¿Es el sol un planeta o una estrella?

El sol es uno de los objetos más grandes de nuestro sistema solar. Es una estrella, pero también tiene algunas cualidades similares a las de un planeta, lo que hace que sea difícil de clasificar. Veamos qué han descubierto los astrónomos sobre este poderoso orbe y cómo lo clasifican.

El sol es un planeta.

El sol es el objeto más grande de nuestro sistema solar. Es una estrella, y también se considera un planeta debido a su tamaño y masa. La Unión Astronómica Internacional (UAI) ha establecido que los planetas son redondos, pero a veces pueden no estar orbitando su estrella directamente – ¡como Plutón!

La IAU creó esta definición de lo que es un planeta para poder formalizar el término «planeta enano» y aplicarlo sólo a los objetos que orbitan alrededor del sol pero que no cumplen todos esos criterios para ser llamados planetas.

El sol es una estrella.

El sol es una estrella. Es una estrella de la secuencia principal y también una estrella enana amarilla. Si eres como yo y no eres muy bueno con la astronomía, eso significa que el sol es de tamaño medio y tiene una temperatura de 5.778 Kelvin (10.000 grados Fahrenheit).

El sol también es de clase G2V. Es la misma clase que la Tierra. Significa que el sol es muy similar a nuestro planeta en términos de masa y tamaño, pero tiene una composición química diferente (puedes leer más sobre esto aquí).

Aunque el sol es una estrella, los astrónomos llaman «soles» a los planetas y estrellas de nuestra galaxia porque irradian luz y calor.

La conclusión es la siguiente: aunque el sol es una estrella, los astrónomos llaman «soles» a los planetas y las estrellas de nuestra galaxia porque irradian luz y calor. Los planetas también se llaman «soles», pero no porque irradien luz o calor, sino que es una analogía que utilizan los astrónomos para ayudarte a entender que ambos tipos de cuerpos celestes emiten energía.

Conclusión

Podemos ver que el sol es tanto un planeta como una estrella. El hecho de que sean a la vez planetas y estrellas no los hace menos especiales, ¡pero sí los hace un poco más complicados de lo que podríamos haber pensado a primera vista!

Deja un comentario