Definición de vital – Qué es, Significado y Concepto

Del latín vital, vital es el perteneciente o relativo a vida o, en otras palabras, la existencia o la capacidad de los seres orgánicos para nacer, crecer, reproducirse y morir. También puede ser una fuerza interna que permita actuar a su propietario.

Por ejemplo: «La víctima llegó al hospital sin signos vitales», «Cuando subieron a Juan en la ambulancia, los médicos notaron débiles signos de vida que dieron esperanza a los familiares»., «El impacto alterará funciones aspectos vitales del individuo, aunque lo más importante ahora mismo es asegurarse de que se puede mantener con vida”..

Este adjetivo también llama el de gran importancia o trascendencia: «La creación de puestos de trabajo es un tema fundamental en las políticas de nuestro alcalde», «La recuperación del centrocampista será fundamental para las posibilidades del equipo en el torneo», «La aprobación del proyecto de ley es un factor vital para nuestro sector, que puede provocar el fracaso o supervivencia de un gran número de empresas».

signos

Los signos vitales reflejan que una persona está viva.

El vital relacionado con la energía y la fuerza

Una persona vital, en cambio, está dotada de grandeza poder, impulso o fortaleza: «El abuelo es un hombre vital y, pese a sus 90 años, todavía tiene muchos proyectos por delante», «Quiero ser la persona vital que era antes del accidente», «Necesitamos a alguien que sea vital y activo para sacar adelante la empresa».

El Muerteinacción, quietud, inquietud, inactividad y pasividad son algunos de los conceptos que se oponen a la vitalidad.

grifo

El agua es un elemento vital.

El agua, un elemento indispensable

El agua representa un elemento indispensable para los seres vivos: los animales y plantas lo necesitan, y es útil para la agricultura y para generar energía. En pocas palabras, la Tierra no estaría viva si no fuera por el agua. Representa 70% de nuestro cuerpo y lo utilizamos a diario, desde que nacemos hasta que morimos.

El Cantidad la media de agua que debemos consumir al día no supera los pocos litros; sin embargo, teniendo en cuenta lo que bebe y lo que utiliza para la limpieza personal y doméstica, una sola persona consume un mínimo de 50 litros al día. Por si fuera poco, en los países desarrollados estas cifras aumentan un 1000%, demostrando un desperdicio evidente de un recurso que no podemos perder.

Es importante tener en cuenta que no todos los seres vivos necesitan agua en proporciones iguales: algunas especies, por ejemplo, sólo pueden habitar zonas muy húmedas, como lagos y ríos, mientras que para otras es suficiente con consumirlas la directa o indirectamente a través del comida.

Un recurso natural vital

Los intereses humanos en el agua, así como todos los demás recursos naturales descubiertos, son muy elevados. En algunos casos, en cuanto a la corteza del sauce, se aprovecha la acción del agua sobre el árbol, que permite la formación de una sustancia llamada salicina, con la que se producen medicamentos. Algo parecido ocurre con las algas, que se utilizan para el consumo alimentos y medicamentos.

Tres cuartas partes del planeta están cubiertas de agua: el 96% salada; 3%, congelado; y sólo un 1%, dulce. Es interesante observar que la mayoría de las especies que habitan la Tierra dependen del agua dulce, no sólo de la más escasa, sino de la menos distribuida: en algunas regiones. abundamientras que en otros es escasa.

Aunque el agua tiene un ciclo continuo, el acción del ser humano hace que cada año tengamos un porcentaje más reducido: la contaminación, la destrucción de embalses y bosques, son sólo algunos de los ejemplos a los que añadir residuos.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario