Definición de retardo mental – Qué es, Significado y Concepto

retraso mental El retraso mental (También conocido como retraso mental o deficiencia mental) es una afección que se diagnostica antes de los 18 años y supone que la persona que la padece tiene un funcionamiento intelectual por debajo de la media.

El retraso mental consiste en una serie de trastornos de la naturaleza psicológicobiológico o social, que determinan falta de habilidades necesarias para la vida diaria.

Por lo general, se considera que persona sufre retraso mental cuando su funcionamiento intelectual es inferior a coeficiente intelectual de 70 a 75 años y tiene limitaciones significativas en dos o más áreas de habilidades adaptativas.

Los médicos apenas pueden identificar el motivo específico del retraso en el 25% de los casos. Hay que tener en cuenta que estos perturbaciones afectan a una parte de la población mundial que representa entre el 1 y el 3%.

Es posible establecer varios grados de deterioro por retraso mental, desde retraso leve o límite hasta el retraso con un profundo deterioro. Sin embargo, los especialistas prefieren no centrarse en el grado de retraso y trabajar en la intervención y tratamiento para mejorar la calidad de vida del sujeto.

La disminución de la capacidad de aprendizajefalta de curiosidad, incapacidad para responder escuela y la persistencia de la conducta infantil son algunos de los síntomas del retraso mental.

Entre los factores de riesgo relacionados con la aparición del retraso mental se encuentran las anomalías cromosómicas, genética o metabólicas, infecciones (p toxoplasmosis congénitael encefalitis o el meningitis), desnutrición, trauma y exposición intrauterina a anfetaminas, cocaína u otras drogas.

Hay varios residencias y hospitales donde prestan atención a personas con capacidad intelectual por debajo de la media. Se trata de ofrecerles un medio en el que les sea más fácil adaptarse a las actividades que se llevan a cabo, para poder tomar las riendas del suyo vida y sentirse autónomo, dentro de los propios límites. Las familias en las que uno de sus miembros tiene un retraso mental importante, suelen luchar por ofrecerles toda la ayuda que necesitan, esforzándose siempre por ser honestos y con una sonrisa, por no mostrar cuánto sufren.

retraso mentalEl terror de cualquier padre de un niño con discapacidad mental es la idea de dejarlo solo e incapaz de valerse por sí mismo. Los seres humanos son hostiles a los más débiles y tienen una tendencia peligrosa a aprovecharse de los demás, sin distinción ni mostrando compasión alguna. Para evitar estos riesgos, se aconseja acercarse a ellos residencia especialista, incluso años antes de plantearse la hospitalización permanente, dado que allí los pacientes encuentran un nivel de comprensión e integración mucho mayor que en la calle y tienen mayores oportunidades para desarrollar sus habilidades.

Se sabe que las discapacidades mentales no son problemas estáticos y que su evolución es considerablemente distinta según la influencia del entorno, a menos que se trate de una condición muy grave. Con la ayuda de los profesionales adecuados, es posible que los pacientes reciban cariño y el incentivo que necesitan explotar sus recursos intelectuales y emocionales, aprender oficios y sentirse útiles como las demás personas.

En cualquier caso, lo peor que se puede hacer es limitar sus vidas y hacerles sentir como una carga para sus familias. Siempre que la persona tenga autonomía suficiente para salir por sí sola y relacionarse con los demás, es muy recomendable animarla a realizar actividades creativas, estudiar y trabajar. Interactuar con otros seres humanos no es fácil para nadie, independientemente del grado de salud mental, pero es saludable para aquellos que forman parte de uno sociedadya que le dota de las armas necesarias para crecer y desarrollarse.

Deja un comentario