Hallan en Burgos las huellas de estegosaurio más grandes del mundo

Paleontólogos han descubierto en la ciudad de Osorno (provincia de Burgos), dos huellas de estegosaurio de un metro de longitud y 120 millones de años de antigüedad, lo que las convierte en las más grandes jamás encontradas. Los investigadores estiman que el dinosaurio al que pertenecieron estas huellas habría medido al menos nueve o diez metros y podría haber pesado hasta una tonelada. Actualmente, el equipo está analizando los fósiles y analizando dónde esperan encontrar más restos que les permitan descubrir más información sobre esta especie cuyo nombre proviene de la palabra griega stegos («techo») y sauros («lagarto»), por sus adaptaciones defensivas en el lomo. Tras investigar más de 150 yacimientos en la comarca de La Bureba y realizar más de 1.000 registros digitales, ya tenemos más de 3.000 huellas de 21 yacimientos icnológicos diferentes».

Un equipo de paleontólogos ha descubierto en la ciudad de Osorno, en la provincia de Burgos (España), dos huellas de estegosaurio de un metro de longitud, con una antigüedad de 120 millones de años que las convierte en las más grandes jamás encontradas.

El hallazgo se produjo en el municipio de Osorno, en la provincia de Burgos (España), durante las obras de ampliación de una calle.

La huella mide un metro de largo y tiene cinco dedos en cada pie, lo que significa que este dinosaurio medía al menos seis metros. También se encontraron dos huellas similares en otro sector del centro de la ciudad.

Los investigadores, que llevan cinco años trabajando en la zona de Villalba de Duero y Aranda de Duero, estiman que el dinosaurio al que pertenecían estas huellas habría medido al menos nueve o diez metros de largo y podría haber pesado hasta una tonelada.

Las huellas se encuentran en España, pero los investigadores llevan cinco años trabajando en ellas. Calculan que el dinosaurio al que pertenecían estas huellas habría medido al menos nueve o diez metros y podría haber pesado hasta una tonelada.

Los paleontólogos se encuentran actualmente analizando los fósiles y analizando el yacimiento, donde esperan encontrar más restos que les permitan descubrir más información sobre esta especie, cuyo nombre proviene de la palabra griega stegos («techo») y sauros («lagarto»), por sus adaptaciones defensivas en el lomo.

Los paleontólogos están analizando los fósiles y analizando el yacimiento, donde esperan encontrar más restos que les permitan descubrir más información sobre esta especie, cuyo nombre proviene de la palabra griega stegos («techo») y sauros («lagarto»), por sus adaptaciones defensivas en el lomo.

«Estos fósiles son datos clave para entender a este reptil extinto», dijo el paleontólogo Diego Pol, de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Por ejemplo, hemos encontrado trozos de hueso que muestran cuántas vértebras tenía en cada sección de su columna vertebral».

Tras investigar más de 150 yacimientos en la comarca de La Bureba y realizar más de 1.000 registros digitales, ya se cuenta con más de 3.000 huellas de 21 yacimientos icnológicos diferentes.

La icnología es el estudio de los rastros fósiles. Implica la identificación y clasificación de rastros, huellas, madrigueras y otros tipos de rastros fosilizados.

Rastro fósil es un término que se refiere a cualquier evidencia fosilizada de la vida que se ha conservado de tal manera como para preservar la evidencia del comportamiento. Esto incluye huellas, madrigueras, coprolitos (estiércol fosilizado), marcas de alimentación en huesos o conchas, etc.

Los yacimientos son conjuntos de fósiles formados por la acumulación y preservación a lo largo del tiempo por sedimentación o precipitación orgánica (por ejemplo, sílice en calcita).

Un registro digital es un archivo de imágenes creado mediante la toma de fotografías con cámaras de cine o digitales -en lugar de hacer registros físicos tradicionales como dibujos en papel o fotografías impresas en papel- y luego almacenado electrónicamente en discos duros de ordenador para su posterior consulta; estos archivos pueden editarse después con programas como Adobe Photoshop CS2 antes de ser insertados en sitios web como Wikipedia, donde aparecerán junto a otras imágenes cargadas bajo licencias Creative Commons que permiten su reutilización sin necesidad de obtener más permisos de los propios titulares de los derechos de autor (véase más adelante).

¡Una gran huella!

La huella es visible en una superficie arenosa. Se puede ver que es una huella de dinosaurio y probablemente de un estegosaurio.

Conclusión

Cabe destacar también que los investigadores han detectado otra huella de estegosaurio en Villalba de Duero, pero más pequeña que ésta. Calculan que esta segunda huella habría pertenecido a un dinosaurio de cinco metros que podía pesar hasta tres toneladas y que tenía cinco dedos en cada pie.

Deja un comentario