¿El tiranousario es el carnívoro mas feroz de todos los tiempos?

Todos sabemos que el T. rex es uno de los carnívoros más temibles que han pisado la Tierra, pero ¿sabías que ha habido muchas otras especies que han compartido este título? Un equipo de paleontólogos ha descubierto los restos fósiles de una especie de dinosaurio encontrada en Brasil llamada Lessemsaurus Statellatoris, que podría haber sido aún más feroz que su famoso primo.

Han existido muchos temibles dinosaurios carnívoros.

Puede que el tiranosaurio rex sea el dinosaurio carnívoro más conocido de todos los tiempos, pero ha habido muchos otros temibles carnívoros a lo largo de la historia. He aquí un rápido resumen de otros carnívoros de los que quizá hayas oído hablar:

  • Allosaurus (un gran terópodo)
  • Gorgosaurus (un gran terópodo)
  • Baryonyx (un espinosáurido)
  • Spinosaurus (un espinosáurido)

El tiranosaurio es una de las especies de dinosaurios más conocidas

El Tyrannosaurus rex es una especie de dinosaurio terópodo que vivió hace aproximadamente entre 70 y 65,5 millones de años, durante el período Cretácico Superior. Medía al menos 12 metros de largo y 6 metros de alto. El nombre Tyrannosaurus significa «lagarto tirano», y recibe su nombre por su aspecto físico «tiránico», así como por su costumbre de comerse vivos a otros animales. Su principal fuente de alimento eran probablemente los grandes dinosaurios herbívoros como el Triceratops; sin embargo, si no hubiera ningún animal disponible, el T-Rex se habría comido con gusto cualquier otra criatura a la vista, ¡incluidos los humanos!

Un equipo de paleontólogos ha descubierto los restos fósiles de una especie que cumple esos requisitos.

  • En 2014, un equipo de paleontólogos descubrió los restos fósiles de una especie que cumple estos requisitos. El tiranosaurio rex fue descrito en diciembre de 2017 por otro grupo de investigadores, pero este no es ni mucho menos el único descubrimiento realizado en las últimas décadas.
  • Por ejemplo, un equipo internacional dirigido por la paleontóloga brasileña Vera Lucia Diniz Silva acaba de publicar sus hallazgos sobre otro tiranosaurio: Gualicho shinyae (llamado así por su descubridor). Gualicho vivió hace aproximadamente 66 millones de años y fue encontrado en la Patagonia argentina (¡el mismo lugar donde el T-rex tiene su hogar!). Tenía dientes afilados para cortar la carne, ojos grandes para cazar por la noche y armas pequeñas para defenderse de depredadores como el Allosaurus, aunque este animal en particular puede haber sido demasiado grande para ser comido por cualquier otra cosa.

El cráneo y la mandíbula del animal eran similares a los del tiranosaurio rex, pero su cuello, torso y brazos eran mucho más grandes.

El cráneo y la mandíbula del animal eran similares a los del tiranosaurio rex, pero su cuello, torso y brazos eran mucho más grandes.

Los autores dicen que el T. rex era probablemente un carroñero más que un cazador. El tiranosaurio rex era ciertamente capaz de cazar otros dinosaurios de gran tamaño, sólo que no lo necesitaba porque tenía una enorme variedad de fuentes de alimento a su disposición en forma de animales muertos de toda América del Norte.

El descubrimiento de este nuevo dinosaurio arroja luz sobre cómo funciona la evolución: utilizando diferentes rasgos de especies existentes para crear algo nuevo. Así es como se obtienen los diferentes tipos de animales actuales: algunos tienen cuatro patas y otros dos; algunos vuelan por el aire como los pájaros o los murciélagos; otros nadan por el agua como las ballenas o los peces; otros se arrastran por el suelo como los gusanos o las serpientes…

Era más pesado que el T. rex, con una masa corporal estimada entre 16.000 y 18.000 libras (7 toneladas).

Basándose en el tamaño de sus huesos, los científicos creen que el tiranosauroidea pesaba entre 16.000 y 18.000 libras (7 toneladas). Esto es mucho más pesado que el T. rex de 8 toneladas.

