es al religion una ciencia social

XVII Congreso Latinoamericano de Religión y Etnicidad

Toro (Zamora, España)

La definición como pensamiento

A la luz de las distintas proposiciones sustantivas y funcionales es conveniente apretar sobre las definiciones mucho más abiertas, versátiles, no colocables en un único horizonte explicativo o en una concepción confesional de fondo. Dicho de otro modo, para una adecuada operación sociológica es oportuno, es mucho más, es importante prescindir –si es viable– de las nociones experienciales subjetivas, colocándose en un fantasma lo mucho más extenso, múltiple, pluralista y universalístico viable. Es requisito, ya que, emplear un denominador común que abarque el mayor número de recorridos de matriz religiosa. Lo bien difícil es localizar los constituyentes de semejante denominador, ajustables en instantes y sitios distintos. Un primer aspecto podría ser representado por la noción de referencia misión-empírico, o sea, la atribución de concepto a la presencia humana, a la naturaleza en su diferente forma de articularse a los hechos así sean rutinarios y repetitivos que singulares o salvedades. No obstante, este modo de estimar las causas no experimentales directas, no verificables objetivamente, ha de ser asumida en los límites de una línea tendencial por el hecho de que en ciertos casos los actores sociales religiosos (quienes en verdad tienen experiencia del fenómeno espiritual) tienen la posibilidad de prescindir de un transfer de tipo metafísico, inverificable, y es mucho más, estimar como objetiva, prácticamente materializada, la dimensión religiosa: piénsese en el inmanentismo, que considera cada cuestión solo dentro de la dimensión experiencial, o en las visiones pánicas, que atribuyen bastante autora a la naturaleza.

Así, el carácter misión-empírico es una hipótesis solamente orientadora, una suerte de término sensibilizador blumeriano , o sea, una definición mínima inicial, a nivel de orientación, que puede diluirse amoldando cese a las distintas ocasiones específicas. Consecuentemente, no se está en frente de un contraste entre nivel trascendental y nivel real. En substancia, es tal y como si de 2 puntos de vista diferentes se mirase un mismo objeto: la encarnación de una presencia no humana en la verdad y la radicación de un concepto explicativo dentro de nuestra situación. Una no excluye a la otra, no se oponen, es mucho más, se puede ofrecer una confluencia que transporta al mismo resultado: la entendimiento-explicación de la vida en clave religiosa.

Deja un comentario