¿El cepillo de dientes es moderno?

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la gente se limpiaba los dientes con un dedo o un paño, o masticando ramitas. Pero en el siglo XVII, los exploradores europeos trajeron de Asia un sencillo dispositivo hecho de hueso y cerdas que cambió la higiene bucal para siempre: el cepillo de dientes. La próxima vez que te cepilles los dientes, piensa en lo lejos que hemos llegado en quinientos años.

El cepillo de dientes tiene una historia relativamente corta.

El cepillo de dientes tiene una historia relativamente corta. Los primeros indicios del uso de un cepillo para limpiar los dientes proceden del antiguo Egipto, donde los arqueólogos han excavado pinturas que representan a hombres utilizando palos y pelo de animal para limpiarse los dientes, pero no fue hasta 1780 cuando William Addis inventó el primer cepillo de dientes sintético en Inglaterra.

Sin embargo, incluso estos primeros cepillos no se parecían a los que utilizamos hoy en día: estaban hechos de cerdas de caballo o de cerdo que se unían a un mango de madera o hueso. Estos primeros cepillos se parecían más a los peines que a los cabezales de nailon actuales.

Durante miles de años, la gente se limpiaba los dientes frotándolos con un dedo o un paño, o masticando una ramita.

Durante miles de años, la gente se limpiaba los dientes frotándolos con un dedo o un paño, o masticando una ramita. En algunas culturas se utilizaba el coral para eliminar la placa y el sarro de los dientes.

El primer cepillo de dientes se fabricó en China durante la dinastía Tang (618 a 907). Tenía cerdas hechas de juncos que se ataban en el extremo de palos de bambú. Los chinos fabricaban estos cepillos tanto para uso personal como para venderlos en los mercados, donde se utilizaban en lugares públicos como barberías y restaurantes.

El palo de miswak era probablemente la herramienta de higiene bucal más popular antes del cepillo de dientes.

El palo de miswak es probablemente la herramienta de higiene bucal más popular antes del cepillo de dientes. La ramita de un tipo específico de árbol, la Salvadora Persica, se utilizaba para limpiar los dientes y las encías. Se ha utilizado durante más de 1.000 años y todavía se utiliza hoy en día en muchas partes del mundo, como Asia, África y Sudamérica. Parece que los musulmanes fueron los primeros en utilizarla, pero más tarde se extendió por otros países de Oriente Medio y hacia el norte, hasta Turquía, Irán y Afganistán.

Los primeros cepillos de dientes estaban hechos de hueso y cerdas, y se vendían en China durante la dinastía Tang (618 a 907).

  • Los primeros cepillos de dientes estaban hechos de hueso y cerdas, y se vendían en China durante la dinastía Tang (618 a 907).
  • En 1780, William Addis patentó la idea de un cepillo de dientes artificial. Había observado que los barrenderos utilizaban cepillos con cerdas unidas a un mango para limpiarse los dientes; ésta fue su primera inspiración para fabricar un invento similar.
  • Más tarde, otro hombre llamado William Addis fabricó unos mangos de metal con fibras naturales de pelo de animal unidas a ellos. Este invento se hizo muy popular en toda Europa porque era más fácil que usar ropa o paños para limpiarse los dientes.

El explorador español Hernando Cortés llevó a Europa los diseños de los cepillos de dientes en el siglo XVI.

Puede que no lo sepas, pero los primeros diseños de cepillos de dientes fueron traídos a Europa por el explorador español Hernando Cortés. También se le conocía como el vengador de Moctezuma por su papel en la conquista del imperio azteca en 1521, así que quizá debas pensártelo dos veces antes de llamarle «conquistador» en la oficina.

Independientemente de su opinión sobre la historia, merece la pena señalar que fue uno de los primeros europeos que se trajo a casa estos novedosos artilugios tras viajar a México y encontrarse con nativos que los utilizaban con regularidad (y con mayor eficacia que sus homólogos europeos).

Originalmente, los cepillos eran más bien raspadores que cepillos, utilizados más para limpiar los dientes que para cepillarlos.

Según el Oxford English Dictionary, la palabra «toothbrush» (cepillo de dientes) se remonta aproximadamente a 1631. No está claro cuándo se empezaron a utilizar los cepillos de dientes o qué aspecto tenían en sus primeras encarnaciones, pero está claro que los primeros cepillos no estaban diseñados para cepillar los dientes. De hecho, probablemente ni siquiera se llamaban «cepillos de dientes».

En su libro The History of Dentistry: From the Stone Age to Today’s Modern Dentistry (1982), su autor, el Dr. Felix Bryk, señala que «los griegos y los romanos no tenían ninguna utilidad para la higiene dental». De hecho, consideraban que la limpieza era indeseable en general porque se asociaba con el lujo y la ociosidad, dos cosas que estaban mal vistas por la sociedad en general. Por lo tanto, aunque podemos suponer que algún tipo de herramienta de raspado debió de utilizarse ocasionalmente entre comidas o después de ellas para eliminar los restos de comida de los dientes (o cualquier otra cosa que se comiera en aquella época), es más probable que esta actividad fuera una extensión del uso del hilo dental que una forma dedicada a la higiene bucal .

