Flúor

El flúor es un elemento esencial para la vida. Las principales fuentes de fluoruro para los seres humanos son el agua y los alimentos. Pero no solo. El fluoruro está básicamente en todas partes.

Lo podemos encontrar en una amplia gama de productos de higiene bucal -en pastas dentales o enjuagues- en té, productos de cereales, cerveza, verduras de hoja, queso y bebidas dulces.

Se estima que el contenido de fluoruro en nuestro medio ambiente aumentó varias decenas de veces en el siglo XX. ¿Es el flúor un problema hoy en día?

¿Cuál es el papel del flúor?

El fluoruro (F) se encuentra en la mayoría de nuestros tejidos. Este elemento está involucrado en la formación del sistema esquelético. La mayor parte, hasta un 96%, se encuentra en los dientes y los huesos, donde, en forma de fluorhidroxiapatita, es responsable del proceso de mineralización.

En los niños, el 80% del fluoruro que se ingiere se usa para las necesidades de huesos y dientes en crecimiento. Los compuestos de flúor como los fluoruros de amina, el fluoruro de sodio y el fluoruro de estaño fortalecen el esmalte, aumentando su resistencia a la caries.

El flúor durante el embarazo te ayuda a absorber el hierro. También se reconoció que, dentro de un cierto rango de concentración, el fluoruro puede inhibir el desarrollo de lesiones ateroscleróticas en la aorta y otras arterias.

Historia del flúor

El primer compuesto de flúor conocido fue el fluoruro de calcio. Georgius Agricola describió este mineral alrededor de 1530 y descubrió un poco más tarde que podía reducir el punto de fusión de varios minerales. Por eso lo llamó espato flúor.

En el momento de los descubrimientos químicos, fue Carl Wilhelm Scheele quien analizó el espato flúor y descubrió el ácido fluorhídrico en 1771. Atribuyó la capacidad de disolver piedras (silicatos) al líquido altamente corrosivo.

Con el descubrimiento de la electricidad y la invención de la batería por Alessandro Volta en 1775, la electrólisis estuvo disponible como un método analítico importante para la química.

Ahora era posible extraer los metales básicos, como el sodio o el potasio, por un lado, y los no metales reactivos, como el cloro o el bromo, por el otro.

Aunque Humphry Davy no tuvo éxito en 1811 en electrolizar ácido fluorhídrico para obtener flúor, predijo esto como elemento químico. Entre 1811 y 1886, muchos químicos intentaron representar el flúor elemental, pero no lo consiguieron.

No fue hasta 1886 que el químico francés Henri Moissan logró hacer esto, quien electrolizó fluoruro de potasio en fluoruro de hidrógeno puro a temperaturas por debajo de 0°C, y al hacerlo llegó al gas reactivo de color amarillo claro.

¿Cuál es la necesidad de fluoruro?

El hombre almacena alrededor de 3 mg de flúor por kg de peso corporal, mientras que el requerimiento diario de un adulto de este micronutriente es de 3,1 (mujeres) a 3,8 (hombres) mg por día.

En niños de hasta 13 años, la dosis diaria de flúor que se debe suministrar al organismo varía de 0,7 a 2 mg, según la edad.

Se cree que la deficiencia de este elemento puede provocar la desmineralización ósea y la fragilidad y susceptibilidad de los dientes a la caries. ¿Qué pasa con el exceso de flúor en el cuerpo?

¿Cuándo sufrimos una sobredosis de flúor?

Los primeros síntomas de una sobredosis de flúor son manchas blancas en los dientes. El uso prolongado de fluoruro puede terminar en fluorosis de los dientes y el esqueleto.

¿Qué es la fluorosis? En las personas que tienen fluorosis, el fluoruro reemplaza gradualmente el calcio de los huesos.

Como consecuencia, los huesos se vuelven quebradizos y blandos. Se forman crecimientos óseos anormales en la columna que ejercen presión sobre la médula espinal.

Demasiado fluoruro no solo daña nuestro sistema esquelético, sino que también puede afectar la absorción de magnesio y calcio. También puede provocar alergias.

¿El flúor daña su salud?

El fluoruro se caracteriza por tener el margen de seguridad más estrecho: nuestro cuerpo necesita cantidades mínimas, incluso trazas, de este elemento. La ingesta excesiva de flúor ocurre a 20 mg por día.

Tal concentración es muy tóxica para el cuerpo y es una amenaza para nosotros en el caso de una absorción a largo plazo de cantidades similares. Por tanto, en ningún caso debemos superar la dosis diaria recomendada necesaria para mantener el correcto estado de huesos y dientes.

¿Cuál es el problema con el flúor?

La conclusión es que el flúor es extremadamente reactivo químicamente. Simplemente significa que reacciona de forma muy violenta y espontánea con otros elementos. Por supuesto, este es el caso del fluoruro libre, que no se encuentra en la naturaleza.

El flúor como gas de color amarillo verdoso, tóxico y corrosivo, solo puede obtenerse por electrólisis. Este proceso se aplica luego al ácido fluorhídrico o al hidrofluoruro de potasio.

El flúor libre obtenido de esta manera se utiliza en la industria, entre otras cosas, para la producción de teflón y freones.

El fluoruro también se encuentra en la composición de las drogas psicotrópicas, porque ralentiza el trabajo de la mente y la respuesta del cuerpo a los estímulos. Debido a estas propiedades, también se le acusa de una influencia negativa en el desarrollo intelectual, especialmente en los niños.