Era un carnívoro con dientes similares a los de sus primos. Vivió en Sudamérica hace 150 millones de años y se alimentaba de otros dinosaurios.

Sus extremidades traseras eran más largas y musculosas que las de otros grandes carnívoros. Sólo el hueso del muslo medía más de 2 metros.

Estas formidables proporciones son producto del estilo de vida del tiranosaurio. La bestia era un depredador terrestre, lo que significa que cazaba en la tierra y no en el agua o el aire. Las largas patas del tiranosaurio le daban una gran velocidad y potencia, lo que le permitía perseguir a sus presas y acabar con ellas en poco tiempo. Sin embargo, como no estaban hechos para correr a gran velocidad, tenían que poder detenerse bruscamente cuando se encontraban con una presa (u otros obstáculos). Por eso sus extremidades traseras eran más largas y musculosas que las de otros grandes carnívoros. Sólo el hueso del muslo medía más de 2 metros, ¡el más largo conocido para cualquier dinosaurio!

Su cerebro era proporcionalmente más pequeño que el del tiranosáurido medio.

Los tiranosáuridos eran dinosaurios grandes y feroces, con una longitud corporal media de más de 4,5 metros y un peso de más de 3.000 kilos. Tenían poderosas mandíbulas forradas de dientes afilados, que utilizaban para cazar presas como el Triceratops y el Estegosaurio.

La familia de los tiranosáuridos se dividía en tres subfamilias: Albertosaurinae, Tyrannosaurinae y Gorgosaurus.

Los albertosaurinos eran más pequeños que sus parientes y carecían de la cresta característica en la cabeza que tienen otros tiranosaurios; esto podría haber sido para ayudarles a ocultarse en las hierbas altas mientras cazaban presas o depredadores por igual (tal vez incluso escondiéndose de grupos más grandes de albertosaurios). Estos dinosaurios también tenían cerebros proporcionalmente más pequeños que la mayoría de los miembros de su familia: ¡sus cerebros no eran más grandes que una nuez! Esto puede deberse a que estas criaturas se basaban más en el comportamiento instintivo que en los pensamientos complejos a la hora de cazar comida o evadir el peligro.

Sus extremidades delanteras tenían dos garras que probablemente utilizaba para agarrar a su presa mientras se alimentaba.

El tiranosaurio era un depredador ápice, lo que significa que estaba en la cima de la cadena alimentaria. Probablemente cazaba grandes presas, como el Triceratops y el Estegosaurio, que eran herbívoros. Las extremidades anteriores del carnívoro tenían dos garras que probablemente utilizaba para agarrar a su presa mientras se alimentaba. El dinosaurio también tenía una larga cola que le ayudaba a equilibrarse mientras corría o cazaba.

Se cree que el Tyrannosaurus rex era carnívoro, lo que significa que comía carne en lugar de plantas (herbívoros). Los carnívoros suelen comer otros animales, pero también pueden comer otros tipos de carne, como pescado o reptiles.

Una nueva especie, identificada a partir de fósiles encontrados en Brasil en 2014 y descrita en diciembre de 2017 por paleontólogos de la Universidad Federal del ABC de Brasil, muestra signos prometedores de poder reclamar los títulos como el depredador terrestre más feroz de la Tierra.

Está claro que el raptor tirano era un temible carnívoro terrestre, pero la nueva especie promete reclamar el título de depredador terrestre más feroz de la Tierra. Aunque es demasiado pronto para afirmarlo con certeza, podemos extraer dos lecciones principales de este descubrimiento: en primer lugar, que aún nos queda mucho por aprender sobre la vida prehistórica en nuestro planeta; y en segundo lugar, que nos esperan muchos más misterios en nuestro propio patio trasero (y en todo el mundo).

Conclusión

Si se confirma que el tiranosaurio es un tiranosáurido, será el primer gran carnívoro identificado en Sudamérica. También representaría una impresionante hazaña evolutiva: Se cree que el diente fósil y los fragmentos de mandíbula pertenecen a animales que vivieron hace 75 millones de años, durante el período Cretácico Superior, lo que significa que la especie debe haber evolucionado independientemente de sus primos norteamericanos.

Deja un comentario