Inteligencia

¿Qué es inteligencia? – Concepto, aceptaciones y analogías

El término corriente de inteligencia concierne a las capacidades o habilidades intelectuales y cognitivas que permiten captar, retener y procesar información. Frecuentemente, se asocia de forma exclusiva a una facultad biológica de los seres humanos, si bien admite otras referencias y aplicaciones.

Origen y antecedentes de inteligencia

La estructura etimológica establece su origen en el latín; específicamente en el verbo intellegere. Palabra que se compone del prefijo inter- y la palabra legere, siendo sus significados «entre» y «leer» respectivamente. A su vez explicado como la lectura interior del individuo, es decir, «pensar es leer la propia mente».

Asimismo, la raíz intellegere se encuentra estrechamente conexa con otros términos en latín como intelligentia e inteligere y el concepto filosófico Nous de la antigua Grecia.

Estas interpretaciones primitivas de inteligencia eran utilizadas con frecuencia en ámbitos de distinta índole y estrato social; relacionándose directamente con el entendimiento y el saber o el alma y el espíritu.

¿Qué es inteligencia como elemento humano?

Las nociones básicas sobre la inteligencia humana la definen como una capacidad general, o bien como un conjunto de habilidades mentales más pequeñas, que contempla desde facultades simples, hasta otras de nivel superior y mayor complejidad. Resultando fundamental, en cualquier caso, las competencias relativas a la información y los conocimientos.

Concretamente, entre estas facultades relevantes se encuentra el aprendizaje, la memorización, la deducción o el pensamiento abstracto; así como también, la capacidad de adaptación a situaciones inéditas, la creatividad, la resolución de problemas, el manejo de las emociones, entre otras.

Donde su desarrollo es el resultando de múltiples procesos, que dependen a su vez, de factores biológicos, psicológicos, socioeconómicos, culturales, ambientales, entre otros.

Concepto general

A modo de síntesis, y asumiendo un significado de mayor amplitud, la inteligencia corresponde a los siguientes tres elementos:

  • Obtener información nueva.

  • Retener conocimientos.

  • Hacer uso eficiente de lo aprendido.

Acepciones y analogías

Los siguientes términos, y sus correspondientes conceptos, se nutren de la palabra inteligencia para determinar otros significados, coherentes en su mayoría con la información; la obtención y la gestión de esta.

  • Labor de inteligencia: También conocida como inteligencia militar, política, o según el ámbito en cuestión; concierne a los agentes u organizaciones encargadas de recabar datos que ofrezcan ventaja. Asimismo, se refiere a dicha información en sí misma.

  • Seres inteligentes: Una entidad, individuo o especie inteligente es aquel que posee capacidades mentales notorias. Acepción usualmente utilizada en ámbitos literarios.

  • Inteligencia artificial: La IA es relativa al ámbito de la informativa y ciencias afines; representa las capacidades de las máquinas, y sus partes, de emular el pensamiento y el razonamiento humano.

La polémica en torno a la inteligencia

El proceso para alcanzar una definición ha sido complicado. Consistiendo en permanentes y recurrentes discusiones y teorizaciones por parte de la comunidad científica, así como de investigadores y especialistas de distintas áreas.

Sin poder lograr consenso de una definición, aceptada universalmente, que contemple y explique los numerosos procesos, factores involucrados y sus manifestaciones.

De tal forma que, en la actualidad coexisten numerosas definiciones; afines a disímiles ángulos de enfoque y concepciones específicas según autores o áreas de estudio.

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario