¿En qué órgano del cuerpo están las papilas gustativas?

El sentido del gusto es uno de los cinco sentidos. Le ayuda a detectar los sabores de la comida y la bebida y le permite distinguir entre los sabores ácido, amargo, salado y dulce. Las papilas gustativas se encuentran en muchas partes de la lengua, pero algunas zonas son más sensibles que otras. Esto significa que si se pone en la boca algo amargo (como el café), tendrá menos efecto en la capacidad de degustar otros sabores -como el dulce- que si se pone en su lugar algo muy dulce.

¿Qué es el sabor?

El sabor es la combinación de sensaciones que se producen cuando comemos o bebemos algo. El sabor de los alimentos es el resultado del gusto, el olor y la textura de los mismos. Nuestro cerebro interpreta las señales de nuestras papilas gustativas para crear esta sensación global llamada sabor.

Los órganos sensoriales que nos permiten experimentar los sabores están situados en la lengua y en la boca (como cabría esperar). Cada persona tiene unas 9.000 papilas gustativas en la lengua, pero no todas son iguales; algunos tipos de receptores detectan lo dulce y otros lo amargo.

La lengua

La lengua es un sistema de comunicación por medio de sonidos o signos. El lenguaje humano es la comunicación de pensamientos y sentimientos mediante sonidos o gestos. Puede ser hablado, escrito o con signos. La lengua se compone de palabras

y sus significados, reglas gramaticales para combinarlas y formas de combinar las palabras en oraciones para expresar ideas. Las principales funciones del lenguaje son:

  • Comunicar información entre personas (por ejemplo: «Necesitamos leche»)
  • Expresar emociones (por ejemplo: «Estoy enfadado»)

Las papilas gustativas

Las papilas gustativas se encuentran en la boca y la garganta. Se encuentran en la lengua, el paladar blando y la epiglotis. También se encuentran en la faringe, el esófago y el estómago.

Las papilas gustativas son pequeñas protuberancias en la lengua que contienen células gustativas que reaccionan a sustancias químicas específicas de los alimentos enviando mensajes al cerebro sobre cosas como el sabor salado o dulce.

El sabor del azúcar

El sabor del azúcar lo detecta la lengua. El azúcar es el único sabor que detecta la lengua, pero también puede encontrarse en muchos alimentos, como las frutas y las verduras. El cuerpo utiliza la glucosa de los hidratos de carbono para alimentar sus células; este proceso se produce cuando comemos alimentos que contienen hidratos de carbono y los descomponemos en moléculas de glucosa.

El sabor de lo agrio

Es posible que haya oído que el sabor agrio se debe a los ácidos. Pero esto no es del todo cierto. De hecho, el sabor agrio puede detectarse de muchas maneras diferentes: ciertas proteínas se activan cuando se encuentran con ácidos y hacen que los receptores envíen señales al cerebro, lo que hace que se perciba el sabor agrio.

La mayoría de las papilas gustativas de la lengua detectan los sabores dulces, salados y amargos, pero hay algunas células especializadas en detectar un tipo concreto de alimentos o bebidas ácidas, como los limones, los zumos de pomelo y otros cítricos, así como los productos a base de vinagre, como el ketchup o los aliños para ensaladas (aunque no todos los vinagres activan estos receptores).

El sabor de lo amargo

El sabor amargo lo producen los alcaloides, que son sustancias químicas que pueden encontrarse en las plantas. Algunos alcaloides son venenosos; son una señal de advertencia de que debes dejar de comer la planta.

El sabor de la sal

La sal es un mineral importante para la vida. La sal se encuentra en muchos alimentos, como el pan, el queso y la carne. También se puede utilizar para conservar los alimentos y hacer hielo.

La sal procede del agua de mar y contiene dos elementos, el sodio y el cloruro, que le dan su sabor. Cuando se come algo salado, las moléculas de sal se disuelven en la saliva, lo que facilita su degustación al estimular las papilas gustativas de la lengua.

¿Cómo distingue el cuerpo los distintos sabores?

Las papilas gustativas se encuentran en la lengua. La lengua puede distinguir entre dulce, ácido, salado y amargo. No puede percibir el umami o la grasa de los alimentos, ni tampoco detecta el calor o el frío.

Las papilas gustativas se encuentran en toda la lengua, aunque algunas pueden ser más sensibles a determinados sabores.

Como puede ver, las papilas gustativas están situadas por toda la lengua. Algunas pueden ser más sensibles a ciertos sabores que otras. Tu combinación única de papilas gustativas determinará cómo percibes los diferentes alimentos y bebidas en tu boca.

La lengua es el órgano que detecta los cinco sabores básicos: dulce, salado, ácido, amargo y umami (carne). Cada persona tiene una media de entre 10.000 y 15.000 papilas gustativas en la lengua[1]. La distribución de éstas varía de una persona a otra, pero cada una tiene aproximadamente entre 500 y 1.000 por centímetro cuadrado[2].

Conclusión

Las papilas gustativas están situadas en la boca y están formadas por un tipo de células denominadas células gustativas. Estas células contienen receptores que pueden percibir diferentes sabores cuando entran en contacto con la comida o la bebida. Cada papila gustativa tiene su propio receptor de sabor, por lo que si algo tiene un sabor dulce o ácido, suele significar que hay una abundancia de esos tipos de células en esa zona concreta de la lengua.

Deja un comentario