¿Hay bombillas que no se calientan?

Si alguna vez has tocado una bombilla y has sentido calor, sabes que generan calor. Pero, ¿cuánto? ¿Y cómo se produce ese calor? A continuación te explicamos cómo funcionan las bombillas y lo que debes saber sobre la cantidad de calor que generan los distintos tipos.

La mayor parte de la energía que consume una bombilla se libera en forma de calor.

¿Por qué se calientan tanto las bombillas? La energía que consume una bombilla se libera en forma de luz, calor y radiación electromagnética. El calor es el mayor componente de esta energía, ya que representa alrededor del 85% del total. Esto significa que si tienes una bombilla incandescente de 60 vatios, se liberan unos 57 vatios en forma de calor: ¡más de 10 veces tu factura de la luz!

Dicho de otro modo: Si un vatio de electricidad se utiliza para crear una unidad (un vatio) de energía radiante, entonces hay que utilizar 100 unidades para producir 100 unidades; y 1.000 unidades para producir 1.000 unidades; y 10.000 unidades para producir 10.000 unidades, etc. ad infinitum (o infinito). Por lo tanto, una bombilla incandescente de 60 vatios produce aproximadamente 690 BTU/hora o 778 vatios/hora o 7880 julios/segundo o 0,859 kJ/segundo, energía suficiente para elevar 1 kg de agua de 15°C (59°F) a 100°C (212°F) en 1 segundo.

Todas las bombillas que se utilizan hoy en día convierten la energía eléctrica en una combinación de calor y luz.

Todas las bombillas convierten la energía eléctrica en calor y luz. El calor se libera en forma de radiación térmica, mientras que la luz visible se emite como resultado de un proceso llamado incandescencia. La cantidad de calor generada depende del tipo de bombilla. Las luces halógenas son más cálidas que las fluorescentes, por ejemplo, porque tienen mayor potencia en comparación con éstas.

Una bombilla incandescente es un ejemplo común.

Las bombillas incandescentes son un ejemplo común. Están hechas de alambre de tungsteno, que se calienta hasta que brilla. El proceso es ineficaz porque el calor emitido en forma de radiación infrarroja no puede utilizarse para producir luz, sino que se desperdicia en forma de energía térmica que calienta la habitación y los aparatos de iluminación que la rodean.

Estas bombillas podrían sustituirse por LED (diodos emisores de luz) que consumen menos energía y no emiten tanto calor.

El filamento del interior de la bombilla se calienta, creando una radiación térmica en el espectro visible (luz).

Es posible que hayas oído el término «filamento» antes, pero puede que no sepas lo que significa. Básicamente, un filamento es como un cable muy fino que se calienta cuando la electricidad pasa por él. La corriente eléctrica calienta el filamento dentro de la bombilla, lo que crea una radiación térmica en el espectro visible (luz).

Los diodos emisores de luz (LED) generan menos calor porque no crean radiación térmica en el espectro visible.

Los diodos emisores de luz (LED) son más eficientes que las bombillas incandescentes porque no generan radiación térmica en el espectro visible.

Los LEDs funcionan haciendo pasar electricidad a través de un material semiconductor, lo que hace que los electrones emitan fotones. El color de la luz emitida depende del material utilizado y de su brecha de banda, es decir, la cantidad de energía necesaria para que un electrón pase de un nivel de energía a otro. Las luces LED también pueden diseñarse para emitir longitudes de onda de luz específicas en cualquier momento, lo que permite utilizarlas para diferentes aplicaciones, como productos de iluminación o pantallas en dispositivos electrónicos como televisores y ordenadores.

Todas las bombillas generan algo de calor.

En este artículo hemos visto cómo las bombillas generan calor. Hemos aprendido que todas las bombillas producen un cierto nivel de calor y que hay algunas opciones a tener en cuenta si quieres ahorrar energía o evitar el sobrecalentamiento en tu casa.

Es importante recordar que las bombillas incandescentes no se van a ir a ninguna parte pronto: todavía hay mucha demanda de ellas, ya que son la opción más barata del mercado actual. Pero los LED se están convirtiendo rápidamente en una opción más popular porque utilizan un 50% menos de energía que las incandescentes y duran más (hasta 25 años).

Si quieres saber más sobre otras formas de ahorrar dinero en iluminación, consulta estos artículos relacionados: «¿Existen las bombillas que no consumen?»; «¿Cuánto cuestan las bombillas?»; «¿Cuál es la mejor manera de apagar las luces?».

Conclusión

Puede encontrar más información sobre la eficiencia energética en la página web del Departamento de Energía de EE.UU. o poniéndose en contacto con su empresa local de servicios públicos.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario