Definición de relaciones interespecíficas – Qué es, Significado y Concepto

Relaciones interespecíficas Los seres vivos que conviven en un ecosistema desarrollan distintos tipos de relaciones. En algunos casos, los enlaces los mantienen ejemplares pertenecientes a la misma especie y nombrados relaciones intraespecíficas.

Cuando los participantes de un vínculo son organismos pertenecientes a especies distintas, en cambio, se habla de ellos relaciones interespecíficas. Son relaciones que tienen características distintas según la animales en cuestión.

Uno parásito y su invitado, en este sentido, mantienen una relación interespecífica. Un ejemplo de esta relación es la de las garrapatas y las vacas: la primera es una parásito que beneficia a la vaca al absorber su sangre. La vaca, en esa relación, no gana, al contrario.

Otra relación interespecífica es la que crea una cena con su invitado, conocido como comensalismo. Remora es un pez que se puede enganchar a un cuerpo mayor, como una ballena, para moverse. En esta relación interespecífica, el comensal obtiene beneficios pero no perjudica al anfitrión.

El simbiosis es una relación interespecífica que aporta beneficios mutuos a la especie. El pez payaso suele esconderse entre los tentáculos de la actinía para protegerse de los depredadores; la presencia del pez payaso, a su vez, es beneficiosa para la actinía ya que la proporciona protección de sus depredadores.

Él arrendamiento permite que un individuo se refugie en el cuerpo de otro; éste último puede estar vivo o muerto, según los casos, así como el único beneficiado en esa relación es la primera. Un ejemplo habitual son los cangrejos ermitaños, que explotan los caparazones de los caracoles muertos.

Por otra parte, podemos mencionar la relación interespecífica entre especies que compiten entre ellas por mantener a toma. Un zorro y un lobo pueden competir por cazar un roedor y alimentarse, por citar una posibilidad. El competición también puede tener lugar para obtener otro tipo de recursos, como la luz, el agua o el espacio físico para establecerse o desarrollarse.

Informes especialesLa relación de competencia entre especies perjudica, en mayor o menor medida, a todas las partes implicadas, ya que termina limitando el acceso de todos a estos recursos. Las anémonas de mar presentan este comportamiento: suelen competir por mantener un pedazo de tierra que han escogido.

Una de las relaciones interespecíficas más conocidas es depredación, aunque a primera vista nos cuesta describirlo como tal. Se obtiene cuando los individuos de una especie se alimentan a otros; los primeros se llaman depredadores y el último, tomas.

Es importante distinguir entre la matanza de animales como los grandes felinos o las águilas y los humanos; mientras que los primeros nacieron dispuestos a afrontar la dura labor de mantener el equilibrio natural eliminando algunos individuos de otras especies y explotándolos para la alimentación, los humanos no disponen de las herramientas naturales necesarias, por eso han desarrollado un sistema explotación basada en el uso de armas artificiales y técnicas de hacinamiento.

Entre las relaciones interespecíficas que son positivas o beneficiosas para ambas partes se encuentra la mutualismo. Un ejemplo claro es el vínculo que algunas especies de pájaros tienen con mamíferos como los caballos y las vacas: los primeros, en definitiva, eliminan garrapatas, piojos y pulgas, como terapia de relajación, los segundos, y éstos en cambio les ofrecen alimento (los mismos insectos). ).

También podemos hablar de ello protocolo de cooperación, Que beneficia dos individuos o poblaciones mutuamente, aunque no dependen de esta relación para sobrevivir (tanto es así que pueden vivir separados). Dos ejemplos son los polinización y dispersión de semillas.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario