Discurso de Newton (fake) hablando de la gravedad como Al Pacino en “un domingo cualquiera”

Discurso de Newton (fake) hablando de la gravedad como Al Pacino en “un domingo cualquiera”

Imaginaros a Newton como Al Pacino delante de un grupo de jugadores de futbol americano que son en realidad científicos de la Royal society de Londres:

«

La verdad es que no sé qué decir. Quedan tres minutos para la batalla más grande de nuestra vida profesional. Todo se reduce a hoy. O bien nos rehacemos como personas o tendrán que caer más manzanas. Centímetro a centímetro, manzana a manzana, hasta que estemos llenos de chichones. Estamos en el infierno, caballeros. Creedme. Y podemos quedarnos aquí y que nos den una puta paliza las manzanas esas, o bien podemos luchar y abrirnos paso de nuevo hacia la luz con un sistema de ecuaciones. Podemos salir del infierno ecuación a ecuación.

Yo no puedo hacerlo por vosotros. Soy demasiado viejo. Miro a mi alrededor, veo estos rostros jóvenes y pienso. Quiero decir… He tomado casi todas las decisiones equivocadas que un hombre de mediana edad puede tomar. Yo, eh… Me pulí todo mi dinero, lo creáis o no. Di la espalda a todo aquél que me amó alguna vez. Y últimamente no puedo ni mirarme al espejo de los chichones que tengo.

¿Sabéis? Cuando te haces viejo te lo quitan todo. Es parte de la vida. Pero sólo aprendes en el momento en que empiezas a perder cosas. Descubres que la vida es un juego que se mide en ecuaciones.

También lo es la gravedad. Porque en cada momento, en la vida o debajo de un árbol, el margen de error es tan estrecho. Quiero decir… medio paso demasiado tarde o muy pronto y no recibiras un manazanazo; medio segundo demasiado lento o muy rápido y no veras a la manzana venir. Las ecuaciones que necesitamos están por todas partes. Están en cada descanso debajo del árbol, en cada minuto, en cada segundo.

En este mundo luchamos por esa ecuación. En este equipo nos dejamos la piel y destrozamos a todo el mundo a nuestro alrededor por esa ecuación. Arañamos con nuestras uñas por esa ecuación. Porque sabemos que sumando todos esas ecuaciones vamos a marcar la puta diferencia entre GANAR o PERDER, entre VIVIR o MORIR.

Escuchad lo que os digo: en cualquier batalla es el tío que esté dispuesto a morir el que va a ganar esa ecuación. Y sé que si voy a vivir un poco más es porque conservo la voluntad de luchar y morir por esa ecuación, porque VIVIR es eso. Las seis ecuaciones que tienes delante.

Yo no puedo obligaros a hacerlo. Tenéis que mirar al tipo que tenéis a vuestro lado. Miradle a los ojos. Veréis a alguien que pensará esa ecuación con vosotros. Veréis a alguien que se sacrificará por la gravedad porque sabe que, llegada la hora, vosotros haréis lo mismo por él.

Eso es la gravedad, caballeros. O bien nos rehacemos ahora, como un equipo, o nos desmoronamos como individuos a manzanazo limpio. Eso es la gravedad, chicos. Nada más. Decidme, ¿qué váis a hacer?

 «

Ahora pensad que los científicos salen de la reunión como un equipo de futbol americano gritando excitados.

FIN


Dejar un comentario




Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados


Deja un comentario