Se cree que el fluoruro presente en el agua potable a una concentración de aproximadamente 1.0 mg F/L puede inhibir el desarrollo de caries, pero concentraciones más altas ya son tóxicas.

Con 15 mg de fluoruro de sodio, pueden aparecer síntomas de intoxicación y una dosis de 2,5 a 5 g puede matar a un adulto. La concentración máxima permitida de fluoruro en el agua destinada al consumo o con fines económicos es de 1,5 mg/l.

El control de la ingesta de flúor debería preocupar especialmente a los niños. ¿Por qué? Los niños pequeños a menudo comen pasta y sus cuerpos acumulan hasta un 50% de fluoruro.

Empeoramiento del acné

El flúor empeora los síntomas del acné cuando, después de una sobredosis, se excreta a través de la piel y, más precisamente, a través del sudor y las glándulas sebáceas. Incluso existe una condición llamada acné fluorado.

Estamos expuestos a ella si sufrimos de acné vulgar o rosácea, y la dosis diaria de flúor que absorbemos excede los estándares seguros. El exceso de flúor que penetra en la piel irrita aún más las zonas afectadas, haciendo que las bacterias se difundan con mayor intensidad.

De esta forma, el acné se vuelve más resistente al tratamiento que su forma actual. Además, lo interesante es que podemos observar una exacerbación de los síntomas después de cepillarnos los dientes.

Después, el fluoruro de la pasta de dientes ingresa al sistema y busca una salida, entre otras, a través de la piel.

Deterioro del trabajo de los órganos

Sin embargo, esta no es la única razón por la que debemos tener cuidado con la exposición al fluoruro.

Un suministro demasiado alto de este elemento en el cuerpo también puede dañarnos de otras formas, por ejemplo, causando hipotiroidismo, disfunción pancreática y suprarrenal e inflamación del hígado.

Cabe recordar que el flúor también bloquea la absorción de magnesio de los alimentos y, sobre todo, debilita el sistema esquelético al desplazar el calcio del mismo, lo que puede provocar osteoporosis y otras enfermedades relacionadas con la descalcificación ósea.

Paradójicamente, el flúor puede tener un impacto negativo en el estado de la dentición. Se acumula en exceso principalmente en huesos, dientes y piel. Al depositarse en estos lugares, causa un daño enorme.

La exposición excesiva al fluoruro tiene un efecto negativo en el desarrollo del sistema nervioso. Argumentan científicos de la Universidad de Salud Pública de Harvard y la Universidad Médica de China en Shenyang.

Los investigadores probaron los efectos de la fluoración en los niños mediante la revisión de 27 estudios científicos diferentes.

Con base en el análisis de los materiales, concluyeron que existen fuertes indicios de que la exposición al flúor, especialmente en los niños adolescentes, puede contribuir a problemas en el desarrollo adecuado de las capacidades cognitivas y la formación del cerebro.

Los resultados demostraron los posibles efectos nocivos de la exposición a compuestos de fluoruro en el desarrollo de la función nerviosa en los niños.

Otros estudios, esta vez de investigadores japoneses (Japanese Journal of Health, 1969). Han vinculado el fluoruro de los tumores del tracto gastrointestinal. En 1978, científicos concluyeron que los fluoruros estaban causando estragos genéticos en la sangre humana.

Fluoruro y dieta

El riesgo de obtener demasiado fluoruro de los alimentos es bajo. La sobredosis está relacionada con la presencia antes mencionada del elemento en la pasta de dientes y en el entorno natural.

Si no queremos permitirlo, debemos asegurarnos de lo que contiene el agua en nuestro suministro de agua y comenzar a comprar pastas dentales sin la adición de compuestos de flúor.

Aunque la mayoría de las pastas dentales aún contienen flúor, en las tiendas también podemos encontrar aquellas elaboradas sin flúor. Volviendo a la dieta, es importante saber que el flúor se encuentra principalmente en el pescado y el té.

La carne, los quesos de cuajo, los productos a base de cereales y la leche también lo contienen, y las verduras: frijoles, espinacas, lechuga. Sin embargo, la principal fuente de fluoruro entre los productos dietéticos sigue siendo el agua potable.

Fluoruración al revés

A la luz de los informes científicos, cada vez más países se están retirando de la prevención del fluoruro. En 1978, en Pensilvania (EE. UU.), se ganó una demanda en la que se demostró la nocividad de la fluoración y, como resultado, se prohibió.

Suecia, Noruega, Finlandia, Alemania, los Países Bajos y Francia también se han retirado de la fluoración del agua.

La deficiencia de este micronutriente rara vez nos amenaza, a diferencia de la sobredosis; desafortunadamente, es bastante fácil de hacer, porque el flúor está presente en el agua potable, de la cual nuestro cuerpo lo absorbe en un 100%.

Además, se agrega a las pastas dentales. El exceso de un elemento puede provocar cambios permanentes y desfavorables en los huesos, los dientes, la piel y los órganos, como el hígado, el páncreas y los riñones.

Por lo tanto, las discusiones sobre la legitimidad del uso del flúor y sus efectos nocivos para la salud siguen regresando como un boomerang. Ha habido disputas durante años sobre si el fluoruro es un micronutriente esencial.

Y hasta ahora no se ha encontrado una respuesta definitiva a esta pregunta. Con el flujo de nueva información, surgen dudas y también crece la conciencia de los peligros del fluoruro. Una cosa es segura, el flúor, así como otras vitaminas y minerales, puede ser dañino cuando se usa en exceso. Por lo tanto, tomar flúor requiere mucho cuidado.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario