Definición de reclusión – Qué es, Significado y Concepto

La prisión es un concepto cuyo origen etimológico se encuentra en la palabra latina prisionero. El término hace referencia aislamientoforzado o voluntario, experimentando uno persona.

La prisión La cárcel no sólo está cerrada, sino que la noción también puede referirse espacio físico en el que el tema está cerrado. Por ejemplo: «El escritor fue encarcelado durante siete años por ideas políticas», «El incendio en prisión de San Marco causó dos víctimas», «El juez ordenó la detención inmediata del antiguo funcionario».

Lo habitual es que se asocie el confinamiento el encarcelamiento de alguien. Se dice que algunas personas están encarceladas cuando están dentro cárcel. En un sistema democrático, regido para Constituciónlas prisiones son estructuras controladas por el Estado. Estos lugares acogen a ciudadanos que, por haber cometido un determinado delito, son condenados tras un juicio y privados de libertad.

Las personas encarceladas son sometidas a prisión. Esto significa no pueden salir de la cárcel durante el período establecido por su condena. En determinados contextos y en determinadas condiciones, los internos pueden abandonar temporalmente la cárcel por ir a trabajar y después tener que volver a la cárcel.

Hay muchos tipos de cárcel que un juez puede dictar por considerar al acusado culpable del delito. Por tanto, en particular y además de lo anterior, puede pronunciarse sobre la llamada detención nocturna, o que se establezca que el interesado debe permanecer encarcelado en el domicilio o en la cárcel, tal y como se ha previsto, desde de las 22 h de un día hasta A las 6 h del próximo.

Más allá de las prisiones, el idea cárcel también puede referirse a aa cierre voluntario: «Cuando quedó viudo, Roberto optó por la cárcel y no salió de casa durante varios meses», «Deja la depresión a un lado! Salga de su aislamiento y reúnase con sus amigos o visite a su familia.».

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto que a lo largo de la historia ha habido escritores que han decidido llevar a cabo el confinamiento voluntario para inspirarse, escribir o alejarse más tarde del mundo. Gran éxito. Éste sería el caso, por ejemplo, de JD Salinger, creador de «The Guardian Among the Rye», que optó por el aislamiento después del boom que ha vivido este libro.

El término prisión también se utiliza en un contexto religioso. En este caso se utiliza como sinónimo de la llamada clausura monástica o conventual, que es el tipo de vida que optan por llevar a las monjas que pertenecen a determinadas órdenes. En concreto, tienen «prohibido» salir del convento así como las personas externas pueden acceder a cualquier sitio del mismo.

El objetivo de este tipo de confinamiento es apostar por una vida dedicada exclusivamente a la oración, el recogimiento y la comunión con Dios, como sería el caso, entre otros, de las órdenes de las clarisas, cartujanas, carmelitas y monjas jeromas. Sin embargo, no hay que pasar por alto que también existen órdenes de monjes que se comprometen al confinamiento voluntario, como los de Jerónimo, los benedictinos o los cistercienses.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario