Definición de revulsivo – Qué es, Significado y Concepto

Repugnante es uno adjetivo que tiene su origen etimológico en la palabra latina revocado. Esta palabra latina puede traducirse como «proporcionar un gran cambio» y es el resultado de la suma de tres partes claramente diferenciadas como éstas:

-El prefijo «re-«, que significa «atrás».

-El adjetivo «vulsum», que es sinónimo de «desarraigado».

-El sufijo «-ivo», que se utiliza para indicar una relación pasiva o activa.

El Real Academia Española (RAE), en su diccionario, reconoce dos acepciones del término, ambas relacionadas con la medicina.

Repugnante Para el RAEa agent oa fármaco repulsivo es él quien provoca repulsión. Este concepto, a su vez, se refiere a la producción de una inflamación de las membranas mucosas como mecanismo de curación. De esta forma, las sustancias purgantes y los que provocan Hizo vomitar son repulsivos.

Uno de los fármacos que recibe el adjetivo o nombre revulsivo es Walderr, una pomada que se ha presentado como un antiinflamatorio y también como un antirreumático tópico.

En el lenguaje coloquial, el concepto de repulsivo se utiliza en referencia a lo que está en condición de cambiar algo. Revulsivo, en este sentido, se asocia con revolucionario o agitador.

Sin embargo, el mismo término también se utiliza para referirse, por ejemplo, a obras cinematográficas, libros o incluso cuadros. Así, por ejemplo, existen varios documentales sobre el fenómeno español del 15-M calificados como tal porque logran remover la conciencia.

A menudo se habla de repulsivo en el campo de deporte cuando quieres citar a un jugador capaz de cambiar el desarrollo de un juego. Supongamos una reunión de fútbol se desarrolla sin muchas, con un empate a cero. Con la intención de cambiar el funcionamiento de su equipo, un entrenador decide un cambio y entra en juego un jugador que con su habilidad y velocidad logra desmontar a la defensa rival. Este jugador acaba marcando dos goles en veinte minutos y así termina el partido 2 a 0 a favor de tu equipo Se puede decir, pues, que el jugador entrado fue repulsivo: logró romper la paridad existente y provocó un desequilibrio en las acciones.

Concretamente, por tanto, podemos decir que un jugador repulsivo es aquel que sale del banquillo, que entra en el campo para sustituir a un compañero y que lo hace de una manera muy positiva ya que revoluciona el juego de su equipo, consigue esta mejora y así logra que obtiene resultados notables.

Por ejemplo, el equipo de fútbol del Real Madrid ha determinado que el jugador Jesse suele ser un gran choque. De la misma forma, en el FC Barcelona quien ha conseguido definirse como tal es una joven promesa de la plantilla que se perfila como una figura que será muy importante para el futuro del equipo. Nos referimos a Sergi Roberto que en más de una ocasión también alineó directamente como titular.

Revulsivo, finalmente, puede referirse a algo que modifica el condiciones existentes: «El punk fue impactante para la sociedad británica de los años setenta».

Deja un comentario