¿En Escocia vive un dinosaurio?

¿Y si te dijera que hay un dinosaurio que vive en Escocia? Las pruebas son abrumadoras, pero la gente no habla de ello. El celacanto, que algunos creen que es el último representante vivo de un antiguo grupo de animales con aletas lobuladas, se ha encontrado en todos los océanos del mundo y en muchos lagos. Aunque la mayoría de los científicos creen que se extinguió durante el evento de extinción masiva al final del Cretácico, en las últimas décadas se han producido avistamientos que sugieren lo contrario. ¿Qué significa esto para el Lago Ness y su famoso monstruo? Exploremos.

Conoce al dinosaurio que los expertos creen que puede seguir vivo hoy en día.

El celacanto es un pez prehistórico que se encuentra en las Islas Comoras, frente a la costa de África. Vivió durante el periodo Cretácico y se creía que se había extinguido hace 250 millones de años. Sin embargo, en 1938 se descubrió vivo en las aguas de Madagascar y Sudáfrica.

El celacanto no es en realidad un dinosaurio, pero tiene muchas similitudes con ellos, como su aspecto físico y su estilo de vida (ambos eran habitantes de la tierra). El descubrimiento de esta criatura ha cambiado nuestra comprensión de la vida en la Tierra hace millones de años, así como la forma en que los animales se adaptan a lo largo del tiempo para sobrevivir a los cambios en el medio ambiente o el clima después de los eventos de extinción como el calentamiento global o las edades de hielo ocurren muy a menudo cada cientos de miles de años a lo largo de la historia de la Tierra que se produce de forma natural debido a las erupciones solares de las estrellas cercanas que afectan a la producción de energía de nuestro sol causando un cambio climático masivo alrededor de la superficie de la Tierra debido a los aumentos repentinos / disminución de la temperatura que afecta a todas las formas de vida que viven allí, incluyendo a los seres humanos que dependen en gran medida de los cultivos agrícolas cultivados localmente que se extinguen si no pueden adaptarse con la suficiente rapidez durante estos cambios repentinos.

¿Cómo se pueden descubrir o redescubrir animales?

Descubrir un dinosaurio depende de si está vivo o muerto. Si se ha encontrado un animal vivo, no se llamaría «descubrir» el animal porque todo el mundo ya sabe que existe.

  • El primer paso es encontrar dónde vive el dinosaurio. Esto se puede hacer mirando los fósiles y viendo qué tipo de fósiles se encuentran en ciertas áreas (los fósiles son huesos u otros rastros dejados por los animales). Una vez que sepas dónde vivieron, intenta buscar sus restos allí. Por ejemplo, si sabes que dinosaurios como el Tyrannosaurus rex vivieron en Norteamérica hace entre 65 y 67 millones de años, entonces debes buscar sus restos en Norteamérica durante ese periodo de tiempo.
  • Si aún no se ha encontrado ninguna prueba de este tipo (pensando en nuestro ejemplo), entonces observa los animales vivos de hoy en día: ¿se parece alguno a los que vivieron hace mucho tiempo? Por ejemplo, los pájaros no están directamente emparentados con los dinosaurios, pero tienen características lo suficientemente parecidas como para saber que probablemente comparten algunos ancestros comunes con ellos.

¿Cuáles son las pruebas de que el celacanto existe?

El celacanto es un pez. Se creía que estaba extinguido hasta que en 1938 se descubrió uno en la costa de Sudáfrica. El descubrimiento causó un gran revuelo porque demostró que los dinosaurios siguen viviendo en la Tierra.

El celacanto es un fósil viviente: existe desde hace más de 400 millones de años y su aspecto es similar al de los fósiles encontrados en las rocas del periodo Devónico (hace entre 410 y 360 millones de años).

El celacanto puede llegar a medir hasta 2 metros de largo, aunque la mayoría de los ejemplares miden entre 1 metro y 1,5 metros. Se encuentran tanto en el Océano Índico como en el Océano Pacífico occidental

¿Qué es un celacanto?

