Definición de tocayo – Qué es, Significado y Concepto

tocar tocar es un concepto que se utiliza cuando dos gente comparten el mismo nombre. Esto significa que si dos hombres se llaman por igual, ambos serán primos. Por ejemplo: Juan Pérez yo Juan Gómez son primos que ambos tienen el mismo nombre (Juan).

En cuanto a la etimología de la palabra tocai, la mayoría de especialistas indican que su origen se encuentra en una frase que las mujeres repetían en latín durante la celebración de su matrimonio para aceptar el apellido del marido: “donde te llamen Cayo, allí estaré Caya”. A partir de esa teoría, algunos señalan que probablemente se originó como un término que indicaba la coincidencia de nombre entre un hombre y una mujer, salvando el género, y que con el tiempo se ha ido extendiendo hasta el uso que damos hoy.

Por lo general, para indicar que dos o más individuos están relacionados, sólo el nombre, también conocido como primer nombre. Esto se debe a que todos los miembros de familia comparten el apellido. Por tanto, si se tuviera en cuenta el apellido, todos los familiares serían primos.

De esta forma, los que tienen el mismo nombre son primos. Existen nombres muy populares y que, por su frecuencia, generan un gran número de nombres. Esto ocurre en muchos Pueblos Latinoamericanos con nombres como Juan, Carlos, maría o Cristina. Cuando menos se utilizan los nombres, encontrar homólogos es más complicado. Si llamas a un joven argentino Ermenegildo, le será muy difícil conocer un homónimo. Lo mismo le pasará a una mujer llamada Rigoberta.

En algunos casos concretos, los vecinos también comparten apellido sin embargo, no están relacionados. Puede haber dos mujeres -que ni siquiera se conocen- se dice Mariana López: ambas serán homónimas y aún más homónimas, ya que sus apellidos también son los mismos. Esta particularidad puede dar lugar a confusiones de diversa índole, incluso a nivel burocrático. Pero cada persona tiene su documento de identidad que le permite ser reconocido como persona física frente a los órganos del Estado.

tocarAunque éste no es un tema que tratamos a menudo, si no fuera por el número o el conjunto de caracteres que identifica a cada habitante de un país, las personas homónimos, ya veces los locales, deberían confundirse mucho cuando realizan trámites sencillos como reservar una habitación de hotel o matricularse en un centro educativo. El número de documento es único e irrepetible, lo que garantiza nuestra individualidad ante cualquier organismo gubernamental o empresa privada.

Conocer un homónimo puede ser una experiencia divertida e incluso enriquecedora para una persona. Durante nuestra educación, lo normal es que aprendemos los límites de nuestra libertad y, por tanto, el espacio que ocupa cada uno de los individuos que nos rodean, aunque esto tarde mucho tiempo, durante el cual disfrutamos de más poder del que realmente tendremos cuando lleguemos a la edad adulta, sobre todo si nuestros mayores nos estropean.

Descubrir y entender estas preguntas es fascinante para un niño, le permite hacerse una idea de lo especial que puede ser el paso por la vida. Sin embargo, a lo largo de los años, nos encontramos con numerosas situaciones que nos muestran la importancia de los demás. Todos somos únicos: tanto los animales como las plantas y todos los demás componentes de este planeta, que no creamos pero que nacimos, y por tanto debemos respetarlo. Cruzarnos en la escuela con un homónimo puede ayudarnos un poco a reforzar estos conceptos; cuando dejamos de ser la única Cíntia o el único Hernan de nuestro mundo, entendemos que debemos esforzarnos por hacerlo encontrar lo que nos hace verdaderamente especiales.

Deja un comentario