Hipovolemia

¿Qué es la hipovolemia?

 

La hipovolemia se produce cuando hay una disminución del volumen de sangre que circula por el organismo. Los problemas surgen cuando la disminución de sangre es igual a una quinta parte del volumen de sangre que circula por el cuerpo. Esto puede provocar un peligroso shock hipovolémico.

 

¿Qué causa la hipovolemia?

 

La hipovolemia puede estar causada por la pérdida de sangre debido a una hemorragia, pero también por la pérdida de otros líquidos corporales a través de la diarrea, los vómitos o la sudoración excesiva.

 

La causa de la hipovolemia también puede ser las quemaduras o la escasez de líquidos corporales debido a la baja ingesta (de líquidos) o al uso de fármacos diuréticos.

 

Por último, la hipovolemia puede ser causada por la presencia de diversas patologías, entre las que se encuentran: aneurisma aórtico, diabetes, insuficiencia renal, pancreatitis, peritonitis, sepsis, úlcera duodenal, úlcera gástrica, úlcera péptica, varices esofágicas.

 

La hipovolemia está ligada principalmente a la pérdida de líquidos corporales y volumen sanguíneo. Esto suele ocurrir debido a una pérdida de sangre grave y repentina. Las personas que sufren quemaduras graves también corren el riesgo de sufrir hipovolemia y shock hipovolémico.

 

El shock hipovolémico puede provocar una larga lista de síntomas. Las personas que padecen esta enfermedad pueden tener la piel fría, húmeda y pálida, una frecuencia respiratoria rápida y un pulso débil y acelerado, y pueden sudar más de lo normal.

 

¿Qué otros síntomas pueden asociarse a la hipovolemia?

 

La hipovolemia va acompañada de otros síntomas, como sequedad de boca, sequedad de nariz y otras mucosas, piel que pierde elasticidad y disminución de la producción de orina.

 

En caso de shock hipovolémico, pueden aparecer otros síntomas como palidez, sudoración fría, aceleración de los latidos del corazón, respiración rápida, ansiedad, debilidad, confusión e inconsciencia.

 

 

¿Cuáles son los remedios para la hipovolemia?

 

Para tratar la hipovolemia, es necesario encontrar la causa. La hipovolemia puede tratarse de diferentes maneras, dependiendo de su gravedad. Puede comenzar con medicación para elevar la presión arterial, o con goteos para restablecer el equilibrio interno de azúcares y soluciones salinas, o incluso transfusiones de plasma, plaquetas, glóbulos rojos o crioprecipitados que contengan fibrinógeno.

 

Hipovolemia, ¿cuándo acudir al médico?

 

La hipovolemia debe ser siempre puesta en conocimiento de un médico. Cuando los síntomas sugieren un shock hipovolémico, se debe llamar urgentemente a una ambulancia.

 

¿Qué enfermedades pueden estar relacionadas con la hipovolemia?

 

Las enfermedades que pueden estar relacionadas con la hipovolemia son las siguientes

 

  • Dengue.

  • Diabetes.

  • Diabetes insípida.

  • Ébola.

  • Hemorragia interna.

  • Embarazo ectópico.

  • Insuficiencia renal.

  • Insuficiencia suprarrenal.

  • Malaria.

  • Enfermedad de Addison.

  • Pancreatitis.

  • Peritonitis.

  • Sepsis.

  • Shock séptico,

  • Úlcera duodenal.

  • Úlcera gástrica.

  • Úlcera péptica.

  • Quemaduras.

  • Varices esofágicas.

 

¿Cuáles son las soluciones para la hipovolemia?

 

La mejor solución para la hipovolemia depende de su gravedad. Por ejemplo, puede necesitar goteos a base de azúcar o soluciones salinas. En otras situaciones, se requieren transfusiones de plasma, plaquetas, glóbulos rojos o crioprecipitados que contienen fibrinógeno.

 

A veces se pueden utilizar medicamentos para aumentar la presión arterial.También es importante tratar la causa de la pérdida de sangre o líquidos.

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario