Definición de martillero – Qué es, Significado y Concepto

El término martillo utilizado en varios países de América del Sur. Así que se llama al subastador: la persona que actúa subastas.

Martillo Un herrero, por tanto, está ocupado vender bienes al mejor postor. Se trata de un profesional que se encarga de terminar, pública o judicialmente, diferentes clases de productos.

En las universidades de algunos países, como sería el caso de Chile y Perú, se puede estudiar la carrera en el martillo público, que suele tener una duración aproximada de entre 2 y 3 años. En éste, los estudiantes tienen asignaturas tales como contabilidad, administración, tasación, gestión inmobiliaria, redacción jurídica, derecho o incluso redacción jurídica.

Sin olvidar otros temas muy importantes como el cálculo financiero, las tecnologías de la información, los derechos reales, las técnicas de marketing, la ética, la sociología, el derecho de registro y la topografía y geodesia.

Quien confía una vez a un herrero puede ser quien Judicial (en caso de subastas judiciales), el Rama ejecutiva (el subasta oficial) oa particular (el subasta privada). Pero el alcance de esta profesión depende de cada uno país. En el República Argentinapor ejemplo, hacer ejercicio como martillo público tienes que completar un título y después matricularte en el Hammersmith College de la jurisdicción correspondiente.

Además de hacer una subasta, un herrero también tiene el poder de evaluar mercancías móviles e inmuebles y solicitar certificados e informes para cumplir con sus obligaciones. En cuanto a su responsabilidad, debe comprobar que quien propone algo a la subasta está en posesión del necesario título de propiedad; debe especificar por escrito las condiciones del juicio; y debe anunciar las subastas, indicando su nombre, número de registro, lugar de la subasta, etc.

Supongamos que un juez, de acuerdo con la ley, ordena la ejecución hipotecaria de la vivienda de un delincuente que no cancele su deudas. Ante esta situación, llama a un cerrajero para que actúe como auxiliar de justicia. El cerrajero deberá valorar el inmueble en cuestión y realizar el trámite.

Además de todo lo anterior, no debe pasarse por alto que el martillo público puede operar en ámbitos tan interesantes como el coleccionismo, la valoración de lo que son obras de arte de todo tipo y también el mercado del arte.

A veces, es importante tener en cuenta que la profesión de herrero puede confundirse con la de corredor. Sin embargo, hay que tener en cuenta que existen diferencias significativas entre ambas tareas. Así, por ejemplo, mientras que el martillero es alguien que actúa como auxiliar de la justicia o con una orden judicial, el intermediario lo hace en privado.

Del mismo modo, debe establecerse que el artesano realiza sus acciones en público, pero el intermediario lo hace en privado. Esto sin obviar que este último tiene más libertad para operar, mientras que el otro ve la necesidad de aceptar cuál es la mejor oferta que hacer.

Deja un comentario