¿Enfrentando a los ‘Terribles Dos’? La ciencia puede ayudarlo a lidiar con las rabietas de los niños pequeños

Conoce a Elí. Ingresó al segundo año de su vida con entusiasmo y ahora, con 18 meses, descubre cosas nuevas todos los días, incluidas ideas que quiere probar de inmediato. Como ahora mismo. Esperar no es una opción.

Combinado con su pasión por la vida, a menudo se siente abrumado emocionalmente y estalla en crisis frecuentes. A menudo se utilizan palabras y frases como «no», «hágalo yo mismo» y «mío».

A veces, la cosa más pequeña termina con Eli pateando, mordiendo y llorando. Aunque todavía está desarrollando el dominio de las palabras, grita «¡No te amo, papá!» con una precisión devastadora. Estos arrebatos ocurren en casa y en público.

Investigar espectáculos las rabietas ocurren en el 87 por ciento de los niños de 18 a 24 meses, el 91 por ciento de los niños de 30 a 36 meses y el 59 por ciento de los niños de 42 a 48 meses, a menudo a diario.

Los «terribles dos años» pueden sonar exactos, pero calificar a la niñez temprana (18 meses a 36 meses) de esta manera es una injusticia para este grupo. La etiqueta genérica no logra comprender el enorme crecimiento del desarrollo que ocurre a esta edad. Tampoco celebra el desarrollo de la vida emocional de un niño pequeño, a la vez compleja, multifacética y estimulante.

¿Qué está sucediendo?

Eli está en un «punto de contacto del desarrollo«, donde un aumento único en las capacidades se combina con el comportamiento que se desmorona. A esta edad, los niños comienzan a establecer la independencia y, al mismo tiempo, necesitan aprender formas de lidiar con sentimientos intensos como el miedo, la ira, la frustración y la tristeza. Los investigadores todavía están descubriendo cómo se ve una trayectoria normal para el desarrollo de la regulación emocional y qué podría ayudarla o dificultarla.

Los sentimientos intensos y descontrolados y el desafío son normales a esta edad. Pero puede ser un desafío para los padres apoyar a sus niños pequeños durante esta etapa.

Centrarse únicamente en el comportamiento de un niño pequeño no logra captar el importante papel que juega el cuidado sensible en el desarrollo social y emocional en los primeros años.

Un componente central de la crianza sensible y receptiva es la capacidad de los padres para ponerse en la mente de sus hijos muy pequeños y comprender las el comportamiento tiene significado y es impulsado por experiencias internas tales como sentimientos, pensamientos, deseos e intenciones.

La vista de un niño

Ser capaz de comprender el mundo desde la perspectiva del niño ayuda a los padres a anticipar, interpretar y responder a la conducta del niño de maneras que desarrollen la capacidad del niño para regular sus emociones.

El padre de Eli no experimentó rabietas con su primer hijo, que tenía una disposición más tranquila, por lo que encuentra que los arrebatos emocionales de Eli son difíciles de tolerar. Se enoja cuando Eli se niega a hacer lo que le dicen y le grita «¡basta!». Esto asusta a Eli, quien a veces retrocede ya veces aumenta su angustia.

El padre de Eli no está al tanto de las experiencias internas de su niño pequeño y está confundido por sus propios sentimientos «fuera de control» cuando lo cría. Estallidos emocionales frecuentes junto con un estilo de crianza autoritario. pone a los niños en riesgo de desarrollar problemas emocionales y conductuales más serios.

El papá de Eli necesita entender que su papel principal en esta etapa es poner las experiencias de su hijo en el centro de su mente. Esto requiere que trate de dar sentido a lo que Eli está comunicando sobre sí mismo a través de su comportamiento y que responda de manera sensible. Esto puede ayudar a que un niño como Eli no se sienta abrumado por sentimientos intensos.

3 pautas para los padres:

1. Sé consciente de tus propias respuestas

Las rabietas pueden activar emocionalmente a los padres. Ser consciente y dar sentido a sus propios sentimientos le ayudará a responder con sensibilidad a la angustia de su hijo. Cuando el padre de Eli entiende sus dificultades para controlar la ira, está más tranquilo, lo que le permite concentrarse en las experiencias emocionales de Eli.

2. Identifique y valide los sentimientos difíciles de su hijo

Los niños pequeños necesitan la ayuda de sus padres para reconocer que los sentimientos que expresan a través de sus comportamientos son solo eso: sentimientos que pasarán con el tiempo. Necesitan ayuda para nombrarlos, averiguar qué los está causando y descubrir qué podría ayudar.

3. Búsqueda del significado subyacente

Recuerde no tomar los arrebatos emocionales como algo personal. Ver una rabieta como un medio de comunicación ayuda a los padres a considerar las causas probables de la angustia de un niño y pensar en posibles soluciones.

Haciendo cambios

Con nuevos conocimientos, los padres como el papá de Eli pueden ayudar a su hijo a recuperarse después de los arrebatos emocionales, que pueden ser menos frecuentes. Con apoyo constante, los niños pequeños pueden aprender a tolerar la frustración, obtener una sensación de control de los sentimientos fuertes y encontrar palabras para expresar lo que sucede en su interior.

Criar a un niño pequeño no es tarea fácil. Los padres de hoy tienen las ventajas de saltos notables en conocimiento neurocientífico y del desarrollo. Sin embargo, estos pueden ser de difícil acceso y aún más difíciles de poner en práctica. Sin darnos cuenta, podemos volver a caer en las formas familiares en las que nos criaron, o podemos intentar hacer lo contrario de cómo nos criaron solo para descubrir que hemos perdido la dirección.

Inversión en programas de intervención temprana para todo el mundo o en un nivel objetivo donde la relación padre-hijo está en problemas, podría proporcionar los componentes básicos para el bienestar emocional de por vida para las familias y la sociedad. La conversación

Rochelle Mataczprofesor titular adjunto, Universidad Edith Cowan y lynn pridisprofesor asociado adjunto, La Universidad de Australia Occidental.

Este artículo se vuelve a publicar de La conversación bajo una licencia Creative Commons. Leer el artículo original.

Deja un comentario