Los europeos no empezaron a cepillarse los dientes hasta el siglo XVII.

Los europeos no empezaron a cepillarse los dientes hasta el siglo XVII. La mayoría de la gente se limitaba a utilizar un trapo o un cepillo para limpiarse la boca, lo que se consideraba suficiente. Cepillarse los dientes se consideraba un signo de riqueza y buena higiene y sólo lo hacían los miembros de la sociedad que podían permitírselo, como la nobleza o los clérigos. Antes de la invención de la pasta de dientes en 1824, se aconsejaba utilizar polvos hechos con minerales triturados, como la tiza o la sal, que también se aplicaban después de cepillarse los dientes con ramitas o palos que se habían utilizado previamente para este fin (esta práctica se conoce hoy en día como babero). El primer cepillo de dientes fabricado en serie a partir de hueso o marfil no apareció hasta 1780 en Inglaterra, cuando William Addis creó lo que llamó «el cepillo de dientes inglés» para el rey Jorge III; sin embargo, aunque el precio era lo suficientemente bajo para todo el mundo, alrededor de 1 chelín y 6 peniques por cepillo (unos 400 dólares de hoy en día), sólo la gente adinerada podía permitírselo porque seguían siendo relativamente caros en comparación con otros utensilios de limpieza como los paños[1].

Un catálogo de venta por correo de 1760 tenía cepillos a la venta, pero eran caros.

En los años 1700 y 1800, los cepillos de dientes se utilizaban más para limpiar los dientes que para cepillarlos. Estaban hechos de hueso o marfil y tenían cerdas como las de un cepillo utilizado para barrer la suciedad del suelo. En 1760, un catálogo de venta por correo anunciaba que se podían pedir cepillos a Londres por correo. Estos cepillos eran caros -un juego costaba tanto como el salario de dos semanas de algunos trabajadores- pero aún así se vendían en grandes cantidades.

La producción en masa no comenzó hasta 1885; también fue en esta época cuando los cepillos de dientes empezaron a tener mangos en lugar de sólo cerdas y cabezales.

En 1885 comenzó la producción de cepillos de dientes en serie. Ese año, el primero fue producido por un hombre llamado William Addis. Al año siguiente, otras empresas empezaron a producirlos también. Además de ser producidos en masa, los mangos y los cabezales estaban ahora separados entre sí (en lugar de tener sólo un mango y un cabezal). Esto permitía una limpieza más fácil y un secado más rápido de ambas partes del cepillo (el cabezal está húmedo cuando se utiliza).

La producción en masa también permitió bajar los precios para los consumidores y aumentar la accesibilidad en diferentes países del mundo.

Los desdentados no utilizaron cepillos de dientes con regularidad hasta después de la Primera Guerra Mundial, cuando las prótesis dentales se abarataron y se fabricaron mejor.

El cepillo de dientes no es un invento moderno. Las civilizaciones antiguas utilizaban huesos y cerdas para limpiarse los dientes, pero no fue hasta el siglo XIX cuando William Addis inventó los primeros cepillos de dientes fabricados en serie con motivo de la coronación de la reina Victoria en 1838. Addis era un dentista londinense que quería facilitar la limpieza de los dientes a sus pacientes. Hizo una versión mejorada del diseño original chino utilizando un mango de marfil o hueso, cerdas de crin, virola de plata y estuche de palisandro.

¿Cómo hemos llegado desde los cepillos de hueso y cerdas hasta lo que tenemos hoy?

La próxima vez que te cepilles los dientes podrás conocer la historia que hay detrás de tu cepillo.

La próxima vez que se cepille los dientes, tómese un momento para reflexionar sobre la historia de esta actividad cotidiana. El cepillo de dientes es algo más que un instrumento para limpiarse los dientes: es también un símbolo de modernidad y avance científico.

La higiene bucal siempre ha sido importante para el ser humano, pero en el pasado no era posible limpiarse los dientes a fondo con un instrumento como el que utilizamos hoy. Los primeros cepillos de dientes que se conocen se fabricaban con plumas o pieles de animales en China, alrededor del año 3000 a.C.; se utilizaban una sola vez y luego se desechaban.

El primer cepillo de dientes moderno fue inventado por el Dr. William Addis en 1857, cuando combinó un pelo de cerdo con mangos de marfil o hueso para que la gente pudiera sostenerlo cómodamente mientras se limpiaba los dientes (¡es posible que al principio el mango fuera de madera!). Llamó a su invento «la llave dental», que se acortó con el tiempo hasta que se conoció simplemente como «cepillo de dientes».

Conclusión

Estos son sólo algunos de los aspectos más destacados de esta fascinante historia. El cepillo de dientes ha recorrido un largo camino desde sus humildes comienzos como una ramita o un hueso, pero sigue siendo tan importante hoy como hace miles de años. Esperamos que haya disfrutado aprendiendo más sobre este sencillo instrumento.

Deja un comentario