El celacanto es un pez que vive en el océano. Es uno de los tipos de vertebrados más antiguos que sobreviven en la actualidad, y ha existido durante cientos de millones de años.

Los humanos rara vez ven a los celacantos porque viven a gran profundidad, pero los científicos creen que pueden ser más comunes de lo que creemos.

¿Qué puede demostrar el estudio genético de un celacanto de la Universidad de Nagasaki en Japón sobre los monstruos del Lago Ness?

En 1938 se capturó un celacanto vivo en las Islas Comores. Desde entonces, se han descubierto y estudiado muchos más. Este pez es único porque no ha cambiado mucho desde la era de los dinosaurios, lo que lo convierte en lo que los científicos llaman un «fósil viviente». Normalmente, cuando se observa cómo evolucionan las especies a lo largo del tiempo, se ven cambios en su ADN. En pocas palabras: si dos especies emparentadas tienen un aspecto diferente ahora, pero son muy parecidas genéticamente y nacieron más o menos en la misma época (como los humanos y los chimpancés), podemos suponer que tuvieron algún tipo de presión ambiental que les hizo cambiar de aspecto con el tiempo, como adaptarse a un clima más frío o tener dientes más grandes para masticar carne en lugar de plantas (si se trata de los simios mencionados).

¿Pero con los celacantos? Apenas parecen haber cambiado. Si hay algo en su ADN, es tan lento que no lo notaríamos sin mirar de cerca a lo largo de miles y miles de años, más tiempo del que cualquier humano ha estado vivo.

¿Qué dice el folclore sobre las serpientes marinas?

El folclore dice que las serpientes de mar son venenosas y pueden atacar a los humanos, pero esto no es cierto. Estas anguilas tienen un aspecto similar al de las serpientes y a veces se las llama «kraits de mar», pero carecen del mismo tipo de glándulas venenosas que dan a las serpientes reales su capacidad para matar a sus presas. La única serpiente de mar peligrosa es la serpiente de mar azul, que puede llegar a medir 1,5 metros de largo y se sabe que ataca a los seres humanos en raras ocasiones, pero incluso entonces su mordedura sólo causará parálisis muscular o una hemorragia excesiva si le muerde mientras está nadando o vadeando en aguas poco profundas.

Esta tradición puede deberse a que muchas de las especies de serpientes marinas que se encuentran en las costas de África y Australia se parecen a las serpientes terrestres, lo que hace que las personas desinformadas que viven cerca de esas zonas no puedan distinguirlas de las serpientes reales si se encuentran de repente mientras nadan por la noche o en condiciones de baja visibilidad, como la niebla espesa o las tormentas (estos dos últimos factores son condiciones comunes en las zonas costeras donde estas criaturas tienden a no ser vistas).

Hay muchas cosas que no sabemos sobre el mundo, como qué animales se han extinguido y cuáles no.

El mundo está lleno de criaturas asombrosas y lugares hermosos, pero también hay muchas cosas que desconocemos. Por ejemplo, hay muchos animales que se han extinguido hace millones de años y cuyos restos sólo pueden encontrarse en los fósiles.

En esta lección, aprenderás sobre algunos de estos animales extintos y sobre cómo los científicos utilizan los fósiles para estudiarlos. También explorarás lo que sabemos sobre el mundo actual a través de tus propias observaciones e investigaciones.

Empecemos hablando de lo que ya sabes: Sabes que hay árboles fuera de tu ventana porque cuando llueve se mojan y las hojas se caen en montones en el suelo fuera de tu casa. Pero, ¿sabías que en Escocia vivían antiguamente dinosaurios? De hecho, según la leyenda, un pueblo escocés recibió el nombre de un tipo específico de dinosaurio llamado «El Gruñón».

Conclusión

El monstruo del Lago Ness es sólo uno de los muchos animales que podrían ser descubiertos o redescubiertos por los científicos.

Deja un comentario