelando una enorme cantidad de platillos y originalidades por parte de los cocineros, a través de la prueba y error.

Uno de los científicos más influyentes de la historia, Isaac Newton, tenía poco más de 20 años cuando se presentó la llegada de la Gran Plaga de Londres, aún sin ser alguien reconocido, ni portando una gran peluca formal, él era sólo otro estudiante universitario en el Trinity College de Cambridge, Inglaterra, y él diseñó una enorme cantidad de experimentos en los campos de la física, las matemáticas, la astronomía y la química, marcando así el comienzo de la Revolución Científica con sus contribuciones que cambiaron la forma en que vemos y entendemos el mundo que nos rodea.

Se dice que, en el año 1664, Newton fue a una feria rural, y compró un par de prismas. En conjunto con éstos, un rayo de sol y su ingenio, desentrañaron un misterio que había desconcertado a generaciones de científicos: la naturaleza de la luz.Sus ideas no sólo transformaron nuestro conocimiento de lo que vemos, sino que revolucionaron la forma en que nos comunicamos, convirtiéndose el prisma y sus colores en una imagen artística cautivadora muy similar a lo que hoy reconocemos como los colores del arcoíris, un gradiente con 7 colores primordiales: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo y violeta. Pero… ¿cómo descubrió las propiedades reales de la luz? ¿Cómo hizo que su trabajo influenciara enormemente en la ciencia, la tecnología y el arte durante los siglos subsecuentes? ¿Por qué Newton fue tan importante en la historia científica para comprender la luz? Él, al igual que otros científicos del medio que siguieron investigando tras sus avances, se percató de que sólo podíamos ver y examinar la naturaleza gracias a la luz, así que investigó los medios que hacían posible la realización de las tareas cotidianas, desde un punto de vista científico. Ellos sabían que la luz viaja en una línea recta y que vemos los objetos debido a los rayos que rebotan en ellos.

Se dice que a Newton le gustaban las manzanas, tal vez con un gran toque apócrifo, pero se cuenta que un día estaba bajo el árbol por el cual, supuestamente, se sentó cuando una de esas frutas lo golpeó en la cabeza y así comenzó a formular lo que serían las bases del comportamiento de la fuerza de gravedad, tanto de nuestro planeta Tierra como del espacio exterior, demostrando que todos los objetos, tan pequeños como una manzana y tan grandes como un planeta, están sujetos a la gravedad, derivando también en el estudio del universo espacial y el movimiento orbital de los cuerpos celestes y los flujos y reflujos de ríos y mareas. De ahí procedió a relacionarlo con el cálculo, que lo ayudó a medir la velocidad cambiante de un cuerpo al caer al piso, y la cinética, para estudiar el comportamiento de los cuerpos en movimiento; trazó el estado de la naturaleza en constante cambio, con variables como la fuerza y aceleración. Algunos de sus experimentos fueron realmente peligrosos, y es que así eran muchos de los experimentos de aquella época (siglo XVII). En una ocasión, deslizó una aguja grande y plana para verificar la curvatura de la retina de su propio ojo y, cuanto más empujaba, más anillos de color veía, descubriendo que, mientras más manipulaba su ojo, más se refractaba la luz percibida. ¡Sorprendente! ¿Verdad?

¿Y tú? ¿Hasta dónde llevarías tus experimentos, en caso de dirigir tus esfuerzos al estudio científico?

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario