informe sobre la biotecnologí­a

La patronal europea del campo biotecnológico, EuropaBio, a la que forma parte la Asociación De españa de Bioempresas (ASEBIO), ha elaborado un informe en el que se examinan los impactos socioeconómicos de la biotecnología agrícola.

Contenidos ocultar
2 FINANCIACIÓN DE LA ACTIVIDAD CIENTÍFICA (tixag tixag_7) El período iterativo entre poder, elementos y ciencia/tecnología tiene un punto enclenque. El poder debe adjudicar elementos a fin de que la actividad científica y tecnológica produzca riqueza y herramientas que aumenten aún mucho más ese poder. Por consiguiente, hay una dependencia respecto del acompañamiento de entidades públicas y privadas. Este acompañamiento institucional, que pide un nivel conveniente de inversión pública que atraiga inversión privada y que garantice una menor puerta de inseguridad frente crisis económicas futuras, es un eslabón que de forma fácil se rompe en instantes de indecisión y temor. En España la contestación instantánea en frente de la crisis económica fué la reducción en inversión en I+D, patentizando la escasa percepción sobre las opciones de la innovación como herramienta de futuro. La inversión en I+D no acompaña al desarrollo económico de los últimos tiempos y se ha producido un alejamiento en relación a países de nuestro ambiente que no aplicaron recortes, sino más bien refuerzos (5). El porcentaje de PIB destinado a inversión en I+D en 2016 fue de 1,19%, lejos del 1,40% en 2010, y lejísimos de 2% utópicamente aguardado para 2020. Por no aburrir con cantidades, la situación de hoy se sintetiza con 2 datos trágicos y deprimentes: la inversión pública en I+D ha caído entre 2009 y 2016 un 60% (de 8.500 a 3.200 millones de euros), y el número de personas haciendo un trabajo en I+ D pública en relación a 2008 ha disminuido un 6,2% (5). El avance en la Ciencia es acelerado.

Excelente resultados de la biotecnología en Cataluña

El Informe Asebio 2015 dejó muy excelente resultados para el campo de la tecnología bío en Cataluña. Entre ellos, nos agradaría poner énfasis que Cataluña es hoy día la red social autónoma con mayor concentración de compañías usuarias de biotecnología, seguida de Andalucía y La capital de españa. Además, Cataluña asimismo encabeza el top de capacitación de novedosas compañías biotecnológicas (19 de las 52 construídas en España en 2015), seguida por País Vasco, Andalucía y Galicia. .

Para mucho más información sobre este informe, puede preguntar el dossier terminado en formato PDF en la página web de ASEBIO o proseguir en Twitter su hashtag oficial #InformeASEBIO2015

FINANCIACIÓN DE LA ACTIVIDAD CIENTÍFICA (tixag tixag_7) El período iterativo entre poder, elementos y ciencia/tecnología tiene un punto enclenque. El poder debe adjudicar elementos a fin de que la actividad científica y tecnológica produzca riqueza y herramientas que aumenten aún mucho más ese poder. Por consiguiente, hay una dependencia respecto del acompañamiento de entidades públicas y privadas. Este acompañamiento institucional, que pide un nivel conveniente de inversión pública que atraiga inversión privada y que garantice una menor puerta de inseguridad frente crisis económicas futuras, es un eslabón que de forma fácil se rompe en instantes de indecisión y temor. En España la contestación instantánea en frente de la crisis económica fué la reducción en inversión en I+D, patentizando la escasa percepción sobre las opciones de la innovación como herramienta de futuro. La inversión en I+D no acompaña al desarrollo económico de los últimos tiempos y se ha producido un alejamiento en relación a países de nuestro ambiente que no aplicaron recortes, sino más bien refuerzos (5). El porcentaje de PIB destinado a inversión en I+D en 2016 fue de 1,19%, lejos del 1,40% en 2010, y lejísimos de 2% utópicamente aguardado para 2020. Por no aburrir con cantidades, la situación de hoy se sintetiza con 2 datos trágicos y deprimentes: la inversión pública en I+D ha caído entre 2009 y 2016 un 60% (de 8.500 a 3.200 millones de euros), y el número de personas haciendo un trabajo en I+ D pública en relación a 2008 ha disminuido un 6,2% (5). El avance en la Ciencia es acelerado.

