Definición de reputación – Qué es, Significado y Concepto

El reputación y la consideración, opinión o amor que tienes a alguien o algo. El concepto está asociado prestigio. Por ejemplo: «Te invitaré a un restaurante que tiene una excelente reputación», «El atacante llegó al equipo precedido por su mala fama en cuanto a comportamiento y respeto a las normas», «Dr. Casero no debe comportarse así: su reputación y su futuro profesional están en juego».

Reputación Según el contexto, el término se puede utilizar con a connotación negativa. Éste es el caso de la gente o sitios que tienen una notoriedad evidente por alguna característica indigna. Por tanto, el público ya conoce la mala fama: «La cantante no hizo nada por negar su reputación y fue fría y distante con quienes la venían a saludar»., «Ya conocíamos la fama del hotel, pero lo cierto es que la hemos escogido porque es muy barato».

Además de lo dicho, es importante establecer que, en lenguaje coloquial, el término reputación se utiliza acompañado de un adjetivo. Concretamente dice «esta es una mujer de mala fama», lo que significa que esa persona es considerada una prostituta.

En el ámbito empresarial es fundamental que cualquier empresa tenga una buena reputación porque sólo así podrá afianzarse, consolidar su nivel de resultados y mejorarlos, captando nuevos clientes.

Por eso, hoy, gracias al avance de Internet y de las redes sociales, ha surgido el concepto de reputación online. Éste es un término que se utiliza para referirse a la imagen que una determinada empresa tiene en la red, es decir, el prestigio y el valor que los usuarios dan a este espacio.

Para mejorar su imagen y ganar más prestigio, es habitual que cualquier empresa contrate a un profesional llamado community manager. Se trata de una experta en internet cuya función clara es gestionar y controlar sus perfiles de redes sociales, así como su blog o sitio web.

De esta forma, a través de los mensajes y la interacción con los clientes, es como mejorar la imagen de la marca, que los internautas confían y apuesten por sus servicios o artículos, que mejoren los resultados y, sobre todo, que no sea indiferente en ningún caso. .

Construir una reputación positiva es una labor que se ha demandado desde hace años consistencia. Es mucho más difícil ganarse una buena reputación (esto es, ser admirado y respetado por los demás) que destruirla con acciones o comentarios equivocados.

Un político puede haber realizado un trabajo impecable durante décadas, demostrando su honestidad y compromiso con los votantes. Sin embargo, si algún día realiza una declaración pública controvertida o cuestionable (con contenido discriminatorio, por ejemplo), su reputación se verá gravemente comprometida. En consideración de la sociedadsus logros profesionales se verán minimizados, ya que lo negativo es lo que suele prevalecer.

Deja un comentario