¿Había dinosaurios voladores?

El descubrimiento de plumas fosilizadas en China ha causado un gran revuelo en la comunidad paleontológica. ¿Existieron dinosaurios voladores? ¿Es posible que los pterodáctilos fueran realmente dinosaurios con plumas y no sólo reptiles extintos? La respuesta aún no está clara. Aunque los investigadores han encontrado pruebas de plumas en esqueletos de dinosaurios, los científicos no están seguros de si estos esqueletos pertenecían a aves o a dinosaurios. En este artículo, exploraremos lo que sabemos sobre las plumas fosilizadas y lo que podría significar para entender nuestro mundo actual, ¡y el de hace millones de años!

Las aves son dinosaurios.

Quizá te sorprenda saber que las aves son dinosaurios. Es cierto. Los dinosaurios vagaban por la Tierra hace millones de años, pero hoy sólo nos quedan sus fósiles.

El primer fósil de ave se encontró en Liaoning (China) en la década de 1990. Este pequeño dinosaurio tenía plumas y podía volar hace unos 60 millones de años. Los científicos creen que estas primeras aves procedían de un grupo llamado Enantiornithes, que significa «alas opuestas». Sus brazos tenían una longitud similar a la de las alas de las aves voladoras actuales, a diferencia de otros tipos de dinosaurios, que tenían los antebrazos más largos que las patas traseras y corrían a cuatro patas, cuando lo hacían.

Se han encontrado plumas fosilizadas con otros esqueletos de dinosaurios.

Por ello, las plumas se han convertido en un tema de gran debate. Aunque muchos científicos creen que la presencia de plumas en los dinosaurios es una prueba de que eran capaces de volar, esto no es necesariamente cierto. Se pueden encontrar plumas en fósiles junto con otros animales que nunca volaron. Así que, aunque es posible que algunos dinosaurios pudieran volar, no es definitivo ni mucho menos.

Tienen huesos, músculos y estructuras alares similares a los de los pterodáctilos actuales.

Aunque hoy no se conocen dinosaurios voladores, algunos de los parientes más cercanos a estas criaturas prehistóricas tenían alas y plumas. Algunos tenían el tamaño de un ser humano, mientras que otros eran más parecidos a un pájaro. Según las pruebas fósiles, tenían huesos, músculos y estructuras alares similares a los de los pterodáctilos actuales.

Los pterodáctilos son un tipo de reptil volador que existió antes de que las aves evolucionaran a partir de los dinosaurios. Sin embargo, esto no significa que todos los dinosaurios voladores estuvieran emparentados con los pterodáctilos ni que tuvieran alas. Algunos dinosaurios eran demasiado grandes o demasiado pequeños para volar; algunos vivían en zonas sin suficiente oxígeno para respirar; y algunos pueden haber sido incapaces de mantenerse durante largos períodos sin comida o agua (o ambos). Hay muchas otras razones por las que hoy no vemos ningún ejemplar vivo, pero mantén los ojos abiertos la próxima vez que vayas de excursión por el bosque.

Conocemos el tamaño general de un quetzalcoatlus por sus huellas.

El siguiente paso es averiguar el tamaño del quetzalcoatlus a partir de sus huellas. Sabemos que los pterodáctilos eran los animales voladores más grandes de la historia, con una envergadura de hasta 9 metros. Así que podemos suponer que un gigante como éste tendría una envergadura aún mayor.

Pero, ¿cómo se puede calcular el tamaño de un animal a partir de su huella? En primer lugar, hay que saber que la anchura de la huella de un animal nos indica su peso: cuanto más pesado sea, más ancha será su huella. A continuación, hay que buscar pistas sobre dónde y cuándo vivieron estos animales: para que las huellas en las capas de roca sedimentaria se conserven durante millones de años, deben haberse hecho bajo el agua o en el barro húmedo en algún momento después de que las depositara su animal «creador», pero antes de que esos sedimentos se endurecieran hasta convertirse de nuevo en roca sólida a través de la compresión bajo la presión ejercida por las rocas situadas por encima de ellos (piense: apretar plastilina entre dos ladrillos). Por lo tanto, si podemos averiguar qué tipo de roca sedimentaria está enterrada o comprimida por encima de estas huellas hoy en día -y si hay señales dentro de esas rocas que indiquen períodos pasados en los que el agua las inundó- podemos hacer una conjetura sobre si nuestro dinosaurio misterioso vivió durante esos tiempos.

No está claro si los recientes hallazgos son o no evidencia de plumas de dinosaurio.

No hay fósiles de dinosaurios con plumas, pero se han encontrado algunos con impresiones de lo que parecen plumas. Estas impresiones podrían ser de un ave o de un dinosaurio. No está claro si los recientes hallazgos son o no pruebas de plumas de dinosaurio.

Si los dinosaurios podían volar, ¿por qué no existe todavía ninguno?

No es que los dinosaurios no pudieran volar. Es que no tenían que hacerlo. Volar habría sido una opción para ellos dado el tamaño de su cuerpo, pero no era necesario para la supervivencia o la reproducción. La única razón por la que hoy vemos criaturas voladoras es porque muchas de ellas necesitan volar para sobrevivir: lo necesitan para alimentarse, refugiarse y protegerse de los depredadores.

¿Pero qué hay de los pterosaurios? También eran reptiles. ¿Cómo es que podían volar? Bueno… ¡ya se han extinguido y no pueden decirnos nada sobre sus necesidades o comportamientos específicos! Creemos que podían volar porque sus cuerpos habían evolucionado de tal manera que los hacían más ligeros que otros reptiles; esto permite a los pterosaurios estar más tiempo en el aire antes de tener que volver a aterrizar (ya que no tienen sacos de aire como las aves).

Los investigadores no saben con seguridad si hubo dinosaurios voladores.

Ahora deberías tener un buen conocimiento de las pruebas a favor y en contra de la existencia de los dinosaurios voladores. No hay pruebas suficientes para afirmar de forma concluyente una cosa u otra, pero parece posible que algunas especies hayan sido capaces de volar. Sin embargo, hoy en día hay muchas más especies cuyas capacidades de vuelo se limitan a planear o lanzarse en paracaídas desde lugares elevados. Así que si alguna vez se encuentra con un pterosaurio alado en sus viajes, ¡no se sorprenda!

Conclusión

El descubrimiento de los dinosaurios con plumas es fascinante. Es posible que pudieran volar, pero todavía hay dudas sobre cuánto habrían podido volar. Si estos fósiles son una prueba de las plumas de los dinosaurios, pronto sabremos si estas criaturas eran capaces de volar o planear por el aire como lo hacen las aves modernas.

Deja un comentario