¿Hay algún otro ser vivo en el planeta que haya hecho un cambio de género?

La fluidez de género está en los titulares. Pero no es el único ser vivo que cambia de género. Te contamos algunos de los ejemplos más interesantes de todo el mundo.

Pescado

  • Peces. Los peces son los animales de género fluido más comunes, y hay muchos tipos diferentes de peces que cambian de sexo a medida que crecen. Por ejemplo, los peces payaso empiezan siendo hembras, pero algunos se convierten en machos con el tiempo. En otras especies de peces como el pez cabeza azul y el pez dragón negro, el grupo dominante cambia dependiendo de quién sea más fuerte en el grupo en ese momento.
  • Otros animales, como los tiburones y las salamanquesas, también cambian de sexo cuando se estresan o cuando se trasladan a un nuevo hogar.

Tiburones

  • Hay algunos peces que pueden cambiar de sexo. Algunas especies de tiburones, por ejemplo, también pueden hacerlo. Una de estas especies es el tiburón de cadena (Scyliorhinus retifer).
  • Los tiburones suelen cambiar de sexo en algún momento de su vida para asegurar la reproducción y la supervivencia de su especie. En el caso de los tiburones gato, se convierten en hembras cuando nacen, pero pueden convertirse en machos más adelante si no hay suficientes hembras en la zona.
  • Se desconoce por qué los tiburones deciden si quieren ser machos o hembras; sin embargo, hay varias teorías al respecto:
  • En muchos animales con géneros separados (como los humanos), los machos tienen un cromosoma X mientras que las hembras tienen dos cromosomas X; sin embargo, en los tiburones ambos sexos tienen un par de cromosomas sexuales XX, lo que dificulta a los científicos saber quién nació hembra y quién nació macho basándose sólo en la genética.

Reptiles

Se sabe que los reptiles son sexualmente flexibles. Algunos pueden cambiar de sexo, mientras que otros pueden reproducirse asexualmente. Esta flexibilidad les permite adaptarse y sobrevivir en entornos donde es necesario.

Por ejemplo:

  • Las serpientes cambian de sexo cuando se enfrentan a los depredadores, que son atraídos por el olor de las feromonas liberadas por las serpientes macho durante la época de apareamiento. Las serpientes hembras se convierten entonces en machos y pasan a atraer a otras hembras como compañeras para la reproducción hasta que todas las serpientes vuelven a ser machos (o viceversa).
  • En algunas especies de tortugas y lagartos, las hembras ponen huevos internamente y desarrollan ovarios en su cuerpo antes de soltarlos en el agua para que sean incubados por los machos que ya han nacido en ese grupo, ¡evitando así cualquier posibilidad de ser comidos durante la puesta de huevos!

Pulpos

Probablemente esté pensando: «¿Hay algo más?».

Pues sí. Los pulpos también pueden cambiar el color de su piel. Además de poder cambiar de sexo a voluntad, los pulpos también pueden crecer en tamaño y forma. Incluso pueden cambiar la textura de su piel haciendo crecer púas o creando bolsas de aire debajo de ella. Y por si fuera poco, los pulpos tienen un sistema reproductivo muy singular en el que expulsan tanto los óvulos como los espermatozoides a través de sus genitales mediante un órgano especializado llamado ovotestis (o glándula hermafrodita), que también produce una sustancia llamada hectocotylin que les ayuda a hacer el amor con otros pulpos (o, al menos, a aguantarse). Lo único que esta especie no puede hacer es huir de los depredadores, porque seamos sinceros: si eres un animal que parece una cabeza flotante gigante con ocho brazos que salen de detrás de su cuerpo, ¡escapar sería difícil de todos modos!

Anfibios

Los anfibios son un grupo diverso de animales que incluye ranas, sapos, salamandras y tritones. Todos los anfibios tienen órganos sexuales masculinos y femeninos, pero algunos cambian de sexo al madurar. El proceso se llama metamorfosis.

La metamorfosis no se produce en los seres humanos ni en otros animales terrestres de sangre caliente porque requiere hormonas que sólo se producen en determinados momentos de la vida (como durante la pubertad) para desencadenar los cambios biológicos que convierten a un adolescente en un adulto capaz de reproducirse. Este proceso permite a la mayoría de los anfibios producir rápidamente un gran número de crías sin tener que esperar a que los machos y las hembras alcancen la madurez sexual antes de aparearse.

nsectos

  • Algunos insectos pueden cambiar de sexo.
  • En algunas especies de avispas, las reinas nacen como machos y se convierten en reinas después de haberse apareado con otras reinas. Pero algunas especies de abejas lo hacen al revés: los zánganos nacen como hembras y se convierten en zánganos machos (que no se aparean) cuando terminan de madurar.
  • En algunas hormigas, la reina nace como una hormiga macho llamada gamérgica; una vez que encuentra una colonia existente a la que unirse, se convierte en reina apareándose con uno o más machos.

El mundo está lleno de flexibilidad de género.

Lo que has aprendido es un gran ejemplo de cómo la flexibilidad de género puede beneficiar a muchas especies. También nos ayuda a entender mejor por qué podemos ver esa flexibilidad en nuestra propia especie. Si alguna vez te has preguntado si hay otros seres vivos que hayan hecho un cambio de género, la respuesta es sí. El mundo está lleno de flexibilidad de género y es una parte natural de la evolución que permite a algunas especies sobrevivir mejor que otras.

Cuanto más conozcas este fenómeno, más te ayudará a entender por qué la naturaleza nos da tantas opciones para expresarnos… ¡e incluso puede que te inspire a explorar esas opciones tú mismo!

Conclusión

La cuestión del género es compleja y conviene recordar que las categorías que utilizamos hoy en día no son universales. Algunas personas se identifican como no binarias o genderqueer, mientras que otras pueden sentir que no encajan en ninguna de las casillas tradicionales. De hecho, muchas culturas han reconocido durante mucho tiempo más de dos géneros, y todavía hay muchos grupos en todo el mundo en los que esto sigue siendo así. La conclusión es que hay muchas formas de ser humano: todos tenemos experiencias, necesidades y preferencias diferentes, así que aunque no te veas representado en la sociedad actual (lo que puede resultar frustrante), recuerda que eso no significa que no haya espacio para todos los demás.»

Deja un comentario