Silogismo

La palabra silogismo se utiliza para definir un argumento compuesto por tres premisas. Donde el último, siempre es el que le sigue a los anteriores. Se trata de una palabra muy antigua, y que se puede aplicar en varios campos de estudio.

Definición de silogismo: ¿Qué es?

Es un razonamiento meramente deductivo donde dos premisas anteriores se estudian y se llega a una última proposición, la conclusión. En otras palabras, se trata de un argumento en el que, a partir de un antecedente, se comparan dos términos con un tercero, permitiendo inferir y deducir una conclusión.

Normalmente, las tres premisas que acompañan al silogismo, incluyen un término medio, común a las dos premisas y que se descarta en la conclusión. Además, de dos extremos, comenzando por la proposición introductoria y su conclusión.

Cabe destacar que, los silogismos presentados a través de dos premisas negativas, no pueden contar con una conclusión. De otra manera, a partir de dos premisas positivas, no puede existir una conclusión negativa.

Etimología

La palabra silogismo deriva del concepto proveniente del latín syllogĭsmus que, a su vez, deriva del griego. Y sus componentes griegos son: el prefijo syn (συν) que se podría definir como, “conjuntamente” o “con”, logos (λόϒος) que significa “conocimiento” o “razón” y, por último, el sufijo -ismós (-ισμός) que designa doctrinas, actitudes o términos científicos.

Este concepto fue utilizado por primera vez por el filósofo y gran pensador griego, Aristóteles. Según él, el razonamiento es una cadena de juicios que, partiendo de una primera, se desencadenan otras. Al mismo tiempo, se basa en el razonamiento inductivo y deductivo, indicando también que, el secreto para deducir lo específico, es estudiar el concepto a partir de lo general.

Usos comunes

Una vez, Aristóteles utilizó este concepto, sus ramas se empiezan a diversificar, adoptando multitud de connotaciones en muchos campos. Sin cambiar su patrón de funcionamiento. Es decir, que siempre serán dos premisas y una conclusión, sin importar el asunto que abordan.

También mencionamos que, si una premisa es negativa, la conclusión también lo será, y viceversa. Adicionalmente, de dos premisas particulares, no se puede sacar alguna conclusión y el término medio, definitivamente no es parte de la conclusión.

Entre todos los tipos de silogismo que existen, que son más de doscientos, se pueden destacar dos: el silogismo compuesto, alega que la premisa mayor, se trata de una proposición compuesta y la menor lo que hace es afirmar o negar algo de la anterior. Un ejemplo, puede ser: los martes tengo clases de danza. Hoy es martes, entonces tengo danza.

También está el silogismo disyuntivo, donde la premisa mayor propone una elección entre dos términos que se oponen, de manera que no pueden ser verdaderos y falsos al mismo tiempo. Por ejemplo: un animal nace siendo macho o siendo hembra. El animal nace hembra, entonces no es macho.

Palabras similares a silogismo

Entre algunas palabras análogas o de naturaleza similar a este concepto. Podemos destacar algunas:

  • Razón.

  • Razonamiento.

  • Deducción.

  • Argumento.

  • Lógica.

Antónimos de silogismo

Y entre las palabras que tienen un significado totalmente opuesto a este término, podemos mencionar las siguientes:

  • Ilógico.

  • Incoherencia.

  • Absurdo.

  • Irracional.

  • Insensato.

Otros datos de interés

Esta estructura lógica cuenta con reglas específicas que, si se rompen pueden llegar a convertirse en una falacia. Esta se define como un razonamiento ornamentado, que en apariencia parece verdadera, pero su deducción es falsa.

Las falacias o errores de razonamiento pueden llevar a desembocar en ambigüedades semánticas, donde las premisas son interpretadas de distintas formas, y su deducción no asume un papel específico. Asimismo, los errores en las cadenas deductivas, pueden pasar inadvertidos por el anunciante, pareciendo que las premisas son verdaderas, esto se le hace llamar paralogismo.

Y muchos errores más que pueden llegar a alterar significativamente la esencia primaria de las premisas, desembocando en un gigante mar de falsos razonamientos, generalizaciones, premisas mal informadas, y deducciones mal intencionadas.

Sin embargo, es natural ver que, en la rutina diaria empleamos, de manera consciente o no, el silogismo, que se destaca como una estructura meramente racional. Ya que, este término puede ayudar a pensar con un criterio más lógico. Sin embargo, donde más se emplean es en los razonamientos y las demostraciones matemáticas, debido a que este campo se fundamenta de sus reglas.

 


laissez un commentaire

Veuillez noter que les commentaires doivent être approuvés avant d'être publiés.