Definición de negligencia – Qué es, Significado y Concepto

Negligenciadel latín negligenciay la falta de cuidado o distracción. La conducta negligente, en general, comporta un riesgo para uno mismo o para los demás y se produce por la omisión del cálculo de las consecuencias previsibles y posibles propias acción.

Por ejemplo: uno persona hablar por teléfono mientras conduce un vehículo es negligencia. Se ha demostrado que hablar y conducir son dos actividades que no se pueden realizar al mismo tiempo cuando la persona está distraída y pueden provocar un accidente de coche.

Teléfono mientras conduce

El uso del teléfono mientras conduce es un auto de negligencia.

Castigo por negligencia

La negligencia se castiga con justicia, tanto civiles como penales según corresponda. La culpa es de la omisión de la conducta para prevenir y evitar los daños causados. En el caso del ejemplo anterior, la persona que conduce mientras habla por teléfono tiene un comportamiento inadecuado, puesto que el riesgo de provocar un accidente es conocido por todos; por tanto, esta conducta está sancionada por ley con infracciones.

Un individuo encendiendo una hoguera en medio de bosque también actúa de forma negligente. En estos casos no se juzga la intención del sujeto: es decir, no se le acusa de haber intentado provocar un incendio. Más allá de la intencionalidad, su acción es negligente por la distracción que refleja y por el daño potencial que puede causar al medio ya uno mismo. Si el fuego está fuera de control o no se apaga correctamente, el fuego forestal se producirá aunque no se encuentre en sus planes. Entonces la justicia castigará al sujeto.

Riesgo de incendio

Quien incendia un bosque comete negligencia.

Daño psicológico

hay que decir que la negligencia no siempre es tan obvio como en los casos mencionados anteriormente; cuando provoca daño psicológico en un tercio, no siempre hay pruebas para encontrar a los autores y aplicar todo el peso de la ley. Esto ocurre con los diferentes tipos de maltrato que puede sufrir una persona, especialmente aquellos que no dejan huellas en el cuerpo.

Cuando una persona sufre maltrato psicológico, especialmente cuando la víctima es menor de edad y está a cargo de uno o más adultos, la dinámica del maltrato suele tener más componentes de los que hay a primera vista: más allá del agresor y su toma, puede haber uno o más testigos potenciales. La negligencia se produce cuando se quedan fuera de la situación, ya sea por miedo a la intervención o como producto rechazopor no querer aceptar que el abuso es real.

En un caso como éste, la negligencia, que puede provenir de un padre o de un amigo, causa casi tanto daño como el maltrato en sí. El víctima no sólo debe soportar el recuerdo de las humillaciones que ha sufrido durante un período de tiempo largo, a menudo prolongado, sino que su confianza en los demás se convierte en su peor debilidad; la negligencia de la persona o aquellos seres queridos que no actuaron cuando fueron a tiempo de interrumpirlo o incluso evitarlo abusohan decidido no, convirtiéndose en participantes indirectos, pasando de ser amigos a enemigos. La lesión aumenta cuando el agresor formaba parte del círculo íntimo de la víctima.

Negligencia y conducta

Algo que la negligencia suele conducir en la mayoría de los casos tiene graves consecuencias. Esto no quiere decir, en cambio, que quien actúa sin pensar siempre sea consciente de los suyos errores y que aprendan a no comprometerles más.

Sin embargo, cuando la negligencia se repite sistemáticamente, ya que es imposible ignorar sus repercusiones, es necesario hablar de actos intencionados; es decir, de conducta.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario