Diseño inteligente (teoría) | Significado de diseño inteligente

El diseño inteligente es la afirmación de que las características fundamentales del universo y de los seres vivos se explican mejor por una causa intencionada: una «inteligencia superior».

Los defensores del diseño inteligente argumentan que la teoría biológica convencional de la evolución mediante selección natural no puede explicar el origen de muchas características muy complejas de los organismos vivos; argumentan que algunas de estas características se explican mejor como resultado de la intervención de un proceso directo que describen como inteligencia. Los críticos de la identificación, incluida la gran mayoría de biólogos académicos, consideran estos argumentos lógicamente infundados y reflejan un malentendido de la biología moderna; creen que las teorías biológicas convencionales explican la evolución de las características complejas de los organismos de forma elegante y eficiente. Los críticos también han acusado a sus partidarios, casi todos los cuales creen en un Dios personal, de utilizar la identificación principalmente como una forma de eludir las restricciones legales de Estados Unidos sobre la enseñanza de Dios en el aula. Sin embargo, los defensores de la identificación argumentan que la identificación no requiere fe en un Dios personal para apoyar sus argumentos.

La Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos concluyó que, en su forma actual, la identificación no puede considerarse científica porque las afirmaciones de sus partidarios no son verificables. Véase el movimiento del diseño inteligente para obtener una cuenta de los esfuerzos políticos para promover la educación en la identificación en las escuelas.

La complejidad del ojo se utiliza a menudo como argumento para defender el diseño inteligente
La complejidad del ojo se utiliza a menudo como argumento para defender el diseño inteligente. CC

¿El diseño inteligente es una forma de creacionismo?

La mayoría de los defensores del diseño inteligente también son creacionistas, es decir, creen que el universo fue creado por una deidad u otro poder más allá de la comprensión completa del hombre mortal. Sin embargo, la hipótesis no es la misma que el creacionismo de la tierra joven, que es la creencia de que el relato de la creación del universo y la vida tal y como se da en la Biblia es ciertamente literal. El diseño inteligente no intenta identificar al diseñador como sobrenatural, ni intenta establecer la veracidad de una narración concreta, aunque algunos de los principales defensores han afirmado creer que el diseñador es el Dios cristiano. Sin embargo, algunos defensores de la identificación no ven conflicto alguno entre ésta y la evolución y, de hecho, ven la evolución como una evidencia para la identificación. Muchos defensores evitan cualquier personificación de la fuente de identificación, por lo que el enfoque de la identificación es distinto al de los argumentos teológicos naturales, como el argumento teleológico.

Crítica al diseño inteligente

Los defensores de la identificación argumentan que es una teoría científica más que una cuestión de creencias religiosas, a pesar de su base de apoyo a la comunidad religiosa. Los tribunales estadounidenses han rechazado este argumento, en parte porque, para que una teoría sea «científica», debe generar predicciones que puedan comprobarse; es decir, debe estar abierto a intentos de desmitificación.

Los críticos también argumentan que el postulado de un diseñador inteligente no es una explicación de la vida, sino un «diez ex machina», es decir, una evasión del intento de explicación. Creen que la identificación no es una alternativa seria a la teoría biológica moderna, en particular creen que la complejidad de los sistemas biológicos puede explicarse bien con la teoría biológica convencional. También creen que el principio de diseño inteligente de que la perfección del diseño necesita inteligencia ejecutiva es incompatible con muchos ejemplos en la naturaleza de las imperfecciones del diseño de los organismos.

También hay muchos críticos de la identificación que son religiosos y creen que el papel de la ciencia es buscar explicaciones naturales y físicas del mundo; aunque creen que existe un Dios que creó el mundo y la vida en él, para ellos esto es una cuestión de fe, no de ciencia. Algunos críticos dudan de la honestidad intelectual de la teoría de la identificación, puesto que creen que el único motivo para promoverla es por el mensaje religioso que implica, no por los méritos inherentes a los argumentos.

Aunque algunos defensores de la identificación ven pruebas del diseño en la medida en que las estructuras complejas se ajustan a su propósito, los biólogos moleculares ven algo muy distinto en el detalle de estas estructuras. Hasta ahora no han visto la información genética perfecta y económicamente adaptada a un propósito particular, ven residuos, duplicaciones, errores y restos de genes ahora redundantes en secuencias génicas, es decir, cosas que esperarían ver cómo el residuo de la evolución. por selección.naturales. En resumen, a pesar de la aparición de un eficiente diseño de alto nivel, a nivel molecular el diseño muestra pocos signos de inteligencia intencionada pero muchos signos de procesos aleatorios. Sin embargo, otros defensores de la identificación señalan que la identificación no implica la perfección en el diseño; después de todo, de las cosas que sabemos que son el resultado de un diseño inteligente, cosas diseñadas por personas, pocas son perfectas.

Explicaciones convencionales de los orígenes de la complejidad irreductible

Según la definición original común y no controvertida, muchos sistemas biológicos son irreductiblemente complejos. Sin embargo, la teoría evolutiva convencional no tiene dificultad inherente para explicar cómo un sistema podría haber surgido por selección natural y, sin embargo, parecer irreductiblemente complejo.

El supuesto clave que es problemático para la identificación es el supuesto introducido por Dembski de que la función «base» de un sistema es la misma que la función «original». Los biólogos argumentan que, por el contrario, los sistemas a menudo evolucionaron con un propósito y después fueron «exaltados» para una función distinta. Un ejemplo es la evolución del ala: un ala pequeña no sirve para volar, pues, ¿cómo podría haber empezado a evolucionar un ala aerodinámicamente eficaz? Sin embargo, incluso las alas pequeñas pueden utilizarse para aumentar la velocidad de viaje. Las propiedades aerodinámicas de las alas habrían sido complementarias a la función original, pero una vez que una especie desarrollaba alas lo suficientemente grandes como para volar, este beneficio (originalmente incidental) podría convertirse en el foco principal de la selección natural posterior.

Otra forma en que un sistema puede llegar a ser irreductiblemente complejo es mediante las acciones eliminativas de la selección natural. Por ejemplo, es probable que los genes que antes eran importantes en las formas precursoras de un organismo sean eliminados por selección natural si después resultan redundantes. Muchos lo consideran análogo a los andamios y contrafuertes utilizados para construir un edificio, que después se eliminan una vez terminado el edificio, eliminando así todas las evidencias de cómo se construyó exactamente el edificio. Así, en un organismo vivo hoy sólo vemos la estructura final, con pocas evidencias restantes del «bastido» con el que la evolución lo construyó.

Michael Behe ​​adaptó aún más la definición de Dembski para aplicarla a las vías evolutivas:

«Un camino evolutivo irreductiblemente complejo es aquél que contiene uno o más pasajes no seleccionados (es decir, una o más mutaciones necesarias pero no seleccionadas).»

Este paso establece un vínculo abierto entre la complejidad irreductible y la identificación. Como definición, sólo se puede aplicar después de suponer que la evolución fue directa (es decir, después de suponer que existe una mutación no seleccionada)

Explicaciones convencionales para la rápida evolución de rasgos complejos

Los defensores de la identificación dudan de que los mecanismos genéticos conocidos puedan explicar cómo un organismo evoluciona rápidamente para conseguir resultados de diseño complejos, dado que la evolución requiere que se produzcan mutaciones raras mediante procesos aleatorios.

Según la teoría biológica convencional, las mutaciones espontáneas son la última fuente de novedad genética. Una de las primeras estimaciones de la tasa de mutación espontánea en humanos fue realizada en 1930 por JBS Haldane; su estimación, que estaba muy próxima a las mejores estimaciones actuales, era que cada nuevo niño humano nacido tenía entre 100 y 200 nuevas mutaciones genéticas. Por tanto, en cada generación surgen un gran número de nuevas mutaciones dentro de una población; la mayoría son neutrales, pero algunos son útiles. Sin embargo, lo son necesarias muchas generaciones para que cualquier mutación beneficiosa se instale en una población. El 1957, Haldane estimó que, para una población de tamaño estable, se necesitan unas 300 generaciones para que una nueva mutación se instale en una población. Esta conclusión era independiente de la fuerza de la presión selectiva si no muy intensa, lo que explicaba la lentitud de la evolución por selección natural.

Como resultado, los defensores de la identificación se han preguntado, por ejemplo, si hay tiempo suficiente desde el último antepasado común de los humanos y los chimpancés para explicar las diferencias genéticas entre ellos.

Éste no es un argumento que se pueda descartar fácilmente. La evolución no transcurre en serie, fijando primero un cambio genético y después el siguiente, sino en paralelo: se aplican presiones selectivas simultáneamente a todas las mutaciones resultantes. En modo alguno está claro con qué rapidez puede tener lugar la evolución por selección natural cuando se seleccionan múltiples rasgos a la vez, pero Haldane advirtió que podría ser muy lenta. Sin embargo, señaló que la evolución puede ocurrir mucho más rápido cuando cambian las presiones ambientales. Los últimos 10 millones de años han visto cambios climáticos globales dramáticos, y cualquier especie en esta escala de tiempo se encontrará con otros muchos cambios en la presión de selección debido al cambio del equilibrio ecológico.

La genética moderna ha identificado muchos mecanismos que permiten que algunos organismos evolucionen rápidamente casi directamente. el ser humano es un buen ejemplo de estos mecanismos. La creación de anticuerpos altamente adaptados que neutralizan venenos y patógenos a los que el organismo nunca había estado expuesto antes se produce a través de estos eventos de selección natural en células inmunitarias en rápida evolución (ver Teoría de la selección clonal de la inmunidad adquirida). En cambio, los patógenos utilizan estrategias genéticas igualmente poderosas (como conjuntos de genes alternativos para estructuras relacionadas) para evolucionar rápidamente y modificar con habilidad sus características antigénicas para evadir el sistema inmunitario.

¿Puede que el azote haya evolucionado por selección natural?

Muchos argumentos de identificación se basan en la idea de que cada pieza de una máquina biológica debe montarse en su forma final antes de que pueda surgir nada útil.

Por ejemplo, el flagelo es una estructura compleja que permite mover las bacterias; Se deben disponer de una manera muy particular hasta 40 proteínas diferentes para que el flagelo funcione. Los defensores de la identificación argumentan que un azote es inútil si no se mueve, que necesita todas sus partes para funcionar y que es difícil concebir que podría haber surgido de la selección natural clásica. La selección natural implica mutaciones acumulativas graduales, cada una de las cuales produce una ganancia en forma física; el argumento del diseño inteligente es que el azote sólo tiene valor adaptativo cuando está totalmente ensamblado: los intermediarios son inútiles.

Para los biólogos por lo general, esta idea es un malentendido. La evolución por selección natural produce máquinas bioquímicas complejas copiando, modificando y combinando proteínas que antes se utilizaban para otras funciones. Los teóricos de la evolución argumentan que muchas características de los organismos han evolucionado para adaptarse a una función y, por tanto, se han adaptado mediante la selección natural para realizar una función diferente. Según esta visión, la selección natural no es un camino único, sino un camino multiramificado con muchas callejuelas sin salida, con muchos puntos de rama donde se han duplicado nada y con muchos cambios de dirección en los que el «destino» ha cambiado. .

Los flagelos son dispositivos modulares y los módulos realizan otras funciones

Los flagelos son dispositivos modulares, que existen en miles, sino millones de versiones en la naturaleza. Se producen muchas variaciones radicalmente distintas del diseño de flagelos, algunas giran en dos direcciones, otras sólo en una. Sin embargo, existen pruebas de que la estructura de los flagelos surgió de estructuras más simples mediante la duplicación de genes y la posterior evolución. Las proteínas flagelares parecen haber evolucionado a partir de sólo dos precursores (una protoflagelina y una proteína protorod/gancho) a través de varios ciclos de duplicación y diversificación génica.

Muchas de las versiones de los flagelos carecen de muchos de los componentes particulares que, en otras versiones, parecen insustituibles. Por ejemplo, las bacterias Gram positivas no tienen los anillos P y L que se encuentran en los flagelos de las bacterias Gram negativas.

Los parientes de algunas proteínas flagelares se utilizan en otras estructuras bacterianas. Una proteína similar al componente del flagelo FlgA se utiliza en el montaje de los apéndices superficiales de las cerchas tipo IV; éstos son superficialmente como los flagelos, pero no desempeñan un papel importante en el movimiento. La proteína del flagelo FlgJ contiene una región que digiere la pared celular bacteriana rígida durante la inserción del flagelo a través de la pared, y muchas proteínas bacterianas similares realizan otras tareas.

Todos los flagelos incluyen subcomponentes modulares llamados T3SS que son ampliamente utilizados por las bacterias para la secreción de proteínas. Este submódulo T3SS se utiliza para montar flagelos, pero también se utiliza para secretar otras moléculas en la célula. También existen versiones de flagelos que son defectuosas para proporcionar motilidad, pero desempeñan un papel funcional en la infección (por ejemplo, en el patógeno Brucella melitensis), demostrando que los componentes de los flagelos tienen funciones biológicas útiles distintas del movimiento.

La modularidad de los flagelos no es inusual en estructuras biológicas complejas. Las bacterias tienen una gran variedad de estructuras complejas como píleo, sistemas de secreción y maquinaria de conjugación. Como regla general (riquísimamente documentada), cada módulo en particular puede tener diferentes funciones (por ejemplo, en la secreción, absorción, inyección de proteínas de ADN o la motilidad del espasmo) y se construyen estructuras complejas. mezcla y ensamblaje de diferentes subcomponentes Esta regla general proporciona explicaciones evolutivas de la biodiversidad.

En resumen, muchos componentes del flagelo son utilizados por las bacterias para otras funciones, como inyectar venenos a otras células, y estos componentes no son irreductiblemente complejos en estas otras funciones. Por tanto, los biólogos piensan que los diferentes elementos del flagelo evolucionaron por separado para realizar otras funciones en los organismos ancestrales. Así pues, piensan que la motilidad surgió relativamente tarde en la evolución bacteriana, después de que muchos de los elementos utilizados en el flagelo ya habían evolucionado.

