El tiempo ¿es una ilusión o existe realmente? ¿Cómo habría que describirlo?

El tiempo es un concepto que se presta a la física subatómica. Todos hemos oído hablar de la teoría de la relatividad de Einstein, que dice que el tiempo es relativo y que puede ralentizarse o acelerarse según la velocidad a la que se mueva. ¿Pero qué significa esto? ¿Existe realmente el tiempo? ¿O es una ilusión? En este artículo analizaremos diferentes teorías sobre la naturaleza del tiempo, tanto de la física de partículas como de la filosofía. ¿Es el tiempo real o una ilusión? ¿Tiene un principio y un final (existe como una cosa), o surge de los acontecimientos? ¿Existe la intemporalidad? ¿Podemos ir más rápido que la luz y retroceder en el tiempo? ¿O la ruptura impide que esto ocurra? ¿Qué opina del tiempo y cómo debería describirse?

¿Qué es el tiempo?

Hay diferentes maneras de describir el tiempo. Una de ellas es que es una medida de cambio. El tiempo también puede considerarse como la duración entre dos acontecimientos, o el periodo entre el momento en que ocurre un acontecimiento y otro. En otras palabras, el tiempo es lo que utilizamos para medir cuánto ha avanzado desde que ocurrió otra cosa. La palabra «desde» es clave aquí: si dices «he estado practicando el piano todos los días desde 2012» entonces estás hablando de cuánto tiempo ha pasado desde tu primera sesión de práctica. Eso es lo que también llamamos «tiempo»: es una forma de medir el tiempo que han pasado las cosas para nosotros desde la última vez que pensamos en ellas (o antes).

Pero también hay otras formas de utilizar la palabra «tiempo». Podríamos decir que el tiempo es algo que fluye a través de nuestras vidas en una sola dirección y que nunca retrocede; esto tendría sentido si pensamos en la edad o la juventud de una persona en comparación con la que tenía al nacer; seguramente nadie rejuvenece con el tiempo. O quizás tenga más sentido como algo que sólo existe dentro de nuestros cerebros; después de todo, sin estas cosas dentro de nuestras cabezas, seguramente nunca pasaría nada porque tampoco habría nadie que recordara nada…

¿Es el tiempo real o una ilusión?

Se puede pensar en el tiempo como un objeto o una sustancia, pero en realidad no es ninguna de las dos cosas. Es un concepto, y todos vivimos en él.

Hay muchas formas diferentes de imaginar o describir el tiempo:

  • Una dimensión (como las dimensiones de un objeto) como arriba-abajo o izquierda-derecha. Podemos movernos a través de él a diferentes velocidades; esto se llama velocidad. También experimentamos otras dimensiones cuando miramos a nuestro alrededor; vemos las cosas desde múltiples perspectivas: por encima, por debajo, por delante y por detrás de nosotros, etc.; así que ¿por qué no incluir otra dimensión?
  • Una medida de cambio en un periodo de tiempo: El sol sale por el este cada mañana y se pone por el oeste cada tarde; esto significa que el «este» se ha desplazado hacia el «oeste» durante ese día (o noche). El tiempo se mide en segundos porque hay 60 segundos por minuto y 60 minutos por hora, lo que nos permite medir el tiempo transcurrido desde que ocurrió algo sin necesidad de recordar exactamente lo que ocurrió ayer.

¿Tiene el tiempo un principio y un final (existe como algo)? ¿O surge de los acontecimientos?

Eres lo que piensas. El tiempo es un concepto, no una cosa que exista en el mundo físico. Surge de los acontecimientos y puede ser medido por el reloj.

El tiempo no es una dimensión: no tiene longitud, ni anchura, ni altura (no se le puede poner el dedo encima). Sin embargo, el tiempo existe como si fuera una de las dimensiones que componen el espacio: longitud, anchura y profundidad.

Sin embargo, sabemos que el tiempo no forma parte de nuestra experiencia de la realidad, sino que es una idea que tenemos en la cabeza sobre cómo las cosas suceden en secuencia y cómo la causa afecta al efecto durante periodos de tiempo que normalmente se miden con relojes o calendarios, hasta que recientemente se han utilizado los relojes atómicos porque son más precisos que los relojes normales.

¿Existe la intemporalidad?

No está del todo claro qué significa la atemporalidad. La mayoría de la gente que habla de ella quiere decir algo así como «la ausencia de tiempo». Sin embargo, esto no tiene mucho sentido porque parecería implicar que no hay una secuencia cronológica de eventos. Pero, de hecho, todos los acontecimientos tienen una cronología: ocurren en distintos momentos y lugares del espacio-tiempo. La idea de que no pueda existir el pasado o el futuro parece absurda; todo acontecimiento tiene algún tipo de relación temporal con otros acontecimientos.

Entonces, ¿qué significa la atemporalidad? Tal vez debamos ver algunos ejemplos de la filosofía y la ciencia en los que se utilizó (o al menos se discutió) este concepto.

  • En filosofía, Platón utilizó el término «eterno» para describir cosas como las verdades matemáticas y la idea de que no cambian con el tiempo. Por ejemplo: «Dos más dos es igual a cuatro» es cierto ahora y siempre lo será en el futuro; esta verdad no depende de nada más ni cambia con el paso del tiempo, ¡aunque la gente pueda usar palabras diferentes al decirla! Así que, si lo piensas de esta manera, tal vez podamos decir que las matemáticas describen lo que ocurre «fuera» de la realidad física normal, ya que no tienen nada que ver con la física que ocurre dentro de esta realidad, porque sólo las propias matemáticas existen fuera de las leyes de nuestro universo, mientras que todo lo demás dentro de nuestro universo depende de estas leyes antes de poder existir aquí dentro de ellas… etcétera. . etcétera – ¡pero no te preocupes demasiado por averiguar todos esos detalles todavía! Volveremos más tarde, cuando hayamos hablado más sobre cómo los científicos describen el tiempo y cómo funciona la física dentro de su propio conjunto de reglas».

¿Es posible viajar en el tiempo?

El viaje en el tiempo es algo real. En teoría, se podría viajar hacia atrás en el tiempo si se fuera lo suficientemente rápido. Para hacerte una idea de lo rápido que sería, piensa en la velocidad a la que viaja la luz: 186.000 millas por segundo. Si viajaras a esta velocidad, ¡te llevaría un año viajar al pasado un día! Eso es bastante lento para alguien que quiere volver atrás y cambiar sus errores del pasado o simplemente ver lo que le depara el futuro.

Sin embargo, en teoría… si tuviéramos un motor más rápido que la luz (no lo tenemos), el tiempo dejaría de importar porque nuestra percepción del mismo sería diferente a la de la gente de la Tierra. Si nuestros cerebros pudieran manejar cosas así (no pueden), entonces seríamos capaces de avanzar en el tiempo con la misma facilidad con la que avanzamos en el espacio… ¡quizás incluso más fácil ya que no hay barreras físicas entre nosotros y lo que queremos ahí fuera!

¿Podemos ir más rápido que la luz y retroceder en el tiempo? ¿O la ruptura impide que esto ocurra?

Seguro que has oído que es imposible ir más rápido que la velocidad de la luz. Y es cierto. La velocidad de la luz es la velocidad máxima a la que pueden viajar todas las partículas del universo. Lo que quizá no sepas es que esto no significa que sea imposible, sino que sólo significa que estamos limitados por la velocidad a la que la información puede ir de un lugar a otro.

De hecho, si se pudiera construir una nave espacial capaz de viajar al 99% de la velocidad de la luz y luego se detuviera repentinamente (apagando sus motores), parecería como si hubiera viajado hacia atrás en el tiempo: ¡llegaría a la Tierra antes de partir! Esto ha llevado a algunas personas a especular que viajar al pasado es posible; todo lo que necesitamos son naves lo suficientemente rápidas y una fuente infinita de energía.

¿Qué opinas del tiempo y cómo debería describirse?

Al fin y al cabo, el clima es un sistema caótico y, por tanto, no es predecible. En este post, explicaré por qué el clima también es imprevisible.

El aire caliente retiene más humedad que el aire frío, por lo que cuando se calienta un paquete de aire (calentándolo o llevándolo a presión), se vuelve más húmedo. Cuando la temperatura vuelve a bajar, esa humedad se condensa y forma nubes que acaban produciendo lluvia o nieve, dependiendo de lo frío que esté el aire cuando eso ocurra.

Resulta que si quieres predecir lo que ocurrirá a continuación en esta cadena de acontecimientos (que llamamos tiempo atmosférico), lo mejor que puedes hacer es adivinar al azar. Porque aunque lo sepas todo sobre la cantidad de calor que se añadió o eliminó ayer de una zona, sobre la cantidad de viento que sopló hoy a distintas alturas sobre el nivel del suelo y sobre las temperaturas de la semana pasada, todo ello no influye en absoluto en si lloverá esta noche.

El tiempo es un concepto que se presta a la física subatómica

La conclusión de este artículo es que el tiempo es un concepto que se presta a la física subatómica. No es una cosa, sino una forma de medir los acontecimientos, y puede describirse como la dimensión del cambio o el intervalo entre dos acontecimientos. Por ejemplo, si se toman dos cuerdas en direcciones opuestas y se estiran hasta que se alcanzan, se puede medir el tiempo transcurrido entre el momento en que se movió la primera cuerda y el momento en que se movió la segunda. Lo mismo ocurre con todos los demás fenómenos físicos: no hay objetos que se muevan sin intervalos de espaciotiempo; no hay intervalos de espaciotiempo sin objetos que se muevan a través de ellos; y no hay objetos que se muevan a través de intervalos de espaciotiempo a menos que haya movimiento de por medio (como un coche conduciendo por una interestatal).

Conclusion

Espero que haya disfrutado de la lectura de este artículo y que haya podido comprender el concepto de tiempo como cosa y también como ilusión. Me gustaría terminar diciendo que si el tiempo es real, entonces debe ser descrito en términos de eventos, pero si no es real, entonces debe ser descrito como una ilusión.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario