¿Hay planetas fuera del Sistema Solar?

Los exoplanetas son planetas que orbitan alrededor de estrellas distintas de nuestro sol. Los científicos han confirmado la existencia de al menos 4.000 exoplanetas y podrían encontrar muchos más con nuevas exploraciones. El primer exoplaneta se descubrió en 1992, pero los astrónomos no estaban seguros de si se trataba de un planeta o de una estrella fallida hasta que en 1995 descubrieron otros dos planetas que orbitaban alrededor de su estrella madre. Desde entonces, los científicos han identificado dos tipos de planetas: los rocosos y los gaseosos, llamados terrestres y gigantes gaseosos respectivamente.

Los planetas fuera del Sistema Solar se llaman exoplanetas.

Un exoplaneta es un planeta que orbita alrededor de una estrella distinta del Sol. Los exoplanetas también se conocen como planetas extrasolares o plaenetae exsolarae (en latín, «planetas más allá del sol»). La primera detección confirmada de un exoplaneta tuvo lugar en 1992, cuando los investigadores descubrieron dos planetas orbitando un púlsar PSR1257+12. Desde entonces, se han encontrado más de 4.000 exoplanetas.

En 2017 se han descubierto unos 4.000 exoplanetas.

En 2017 se descubrieron 4.000 exoplanetas. ¡Eso son muchos planetas! La cifra es mucho mayor que los aproximadamente 1.000 que encontramos en 2012. De hecho, es más alta que la de todos los años anteriores juntos (aunque llevamos encontrando exoplanetas desde 1992).

Lo que ocurre con todos estos datos es que han abierto nuevas preguntas para que los científicos las exploren: ¿cómo se forman los planetas similares a la Tierra? ¿Existen otros mundos habitables? ¿Podemos viajar a ellos? Estamos seguros de que estas respuestas te resultarán tan fascinantes como ellas.

La mayoría de los exoplanetas se encuentran en sistemas como el nuestro con una estrella.

La mayoría de los exoplanetas se encuentran en sistemas como el nuestro con una estrella. Nuestro Sol es un ejemplo típico del tipo de estrella que alberga planetas: es de tamaño medio y de color amarillo, pero no es el único.

Las primeras estrellas que descubrimos que tenían planetas eran todas muy masivas, lo que las hacía más fáciles de encontrar porque son más brillantes que las estrellas más pequeñas. Resulta que estas estrellas masivas también tienden a ser más comunes que las más pequeñas, lo que significa que podría haber muchos más planetas orbitando alrededor de ellas que en nuestro pequeño rincón de la galaxia.

Los exoplanetas son difíciles de detectar porque son muy pequeños en comparación con sus estrellas anfitrionas: se necesitaría un telescopio increíblemente potente sólo para verlos como puntos contra su brillante fondo (e incluso entonces probablemente sólo se verían dos puntos). Incluso cuando encontramos nuevos exoplanetas, suelen estar lo suficientemente lejos de nosotros como para que no podamos estudiarlos directamente o incluso tomar fotografías.

El primer exoplaneta se descubrió en 1992.

Puede que ya sepas que el primer exoplaneta se descubrió en 1992, pero quizá no sepas cómo se hizo. De hecho, ¡la forma en que los astrónomos encontraron el primer exoplaneta es bastante genial!

El primer exoplaneta orbita una estrella llamada 51 Pegasi y fue encontrado por un equipo dirigido por Michel Mayor y Didier Queloz, de la Universidad de Ginebra. Utilizaron un instrumento llamado espectrógrafo acoplado a un telescopio del Observatorio La Silla de la ESO en Chile para medir las variaciones de la luz al pasar entre la estrella y su planeta, una técnica conocida como medición de la velocidad radial.

Una advertencia sobre la definición de los planetas es que deben orbitar alrededor de una estrella para ser considerados un planeta.

La definición de planeta ha cambiado con el tiempo. La palabra «planeta» procede del griego y significa «errante», ya que se pensaba que los planetas se movían por el cielo y cambiaban de posición unos respecto a otros, en contraste con las estrellas fijas. La Tierra se consideraba uno de los distintos planetas hasta que, alrededor de 1750, William Herschel descubrió Urano y los anillos de Saturno dejaron claro que había algo más que nuestro Sistema Solar (que contiene ocho planetas). En 1847, el astrónomo Johann Galle descubrió Neptuno mediante cálculos matemáticos que le llevaron a pensar que podría haber un planeta adicional más allá de la órbita de Urano; esto llevó a los científicos a confirmar su existencia midiendo los cambios en el movimiento de Neptuno causados por su atracción gravitatoria sobre la de Urano.

Plutón ya no se considera uno de nuestros ocho planetas oficiales porque no siempre orbita dentro de su propia órbita -se cruza en el camino de Neptuno cada 248 años aproximadamente-, pero sigue formando parte de una categoría denominada planetas enanos, junto con Ceres y Eris*.

No existe una definición formal de lo que es un planeta.