¿La ciencia se opone al diseño inteligente?

El ethos científico moderno implica dos principios entre los que existe una tensión continua. Un principio es el del escepticismo, en el sentido de dudar de todo lo que creemos, no en el sentido de negar puntos de vista alternativos. El segundo principio es conservador: los científicos construyen teorías sobre fundamentos aceptados convencionalmente, sin los cuales no existe lenguaje común en la ciencia ni progreso. Así pues, los científicos resisten los ataques a cuyos fundamentos provienen, y una teoría que ha dado lugar a un aumento significativo del conocimiento y la comprensión y sigue liderando la ciencia de manera productiva se mantendrá a menos que una teoría alternativa prometa un aumento significativo de la comprensión científica.

Ningún científico debería considerar ilegítimo cuestionar la teoría actual de la evolución: el derecho a cuestionar “cualquier cosa” es un elemento esencial de la ciencia, y la ciencia que niega el derecho a cuestionar se convierte en un simple dogma. La pregunta central planteada por algunos defensores de la identificación: ¿hay alguna forma de verificar, mediante procesos analíticos, si una característica ha evolucionado o no a partir de los mecanismos conocidos de la selección natural?, cuando se formula así, es coherente con los enfoques científicos, y de hecho, es una cuestión que a menudo plantean los biólogos. Entonces, ¿por qué existe tanto antagonismo entre científicos y defensores de la DI?

En primer lugar, para los científicos que buscan probar una teoría, cualquier prueba debe diseñarse sin prejuicios sobre cuál es la respuesta «correcta». Algunos acusan al Movimiento de Diseño Inteligente de tener una «agenda»: supone que hay un creador inteligente y busca apoyar aparentemente científico a este sesgo. Este enfoque no es científico.

En segundo lugar, el movimiento de identificación pretende sacar conclusiones más allá de los límites del conocimiento verificable. Por tanto, es razonable preguntarse si una explicación propuesta, por ejemplo, para la evolución de los flagelos, es lógicamente defendible dada la teoría de la evolución actual. Sin embargo, si la explicación es incompleta, a los científicos no es razonable concluir que todo el edificio de la teoría de la evolución es, por tanto, defectuoso y debería ser sustituido por una teoría que invoque una presunción extravagante e indiscutible. En sus retos a la teoría aceptada, los científicos responden a las anomalías considerando cómo podrían reconciliarse mediante pequeños ajustes a la teoría existente. Por tanto, primero adoptan un enfoque conservador, y lo hacen por el contexto más amplio: su conciencia de cuánto ha contribuido la teoría moderna al conocimiento y de lo que está en juego, para el avance de la ciencia, al rechazarlo. El proceso de falsificación de hipótesis es importante en la ciencia, pero una teoría importante no es algo que debe descartarse a la ligera.

Todos los científicos son criaturas de la época que viven, sometidos a las mismas presiones sociales, políticas y económicas que los demás, e individualmente tienen prejuicios y prejuicios que nunca podrán eliminarse del todo. Sin embargo, algunos científicos a lo largo de la historia se han resistido a los intentos de las autoridades religiosas, la sociedad o los gobiernos de imponer interpretaciones que no están objetivamente justificadas. Esa resistencia no ha sido universal ni siempre ha sido efectiva; sin embargo, los científicos lo celebran como un signo de integridad. Hoy en día, un científico ético puede aceptar financiación de una empresa farmacéutica para estudiar las acciones de un fármaco, pero rechazará una financiación que depende de un resultado determinado: un estudio debe diseñarse de forma que no favorezca una conclusión preconcebida determinada. Según esta visión, el movimiento de identificación, en la medida en que intenta aportar pruebas para apoyar una tesis en particular, es anticiencia, y los científicos que aceptan la financiación condicionada a una conclusión concreta están violando la ética científica.

Por último, la ciencia trata de cosas que se pueden probar, mientras que la creencia religiosa es una cuestión de creencia interna y no se puede verificar externamente. La existencia de un Dios no es algo que sea, ni siquiera en principio, susceptible de ser demostrado, por lo que cualquier explicación que le invoque no es científica. Algunos defensores de la identificación han intentado separar a los que son desafíos legítimos a la teoría actual de sus conclusiones religiosas. Hasta ahora, pocos científicos están convencidos de que esta separación es un intento sincero de objetividad, pocos creen que la identificación supone un reto importante para la comprensión actual, y muchos creen que sus defensores están tan limitados por las preconcepciones, la naturaleza de la financiación y la forma de publicar su trabajo, lo que los sitúa fuera de los límites de la ciencia normal.

Deja un comentario