informática

Cualquier recorte es poco a poco más amenazante, comprometiendo la participación de conjuntos de investigación españoles en proyectos, consorcios, programas y redes de todo el mundo. No debemos olvidar que hoy día la investigación en Biotecnología es multidisciplinar y necesita la colaboración entre conjuntos especialistas. Si bien no hay duda de que la ciencia no es una prioridad, ni para los políticos ni para la sociedad, el sistema de ciencia en España es bastante resiliente: nos encontramos ubicados en una aceptable situación en lo que se refiere a publicaciones científicas, si bien no tan buena en lo que se refiere a patentes.

Estas resoluciones no son coyunturales y ocasionales, irresolubles y también implacables, sino más bien resoluciones y medidas premeditadas, en un corto plazo y ventajistas, como contestación natural de nuestros estamentos de poder frente instantes desfavorables. El descenso en la ejecución de capitales y la desatención a la actividad en I+D se ven acompañados de la progresiva y también incomprensible app de normativas que suponen una creciente asfixia al sistema de I+D español. Habitualmente estas normativas se han interpretado de manera incoherente y completamente extraña al trabajo científico, donde la indecisión, la oportunidad de fallo o fracaso, la imposibilidad de vaticinar en un largo plazo, tal como visto que, como ha dicho Robert Graves , “meditar dependiendo del tiempo es una manera de meditar dificultosa y artificial” (5), son inherentes. En este preciso momento nos encaramos a inconvenientes burocráticos excelentes que amordazan a las universidades y los centros de investigación y que afectan al desempeño básico de estos: las leyes recientes sobre contratos públicos para personal y material forman un nuevo obstáculo en nuestro sendero. Todas y cada una estas patentizas hacen preciso insistir en la obligación de comprobar las políticas de I+D, sus instrumentos, los fondos que se destinan y los medios humanos y tecnológicos que se ocupan de su administración (6). Si la innovación es todo cambio apoyado en conocimiento que crea valor, es requisito reclamar asimismo innovación en los estamentos de poder para administrar una exclusiva política científica fundamentada en la planificación y el saber. En el momento en que se hicieron varias cosas mal, queda la fe y la promesa –virtudes poco científicas– en la caridad de quienes nos rigen y donde solo se puede progresar. Bajo el leitmotiv de la ignorancia capaz, sería bueno que todos nosotros asumiéramos ocasionalmente que no lo entendemos todo, que es requisito buscar otras cuestiones y otras respuestas, que debemos percibir a el resto, más que nada los que tienen algo útil y productivo a decir.

Pandemia de COVID-19

El informe detalla la pandemia de hoy de COVID-19 como la disrupción global mucho más importante y singular desde la Segunda Guerra Mundial, con implicaciones para la salud, la economía, la política y la seguridad que se extenderán en los próximos años. Ha sacudido teóricos de extendida fecha sobre la resiliencia y la adaptación y creó novedosas incertidumbres sobre la economía, la gobernanza, la geopolítica y la tecnología. La pandemia se está desacelerando y probablemente revirtiendo ciertas tendencias de extendida fecha en el avance humano, singularmente la reducción de la pobreza y las anomalías de la salud y el cierre de las brechas de desigualdad de género.

Los retrocesos mucho más perdurables tienen la posibilidad de ser la pérdida de impulso en la reducción de la pobreza en África, América Latina y el sur de Asia, seguidos de pérdidas en la igualdad de género. Los elementos aplicados a batallar el COVID-19 y las limitaciones sociales podrían revertir años de avance contra la malaria, el sarampión, la poliomielitis y otras patologías infecciosas al consumir elementos financieros, materiales y de personal clave, advierte el informe.

Deja un comentario