¿El agua se vuelve loca cuando hierve?

Así que has hervido agua, pero sigue burbujeando. ¿Qué ocurre? La respuesta es que la temperatura del líquido no cambia al pasar de líquido a gas. La temperatura a la que hierve algo depende de la velocidad a la que se mueven sus moléculas. Una olla de agua calentada a fuego alto burbujeará antes de alcanzar su punto de ebullición porque las moléculas del fondo se mueven con bastante rapidez, pero no lo suficiente como para convertirse en gas. En cambio, empujan a las moléculas de agua que están por encima de ellas, haciendo que se agiten y se muevan un poco más rápido. Este movimiento crea burbujas que acaban subiendo por el agua y formando vapor

Si calientas el agua hasta su punto de ebullición, empezará a burbujear y a formarse gas.

La temperatura del agua no cambia. Las moléculas del fondo se mueven más rápido que las de arriba, pero no lo suficiente como para convertirse en gas. Y en una olla con agua hirviendo, hay más espacio en la parte superior que en la inferior. Esto significa que hay más moléculas de aire que de agua en la superficie de la olla (al menos cuando se enciende por primera vez el quemador). Así que si echamos un vistazo al interior de nuestra olla de agua hirviendo, ¿qué vemos? Vemos que se forman burbujas.

La temperatura del líquido no cambia al pasar de líquido a gas.

La temperatura de una sustancia es una medida de la velocidad a la que se mueven sus moléculas (o, más exactamente, rebotan). Cuando se hierve el agua -pasando de líquido a gas- la temperatura no cambia. Antes de hervir, el agua está a temperatura ambiente (unos 20 °C o 68 °F). Cuando se evapora y se convierte en vapor, mantiene la misma temperatura. El vapor no se calienta ni se enfría, simplemente se calienta mucho.

Cuando colocas una olla con agua a fuego alto, las moléculas del fondo se mueven con bastante rapidez, pero no se mueven lo suficientemente rápido como para convertirse en gas.

¿Te has dado cuenta de que cuando pones una olla de agua a fuego fuerte, las moléculas del fondo se mueven con bastante rapidez, pero no se mueven lo suficiente como para convertirse en un gas? Eso se debe a que a mayor temperatura, la fuente de calor desprende más energía y esta energía provoca un movimiento más rápido entre las moléculas de agua.

Cuanto más caliente esté el agua, más probable es que algunas de esas moléculas alcancen su punto de ebullición y se conviertan en vapor. Como el vapor tiene menos masa que el agua líquida (lo que significa que ocupa menos espacio), el vapor ocupa menos volumen en la olla que el agua líquida. Por ello, hay menos moléculas en contacto entre sí, por lo que sólo algunas de ellas tienen suficiente energía cinética para separarse unas de otras y formar burbujas con bolsas de espacio abierto entre ellas.

En cambio, empujan contra las moléculas de agua que están por encima de ellas, haciendo que se agiten y se muevan un poco más rápido.

Es posible que haya visto este fenómeno, a menudo incomprendido, en acción cuando hierve agua en casa. Si observa una olla de agua en el fuego y nota que está burbujeando, puede parecer que las burbujas están cambiando de temperatura, pero no es así. En lugar de ello, empujan contra las moléculas de agua que están por encima de ellas, haciendo que se agiten y se muevan un poco más rápido. Esto hace que se forme más vapor a mayor velocidad (aunque su temperatura no haya cambiado) que luego empuja contra otras moléculas de líquido a su alrededor, creando pequeñas burbujas que vemos como ebullición.

Este movimiento crea burbujas que acaban subiendo por el agua y formando vapor.

Las burbujas se forman por el calor de la estufa. Cuando se cuece el agua, se produce vapor. Este movimiento crea burbujas que acaban subiendo por el agua y formando vapor.

Las burbujas son más ligeras que el agua y por eso suben para escapar del fondo de tu olla o cacerola.

Cuando llegan a la superficie de tu cacerola, estallan en pequeñas gotas de agua llamadas «vapor de agua».

La temperatura del líquido no cambia al pasar de líquido a gas.

La temperatura del líquido no cambia al pasar de líquido a gas.

La temperatura es una medida de la rapidez con la que se mueven las moléculas. Cuando el agua hierve, lo hace a 100° C y no importa si la calientas en una sartén en tu estufa o en un horno a 250° C, hervirá a 100° C.

Conclusión

Por eso puedes saber cuándo el agua hierve observando las burbujas que salen del fondo de la olla. Siempre que no pongas el dedo en una de esas burbujas, no tendrás problemas.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario