Definición de otitis – Qué es, Significado y Concepto

Infección de oído es un término que proviene de la lengua griega y hace referencia a inflamación del oído.

Hay varias causas que pueden provocar que alguien sufran infecciones del oído. Sin embargo, entre los más frecuentes estarían las disfunciones y daños en la trompa de Eustaquio, problemas de tipo alérgico, infecciones de las vías respiratorias, gérmenes, traumatismos, amigdalitis o problemas de dentición.

Del mismo modo, no podemos obviar que entre los síntomas que, de una forma más precisa y clara, pueden indicar que alguien sufre un problema de otitis se encuentran los siguientes: fiebre, irritabilidad, dolor de oído, mareos, secreción del oído, parálisis facial…

Los niños suelen ser uno de los grupos de población más afectados por la otitis media, especialmente los que tienen algún tipo de inmunodeficiencia adquirida, los que van a la escuela y también los que presentan diversos tipos de alteraciones anatómicas en las que se encuentra la zona nasofaríngea.

Entre las curiosidades que se han descubierto sobre la relación entre la otitis media y el efecto sobre la población infantil, el hecho de que se sabe que los bebés que son amamantados tienen un menor riesgo de padecer esta enfermedad que los que no lo son .

Cuando se trata de diagnosticar infecciones del oído, los profesionales médicos toman una serie de acciones. Entre éstos estarían el conocido exploración física, concretamente de tipo otoscópico, y el examen audiométrico. De esta forma se puede establecer un cuidado que, por regla general, suele consistir en tomar antibióticos.

Según su posición anatómica, se puede distinguir entre el otitis externa y la otitis media o interna.

Infección de oído La otitis externa es la inflamación del conducto auditivo externo; esto es, no va más allá de la membrana del tambor. Normalmente surge de una infección bacteriana que puede ser aguda limitada en el conducto auditivo externo, aguda generalizada, crónica o invasiva.

La otitis media o interna afecta a la oreja media (el tímpano y la trompa de Eustaquio). Es frecuente que esta inflamación vaya acompañada problemas respiratorioscomo el rinosinusitis.

La evolución de molesto permite dividir la otitis media en otitis media aguda (duración menos de cuatro semanas), otitis subaguda (extiende de cuatro a ocho semanas) y otitis crónica (se conserva más de ocho semanas).

Por tanto, la otitis media crónica es la más grave de estas inflamaciones. Quizá supurativa (incluye perforación mesotimpánica con supuración profusa pero no malolorosa), colesteatomosis (con perforación del tímpano y supuración fetida) o tuberculosa (con perforaciones irregulares y múltiplos).

Es importante tener en cuenta que una mala evolución de la otitis media puede provocar enfermedades graves como meningitisel laberintitis y la parálisis facial. Si tiene un problema de oído, debe ver un otorrinolaringólogo, que le puede recetar gotas para los oídos, analgésicos, antiinflamatorios o antibióticos (oral o por inyección), según corresponda.

Deja un comentario