Dividir

La palabra dividir es el verbo que define a la operación aritmética de la división, que es aquella que permite distribuir una cosa en partes iguales.  Por ejemplo, si hay tres conejos y quince zanahorias para alimentarlos, si se distribuyen las zanahorias entre los conejos en partes iguales, se sabrá el número exacto de cuántas corresponden a cada uno.

Entonces, a la hora de resolver este tipo de problemas, se usa a esta operación matemática conocida como división, que se representa con el símbolo dividido (/). Se usa la expresión que se lee: “quince dividido entre tres” o simplemente así: “quince dividido tres”. La respuesta es cinco.

Partes de la división  

En muchas ocasiones, la división en partes iguales no resulta exacta, es decir, pueden llegar a sobrar algunas unidades. Por ejemplo, cuatro amigos compraron una caja con catorce golosinas. Si estas se distribuyen en partes iguales, ¿cuántas corresponden a cada uno?

Pues bien, al igual que en el caso anterior, se debe agrupar al número de golosinas y dividir entre cuatro personas. Se pueden conformar cuatro grupos, cada uno dividido a razón de tres golosinas, resultando en dos sobrantes que no se pueden adscribir en ningún grupo, pues ya no estarían distribuidos en partes iguales.

Para continuar, hay que asignar nombres a los números que intervienen en una operación divisoria. Ello permitirá reconocer a cada una de sus partes.

Por ejemplo, el número que divide en partes iguales se denomina dividendo; el que indica el número de partes en que se divide se le conoce como divisor; el resultado es llamado cociente y al sobrante se lo denomina residuo.

Objetivo de dividir   

En líneas generales, el acto de dividir suele considerarse como la operación más compleja, tomando en cuenta solamente las cuatro básicas (suma, resta, multiplicación y división).

Es probable que a una persona reacia a los cálculos matemáticos le cueste aprender a dividir y resolver con facilidad una suma o una resta, o incluso una multiplicación, siempre que se refiera a pocas cifras y que no entren en juego los números decimales.

No obstante, la división posee un poder intimidatorio mucho mayor. Esto es, si se piensa detenidamente en su objetivo, resulta difícil entender que genere más rechazo que su inversa, la multiplicación.

Acepciones universales

Desde el punto de vista militar, dividir también tiene acepción al referirse a una unidad compuesta por dos o más regimientos, que se halla provista de servicios auxiliares. Por ejemplo, ‘La I División de Infantería ya se encuentra en territorio enemigo y está lista para entablar el combate’.

Dividir también se refiere al grupo donde participan los equipos deportivos o los deportistas de acuerdo a su categoría. Un ejemplo podría ser la frase: ‘El equipo aurinegro logró el ascenso a la primera división tras lograr una nueva victoria en casa’.

En la jerga legal, dividir o separar bienes conyugales tiene que ver con un procedimiento jurídico que permite a ambos integrantes de un matrimonio obtener una parte de los bienes gananciales.

 

 

 

Deja un comentario