Hay una rara alucinación que te hace ver personas diminutas, y nadie sabe por qué

En toda su deslumbrante complejidad, el cerebro humano puede producir experiencias extraordinarias. Para algunos, eso significa alucinaciones de personas diminutas, corriendo ante sus propios ojos.

Las alucinaciones de humanos diminutos pueden ser entretenidas o aterradoras dependiendo de a quién le preguntes, y los relatos de estas visiones ‘micrópticas’ o ‘liliputienses’ son bastante escasos en la literatura científica. De hecho, pocos investigadores han tratado de descubrir qué hay detrás de estas extrañas experiencias en primer lugar.

¿Qué son las alucinaciones liliputienses?

A principios del siglo XX, el psiquiatra francés Raoul Leroy se interesó en los avistamientos de figuras humanas comparables a los pequeños habitantes de Lilliput en la famosa novela de 1726 de Jonathan Swift, los viajes de Gulliver. Para él, era un misterio de la mente, uno que pedía una explicación científica.

«Tales alucinaciones existen fuera de cualquier micropsia, mientras que el paciente tiene una concepción normal del tamaño de los objetos que lo rodean, la micropsia se relaciona solo con la alucinación», Leroy escribió en la introducción de un caso específico.

«A veces ocurren solos, a veces acompañados de otros trastornos psicosensoriales».

El pequeño puñado de casos curados por Leroy fue notablemente diverso, aunque, en general, notó que las visiones estaban vestidas con colores, muy móviles y en su mayoría afables. Ocasionalmente, los avistamientos eran de figuras individuales, aunque la mayoría de los pacientes informaron que aparecían en grupos, interactuando con el mundo material como si estuvieran realmente presentes, trepando sillas, metiéndose debajo de las puertas y respetando la atracción de la gravedad.

No todas las experiencias fueron tan benignas. En un estudio, Leroy informó sobre una mujer de 50 años con alcoholismo crónico que afirmó haber visto a dos hombres «tan altos como un dedo», vestidos de azul y fumando en pipa, sentados en lo alto de un cable de telégrafo. Mientras observaba, la paciente afirmó haber escuchado una voz que amenazaba con matarla, momento en el que la visión desapareció y la paciente huyó.

«En mi comunicación anterior a la Sociedad Médico-Psíquica, dije que estas alucinaciones tenían un carácter bastante agradable, el paciente las miraba con tanta sorpresa como con placer», Leroy comentó.

«Aquí, como en el caso de MM. Bourneville y Bricon [two other cases]la aparición causó una sensación de pavor».

Grabado en blanco y negro del siglo XIX de un hombre grande rodeado de gente diminuta Ilustración de la edición de 1900 de Los viajes de Gulliver. (Dominio publico)

Lo que podríamos descartar como simples delirios, Leroy lo interpretó como posibles síntomas de enfermedades mentales, dignos de clasificar para que los médicos pudieran encontrar mejores formas de diagnosticar e incluso tratar la afección.

Influenciados por el trabajo de Leroy, algunos psicólogos intentaron explicar el fenómeno. Los relatos se limitaban en su mayoría a hipótesis no comprobables que involucraban el misterioso funcionamiento del cerebro medio, o algún tipo de regresión freudiana.

A pesar de este temprano interés, las alucinaciones liliputienses no figuran como criterio para ninguna enfermedad en el Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados. Parece ser una peculiaridad casi aleatoria del cerebro.

Síndrome de Charles Bonnet es una excepción notable: es una enfermedad rara en la que se producen alucinaciones como resultado de la pérdida de la visión. Si bien estas alucinaciones no siempre toman la forma de personas diminutas (pueden ser destellos de luz, formas geométricas o incluso simples líneas), pueden ser también de la variedad liliputiense.

Un estudio de 2021 en una muestra de voluntarios con síndrome de Charles Bonnet activo, encontraron que sus experiencias de alucinaciones en realidad aumentaron en frecuencia y entrometimiento durante la pandemia de COVID-19, muy probablemente debido a la soledad de los encierros. En algunos casos, los tamaños de las alucinaciones liliputienses crecieron en proporciones más humanas.

¿Qué sabemos hoy sobre las alucinaciones liliputienses?

A pesar del trabajo histórico de Leroy y los avances en la comprensión de muchas condiciones de la mente, sorprendentemente se sabe poco acerca de por qué algunos cerebros inventan visiones de personas diminutas.

Recientemente, el historiador médico e investigador de trastornos psicóticos de la Universidad de Leiden, Jan Dirk Blom, intentó cambiar eso al realizar una búsqueda rigurosa de informes de casos de alucinaciones liliputienses en los archivos médicos modernos.

Después de una extensa búsqueda, Blom logró encontrar solo 26 artículos sobre alucinaciones liliputienses que podrían considerarse relevantes. De ellos, solo 24 proporcionaron descripciones originales del caso.

«Durante las décadas de 1980 y 1990, rara vez se publicaban nuevos casos, y la cuestión de la fuente subyacente de las alucinaciones liliputienses cayó en el olvido», escribió Blom en su estudio de 2021, publicado en Revisiones de neurociencia y biocomportamiento.

«A pesar de un interés renovado en el fenómeno durante las últimas dos décadas, esa situación se ha mantenido básicamente sin cambios».

Dirigiendo su búsqueda a referencias más históricas y menos clínicas, incluidos capítulos de libros y tesis médicas, Blom finalmente reunió un catálogo de 226 casos únicos para comparar y contrastar.

Sus experiencias y antecedentes fueron variados, divididos equitativamente entre informes masculinos y femeninos, el mayor de 90 años de edad, el más joven de solo cuatro. Pero había muchos hilos comunes.

La mayoría de las personas reportaron alucinaciones vestidas con prendas llamativas y coloridas. No eran sombras vagas acechando por el rabillo del ojo: era un circo vibrante de payasos, arlequines o incluso soldados saltando. Solo un pequeño puñado de casos informó visiones en tonos grises o marrones ‘malhumorados’ o monótonos.

Prácticamente todas las figuras eran desconocidas, con solo unas pocas caras conocidas, incluso en un par de informes casos de autoscopia (ver uno mismo en forma diminuta). En una quinta parte de todos los casos, las visiones iban acompañadas de alucinaciones auditivas, a menudo amortiguadas o con un timbre agudo.

Los humanos tampoco fueron las únicas entidades observadas. En casi un tercio de los informes, los pacientes afirmaron haber visto animales, como ositos o caballitos tirando de carretas.

De particular interés fue el hecho de que el 97 por ciento de los casos eran proyectivos, aparecían en tres dimensiones y se relacionaban con la física del mundo real. El resto se informó como proyecciones 2D en una superficie o se movieron con el movimiento de la cabeza del observador.

También es interesante notar que casi la mitad de los casos quedaron afectados negativamente, con miedo o sintiéndose ansiosos. A diferencia de la evaluación de Leroy en el pasado, solo un tercio de estos casos fueron aliviados o entretenidos por su experiencia. Un caso de un paciente deprimido afirmó que las visiones eran la única alegría que le quedaba.

En cuanto a los informes de diagnósticos clínicos, Blom catalogó 10 grupos distintos, siendo los más destacados los trastornos psiquiátricos, la intoxicación por alcohol o medicamentos y las lesiones del sistema nervioso central.

No es difícil imaginar algún tipo de participación del sistema visual del cerebro; estudios de resonancias magnéticas en pacientes con el síndrome de Charles Bonnet respaldan esto. Pero algo más específico tiene que estar pasando, y hasta ahora faltan investigaciones detalladas a nivel neurológico.

Blom sugiere que una pérdida de información sensorial periférica podría significar que las partes del cerebro que generalmente están involucradas en el procesamiento de la información se están desviando de la tarea, reuniendo el pequeño estímulo que pueden encontrar para tejer una escena fantástica de multitudes y color.

El hecho de que sea una experiencia común para las personas con el síndrome de Charles Bonnet, y las visiones para las personas con afecciones como el Parkinson que a veces reportan alucinaciones al anochecer, parece agregar peso a esta hipótesis.

Otros modelos también podrían explicar las visiones, quizás un medio de ‘intrusión de los sueños’, donde las imágenes generalmente reprimidas burbujean bajo un manto de percepciones cotidianas, mezclándose con la realidad de maneras extrañas. O tal vez es una mezcla de fenómenos neurológicos, robando inspiración de los recuerdos o reinterpretando sensaciones físicas mundanas como la moscas volantes todos vemos sacudirse en el rabillo del ojo.

Dada la prominencia de las diminutas figuras humanas en el folclore de todo el mundo, en forma de duendes traviesos y diablillos juguetones, demonios terroríficos o enanos sabios, parece que nos fascinan más los informes como historias que como caprichos de la neurología.

Quizás eso cambie algún día, y nuestros relatos de la gente pequeña entre nosotros nos dirán tanto sobre el funcionamiento de nuestros cerebros como sobre nuestra herencia cultural.

Los verificadores de hechos determinan que todos los Explicadores son correctos y relevantes en el momento de la publicación. El texto y las imágenes pueden modificarse, eliminarse o agregarse como una decisión editorial para mantener la información actualizada.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario