Definición de revolución francesa – Qué es, Significado y Concepto

El Revolución francesa era uno proceso social y político que tuvo lugar entre 1789 yo 1799 a Francia y que, con el tiempo, se ha extendido a otros países. Entre las principales consecuencias está el derribo del rey Luis XVIque significó el final de Antiguo Régimen (uno sistema dónde está el poder sólo necesitaba a una persona y donde no había movilidad social).

Es importante hacerles saber que existen diversas causas que motivaron el inicio de la mencionada Revolución Francesa. En particular, entre ellos está el hecho de que en ese momento había una burguesía que iba ganando poder económico y que reclamaba un papel también a nivel político, que la monarquía era una institución cerrada y rígida, que existía una gran crisis económica, que las clases populares estaban muy descontentos con la situación y se esparcían nuevas ideas llamadas ilustradas.

En este último sentido, cabe subrayar que éstas se enmarcaron dentro del movimiento conocido como la Ilustración que se basaba fundamentalmente en tres valores e ideas principales: libertad, razón e igualdad. Entre los personajes más importantes que lo apoyaron y defender se encuentran Rousseau, Montesquieu, Voltaire o Diderot.

República

La Revolución Francesa tuvo lugar entre 1789 y 1799.

Revolución francesa y fin del absolutismo

Con la abolición de la monarquía francesa, la Primera República. El período revolucionario tuvo contradicciones internas y divisiones entre los propios promotores, hasta que, en 1799, Napoleón Bonaparte una especificada golpe de estadoterminando el Revolución y sus medidas.

La Revolución Francesa marcó el final absolutismo y la aparición de la burguesía (pequeños capitalistas) como clase social dominante. El poder ya no era hereditario ni divino, pero, en teoría, cualquiera podía ser elegido para acceder a él. gobierno.

Proclamaciones

Libertad, igualdad y fraternidad fueron las proclamas de la Revolución Francesa.

El asalto de la Bastilla

Son muchos los episodios que tuvieron lugar en la Revolución Francesa, pero entre todos hay uno que se ha convertido en su símbolo y ápice. Nos referimos al famoso asalto de la Bastilla, que tuvo lugar el 14 de julio de 1789.

Un acto que consistió en el asalto a esa fortaleza y prisión por parte de ciudadanos franceses. Con él no sólo pudo liberarse a algunos presos sino también defender a representantes populares y, sobre todo, acabar con un símbolo del absolutismo monárquico. Y es que la Bastilla también se había convertido en el mayor peligro para el pueblo desde que el rey había ordenado que sus cañones apuntaran a los barrios populares.

Libertad, igualdad y fraternidad, pilares de la Revolución Francesa

Cabe destacar que, en 1789el Asamblea Nacional Constituyente de Francia publicado el Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano y estableció el principio de libertad, igualdad y fraternidad como base de sistema.

Otra circunstancia nacida con la Revolución Francesa que se mantuvo a lo largo del tiempo fue la división política entre derecha e izquierda, provenientes de las agrupaciones que se hacían dentro de la Asamblea. Conservadores y aristócratas se sentaron en el lado derecho; los más radicales, en cambio, ocupaban el sector zurdo. Allí se creó la concepción de la política de izquierda o derecha, según el cargo que ocupaban los miembros de la asamblea.

Deja un comentario