No existe una definición formal de lo que es un planeta. Esto se debe a dos razones:

  • Los astrónomos no se ponen de acuerdo en una. Algunos astrónomos han propuesto varias definiciones, pero aún no se ha llegado a un consenso.
  • La Unión Astronómica Internacional (UAI), que define los nombres y las clasificaciones oficiales de los objetos celestes, tampoco define oficialmente a los planetas, sino que se limita a reconocerlos tal y como son aceptados por el uso y la práctica general de la comunidad científica en general. La IAU no define los planetas porque no quiere limitar los futuros descubrimientos ni cambiar las clasificaciones científicas establecidas debido a nuevos descubrimientos o a cambios en las ideas sobre cómo deben clasificarse los objetos; prefiere que las definiciones planetarias sigan siendo lo suficientemente flexibles para lo que podamos encontrar más allá de nuestro sistema solar.

Los astrónomos han identificado dos tipos de planetas, rocosos y gaseosos.

  • Los planetas rocosos son pequeños, densos y tienen una superficie sólida.
  • Los planetas gaseosos son más grandes, menos densos y no tienen una superficie sólida.

Ejemplos de planetas rocosos: Tierra, Marte, Mercurio.

Ejemplos de planetas gaseosos: Júpiter, Saturno, Neptuno

Los planetas gaseosos también se conocen como gigantes gaseosos o jovianos en honor a Júpiter, un miembro de nuestro propio sistema solar.

Los planetas gaseosos también se conocen como gigantes gaseosos o jovianos en honor a Júpiter, un miembro de nuestro propio sistema solar. Júpiter es el mayor planeta de nuestro sistema solar y está compuesto principalmente por hidrógeno y helio.

Utilizando tus conocimientos de astronomía, puedes responder fácilmente a esta pregunta observando las propiedades de los planetas gaseosos:

  • No tienen una superficie sólida como la de la Tierra, sino que están formados principalmente por gases como el hidrógeno y el helio.
  • Sin embargo, algunos tienen lunas con superficies rocosas (por ejemplo, la luna de Saturno, Titán).

Los exoplanetas que tienen superficies sólidas como la Tierra se conocen como planetas terrestres, ya que se parecen a la Tierra o a algunos de los otros planetas terrestres de nuestro propio sistema solar, como Mercurio y Marte.

  • Los planetas terrestres son planetas rocosos y terrestres.
  • La Tierra es un planeta terrestre, así como Mercurio y Marte, que también son más pequeños que los gigantes gaseosos.

La Tierra es el único planeta que se ha confirmado que alberga vida hasta ahora, pero los astrónomos están buscando pruebas de vida en otros exoplanetas como Kepler-452b y Próxima b, que se anunciaron en 2015.

¿Qué posibilidades hay de que haya vida en otros planetas?

La búsqueda de planetas que puedan albergar vida sólo lleva unos 20 años. Hasta ahora, sabemos de unos 2.000 exoplanetas y sólo hemos confirmado la existencia de unos pocos cientos. Pero aunque en los últimos años hemos encontrado algunos planetas similares a la Tierra muy interesantes, no sabemos si contienen algún tipo de vida. De hecho, nuestro primer planeta extrasolar confirmado (un planeta fuera de nuestro Sistema Solar) no se descubrió hasta 1992. Sin embargo, los astrónomos siguen encontrando nuevas formas de observar los exoplanetas con telescopios, así como de explorarlos con naves espaciales como las Voyager 1 y 2. Es posible que tengamos que esperar otros 20 años antes de tener pruebas concluyentes sobre si hay o no vida en cualquier otro lugar de nuestra galaxia además de aquí, en la Tierra.

Hemos confirmado la existencia de al menos 4.000 planetas fuera de nuestro Sistema Solar y podríamos encontrar muchos más con nuevas exploraciones.

Probablemente haya oído hablar de los planetas que orbitan alrededor de estrellas distintas de nuestro Sol. Se llaman «exoplanetas». El primer exoplaneta se descubrió en 1992, y desde entonces hemos encontrado miles más. Muchos de ellos son como la Tierra y podrían incluso albergar vida tal y como la conocemos.

La Agencia Espacial Europea tiene previsto lanzar en 2021 su satélite de Caracterización de Atmósferas ExoTerrestres (CHEOPS), que estudiará las atmósferas de los exoplanetas en busca de signos de vida utilizando técnicas de espectroscopia desarrolladas para otras misiones espaciales, incluida la misión Gaia de la ESA.

Conclusión

En conclusión, hemos confirmado la existencia de al menos 4.000 planetas fuera de nuestro Sistema Solar y podríamos encontrar muchos más con nuevas exploraciones. Aunque pueda parecer que todavía estamos en la etapa de la infancia cuando se trata de encontrar exoplanetas, debemos recordar que Galileo descubrió por primera vez las cuatro lunas más grandes que orbitan alrededor de Júpiter en 1610, ¡hace casi 400 años! Hemos avanzado mucho desde entonces.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario