Fricción

La fricción es una fuerza que emana de dos superficies que se encuentran en contacto y que se opone al movimiento. Por ejemplo, cuando un objeto se desplaza por sobre una superficie, debe vencer una fuerza que se opone a dicho desplazamiento.

Entonces, si el objeto es empujado y luego se lo deja libre, esta fuerza, también conocida con el nombre de rozamiento, será la única responsable de que su rapidez disminuya, o incluso de que se detenga por completo.

La fuerza de fricción y sus estudios 

El primero en estudiar científicamente el concepto de fricción fue el físico francés Arthur-Jules Morin, quien acuñó posteriormente el de coeficiente de fricción.

Este coeficiente es característico de cada par de materiales en contacto, y puede definirse como la razón entre la fuerza de rozamiento y la fuerza normal de la superficie de desplazamiento, lo que, por tanto, lo hace adimensional.

Tipos de fricción   

Existen dos tipos de fuerza de fricción claramente diferenciados entre sí según sus características esenciales y según el momento del movimiento en el que esta se produce:

  • Fricción estática

A la fuerza que se opone al inicio de un movimiento cuando las 2 superficies se encuentran en estado de reposo se la denomina fricción estática. En vista de que, dicha fuerza impide el movimiento, se puede decir que es igual a la neta aplicada sobre el cuerpo, solo que en sentido inverso.

Un buen ejemplo de fricción estática podría ser una caja muy pesada apoyada en el suelo. Se hace muy cuesta arriba comenzar a desplazarla, motivado al rozamiento estático. De hecho, resulta mucho más fácil mover un plástico mojado que uno seco, pues el segundo posee mayor fricción que el primero.

Otro ejemplo pudieran ser los pies en el suelo al caminar. El rozamiento estático hace que el pie no se mueva con respecto al piso. Es entonces cuando el rozamiento es dinámico o no existe.

Las ruedas de una bicicleta sobre el suelo también sirven de guía con respecto a lo que se denomina fricción estática. Todas las ruedas operan por el rozamiento estático. Es más, cada punto de la rueda se encuentra detenido con respecto al suelo, es decir, no se desliza, permitiendo que la rueda gire y la bicicleta avance.

  • Fricción dinámica

Se efectúa en un cuerpo que ya está en movimiento y con magnitud constante. Lo que diferencia principalmente a la dinámica de la estática es, precisamente, que esta se puede observar en los cuerpos en reposo muy difíciles de mover.

Sin embargo, cuando ya se ha vencido dicha fuerza, resulta mucho más fácil, ya que, el coeficiente de rozamiento dinámico es menor al estático.

Cuando se empuja a un objeto sobre una mesa, este se desliza. Sin embargo, eventualmente se detiene por efecto de la acción del rozamiento dinámico. Si se requiere cambiar a un objeto de sitio, simplemente se rueda sobre el piso.

Es necesario realizar un mayor esfuerzo si el piso fuese de hielo, por ejemplo porque en este caso existe un rozamiento que se opone al movimiento del objeto.

 

 

 

 

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario