El pasado tropical de las algas mediterráneas

Las microalgas son plantas microscópicas que crecen en presencia de luz solar y nutrientes, como el nitrógeno y el fósforo. Las microalgas son uno de los grupos de organismos más diversos de nuestro planeta, pero su estudio es un reto debido a su pequeño tamaño y su gran variabilidad morfológica. Las microalgas se encuentran en todos los entornos de la Tierra, desde el mar hasta el agua dulce, desde los desiertos polares hasta las selvas tropicales. Algunas especies de microalgas que viven en el mar Mediterráneo tienen parientes tropicales que viven en el mar Caribe.

DALL·E 2022 10 23 21.14.16 El pasado tropical de las algas mediterraneas

Las microalgas son plantas microscópicas que crecen en presencia de luz solar y nutrientes, como el nitrógeno y el fósforo.

El mundo está lleno de diversas formas de vida, y las algas no son una excepción. Las algas son un grupo de plantas microscópicas que crecen en presencia de luz solar y nutrientes, como el nitrógeno y el fósforo. También pueden encontrarse en el suelo y el agua o en relaciones simbióticas con otros organismos.

Algunas especies han desarrollado estructuras especializadas para transportar oxígeno por todo su cuerpo, lo que las hace más eficientes que otros tipos de organismos fotosintéticos a la hora de utilizar la luz solar para producir energía. Otras especies producen unas sustancias químicas denominadas pigmentos que las protegen de la dañina radiación ultravioleta absorbiéndola antes de que llegue a las propias células, de forma parecida a como muchas personas utilizan protector solar cuando se exponen al sol.

Las microalgas son uno de los grupos de organismos más diversos de nuestro planeta, pero su estudio es un reto debido a su pequeño tamaño y a su gran variabilidad morfológica.

Las microalgas son uno de los grupos de organismos más diversos de nuestro planeta, pero su estudio supone un reto debido a su pequeño tamaño y su gran variabilidad morfológica. Desempeñan un papel vital en los ecosistemas acuáticos como productores primarios (es decir, producen materia orgánica por fotosíntesis) que contribuyen a las cadenas alimentarias, pero también contribuyen a la contaminación por eutrofización y biotoxicidad (1).

Entender cómo evolucionan las microalgas puede ayudarnos a comprender su distribución en distintas partes del mundo o cómo pueden responder a cambios ambientales como el cambio climático. Además, entender los patrones de diversidad de estos diminutos organismos ayudará a los científicos a deducir cómo era la vida en distintos momentos de la historia, cuando había menos competidores y, por tanto, menos competencia por recursos como la luz solar y los nutrientes, lo que les llevó a convertirse en grupos distintos con rasgos especializados adaptados a entornos o nichos ecológicos específicos (2).

Algunas especies de microalgas que viven en el Mar Mediterráneo tienen parientes tropicales que viven en el Mar Caribe.

¿Sabías que el Mar Mediterráneo es en realidad tropical? El Mar Mediterráneo es un mar encerrado entre Europa y África, mientras que el Mar Caribe se encuentra entre Sudamérica y Centroamérica. Ambos mares se consideran tropicales, lo que significa que tienen temperaturas de agua cálidas durante todo el año.

Debemos abordar la diversidad en el ADN sedimentario de las muestras de microalgas del Mediterráneo utilizando los conocimientos de las especies del Caribe.

La diversidad de la comunidad de microalgas en el Mar Mediterráneo es consecuencia de diferentes historias evolutivas, adaptaciones y respuestas a los cambios ambientales ocurridos durante muchos millones de años. La expansión gradual de la región tropical hacia zonas templadas podría ser un mecanismo responsable de esta diversificación. Sin embargo, también es posible que este aumento de la biodiversidad haya sido impulsado por eventos de especiación dentro de las especies existentes, que pueden haberles permitido adaptarse mejor a las nuevas condiciones de sus márgenes (por ejemplo, la temperatura). Estos procesos pueden producirse como resultado del aislamiento geográfico o a través de la hibridación entre especies con morfologías o rasgos vitales diferentes.

Este estudio demuestra cómo el análisis de los datos existentes en otras regiones puede ayudarnos a comprender la biodiversidad pasada y presente de algunos grupos sin tener acceso a los registros históricos de nuestra propia zona; proporciona información útil sobre su biogeografía y relaciones genéticas que, de otro modo, permanecerían desconocidas o evaluadas de forma incompleta utilizando únicamente fuentes locales como colecciones y bases de datos recientes.

Los resultados proporcionan una visión general sobre los patrones asociados a la diversidad de microalgas basados en marcadores moleculares; estos hallazgos muestran que no hay diferencias claras entre las muestras de agua profunda tomadas cerca de Sicilia (Mar Mediterráneo) en comparación con las recogidas a lo largo de la costa este de Florida (Mar Caribe). Esto sugiere que la temperatura del agua de mar puede no ser un factor importante que influya en los conjuntos microbianos a las profundidades en las que vive la mayor parte del plancton en la actualidad: las capas mesopelágicas comienzan a 100 m de profundidad mientras que los organismos bentónicos viven a menos de 30 m por debajo del nivel del mar

Conclusión

Podemos concluir que las algas mediterráneas tienen parientes tropicales en el Mar Caribe, lo que sugiere una historia mucho más antigua y una ascendencia más diversa de lo que se pensaba. Se trata de un descubrimiento apasionante que seguramente dará lugar a nuevas oportunidades de investigación.

Deja un comentario