¿El coral es un animal?

Cuando uno piensa en el coral, puede imaginarlo como un animal, y es cierto que es un organismo vivo. Pero tiene características de varios tipos de animales (y plantas), lo que dificulta su clasificación.

El coral es un tipo de organismo conocido como antozoo.

El coral es un tipo de organismo conocido como antozoo. Los antozoos son animales, por lo que el coral es un animal. Sin embargo, el coral no es una planta; forma parte del filo Cnidaria (uno de los cuatro filos del reino animal).

Al igual que otros antozoos, el coral tiene dos formas: una blanda, parecida a la de las medusas, y otra dura, similar a la de los huesos o las conchas.

¿Qué es el coral?

El coral es un invertebrado marino que vive en colonias de pólipos. Un pólipo es similar a un animal, pero no es tan complejo. Los pólipos tienen un cuerpo blando y gelatinoso que se asienta en el centro del esqueleto duro del pólipo. El tejido vivo consiste en una cubierta exterior (llamada mesoglea), y dentro de esta capa hay otra sección llamada gastrodermis. Esta parte contiene células con enzimas digestivas para descomponer los alimentos en nutrientes y así poder distribuirlos por todo el organismo.

La parte dura protege a la parte blanda de los depredadores y de los daños causados por fuerzas naturales como las olas o las tormentas, a la vez que le sirve de soporte para su peso si está muy arriba en la columna de agua (la zona donde el agua adquiere propiedades como la temperatura o la salinidad). El esqueleto está hecho de carbonato de calcio, el mismo material del que están hechos los huesos de los humanos.

El coral forma colonias en los mares cálidos.

El coral es un tipo de animal que forma colonias. También es un organismo simbiótico, es decir, un grupo de dos o más organismos que conviven para beneficiarse mutuamente. Los corales están formados por pólipos, que son animales que pueden producir su propio alimento mediante la fotosíntesis (un proceso en el que las plantas convierten la luz solar en energía). Cada pólipo tiene tentáculos en su base para recoger el alimento del agua circundante.

Los pólipos de coral segregan carbonato cálcico para formar su esqueleto, que les protege de los depredadores y les sirve de apoyo mientras crecen hacia la superficie del fondo marino. La piel exterior y las partes duras de los corales contienen pigmentos llamados zooxantelas, algas unicelulares que viven en simbiosis con los tejidos del coral y le proporcionan nutrientes que no puede producir por sí mismo.

El coral es difícil de clasificar porque tiene características de varios tipos de animales.

Probablemente se pregunte por qué el coral puede ser difícil de clasificar. Tiene características de plantas, animales y protozoos. Además, es un ser vivo y ha evolucionado a lo largo de millones de años para trabajar en grupo como colonia para sobrevivir.

Por estas razones, el coral se clasifica como parte de planta y parte de animal (y a veces de protozoo).

Antes se clasificaba como planta, luego como animal, pero ahora los científicos creen que pertenece a su propio reino, llamado protozoo.

La clasificación del animal coralino es otro debate entre los científicos. Antes se clasificaba como planta, luego como animal, pero ahora los científicos creen que pertenece a su propio reino, llamado protozoo. ¿Por qué? Porque los corales son tan diferentes de otros animales marinos que se han clasificado por separado de todo lo demás.

De hecho, ¡los corales no existen en absoluto! Sólo son colonias de pequeñas criaturas llamadas pólipos (así es, el plural de «pólipo» es «pólipos»). Así que si te preguntas dónde viven los corales en tu tanque o acuario y cuántos hay… bueno… ¡no hay corales viviendo allí porque no son realmente corales! Sólo hay un montón de animalitos que actúan como un solo organismo cuando se juntan alrededor de un esqueleto hecho de carbonato de calcio.*

El coral no es realmente una sola cosa.

En resumen, el coral no es una cosa (a pesar de lo que pueda parecer a simple vista). Más bien es un tipo de animal marino diminuto conocido como antozoo. Como otros antozoos, el coral tiene dos formas: Una suave, parecida a la de las medusas, y otra dura, parecida a la de los huesos o las conchas.

Conclusión

Es importante entender el mundo que nos rodea, y eso incluye aprender sobre lo que hace únicos a los seres vivos. Esto puede conducir a nuevos descubrimientos sobre nuestro planeta y sus habitantes, lo que nos ayudará a protegerlo mejor para las generaciones futuras.

Deja un comentario