Definición de negociación – Qué es, Significado y Concepto

Negociación La palabra latina negociar vino a nosotros lenguaje cómo negociación. Éste es el nombre de la acto y el resultado de la negociación: diálogo sobre algo con el objetivo de llegar a un acuerdo que sea beneficioso o adecuado para todas las partes.

Una negociación, por tanto, es una interacción al que apunta producir algún tipo de beneficio. Su finalidad puede ser la resolución de un conflicto, satisfacción de intereses o la obtención de ventajas.

Cuando dos personas inician una negociación, cada una intenta llegar a una determinada la mitad. En esta conversación entran en juego diversos factores como rasgos de personalidad, estado de ánimo, etc. emociones, etc. La forma en que cada individuo piensa y actúa influye en cómo se lleva a cabo la negociación, independientemente de los puntos concretos que se negocian.

Las negociaciones aparecen en muchos ámbitos de la vida. Supongamos que un hombre quiere pasar sus vacaciones junto al mar y su esposa en la montaña. Espontáneamente, la pareja tendrá que negociar para llegar a un acuerdo: una negociación exitosa podría llevar a la aceptación de compartir el tiempo entre ambos destinos, de modo que cada uno vea parcialmente satisfecho su deseo.

A nivel de empresa, es habitual que se hagan negociaciones entre empresas comprometerse vínculos comerciales o acuerdos estratégicos. En el ámbito de la política, las negociaciones permiten alianzas definir las aplicaciones o formar equipos de gobiernopor citar algunas posibilidades.

Para que exista una negociación es fundamental que las partes estén dispuestas a negociar. Si uno es impuesto por la más bien sin embargo, o algunos no tienen interés en la interacción, no hay negociación.

Las personas que se dedican como profesión no pueden permitirse el lujo de perder un negocio, o al menos fracasan demasiado a menudo. Para ellos no es un juego o una situación eventual, como vender un producto de segunda mano a través Internet, sino el negocio en el que basan sus ingresos mensuales. Por tanto, deben combinar una serie de factores para asegurarse de que están haciendo lo correcto.

NegociaciónEsto nos lleva a los secretos de una buena negociaciónuna lista de validez relativa y contextual, pero que puede servir como punto de partida para desarrollar la persuasión, esta parte de nosotros capaz de convencer a los demás para que hagan el nuestro querer. Esta herramienta es fundamental y suele asociarse a una habilidad de nacimiento, aunque con mucho esfuerzo es posible adquirirla.

Poder persuadir para quienes aceptamos nuestras condiciones en un convenio concreto, no basta con tener esta capacidad sino que deben ponerse en marcha determinados mecanismos, tanto si lo hacemos conscientemente como si no. Uno de los pilares de cualquier negociación es conocimiento de la otra partede sus gustos, de sus necesidades, de su bagaje histórico y cultural, de cada rasgo que nos puede ayudar a llegar y convencerla.

Cuando intentamos convencer a nuestros amigos oa nuestra familia no hace falta que investiguemos sus perfiles, porque los conocemos bien. Sin embargo, lo sabemos o no, lo estamos utilizando beneficio para cruzar las barreras. Aquí entramos en terreno peligroso, porque las cuestiones morales se mezclan: ninguna negociación debería ser tan importante como para herir emocionalmente a la otra parte tocando sus debilidades más delicadas.

Otro secreto para tener éxito en cualquier negociación es evitar que la otra persona se dé cuenta de la nuestra interés o, en su caso, nuestra desesperación por hacerlo realidad. Por el contrario, debemos expresarnos de tal modo que él parezca más interesado que nosotros.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario