Definición de líbido – Qué es, Significado y Concepto

Es habitual que oigamos hablar de ello libidouna palabra slúxola con un título yo primero. Sin embargo, este término es incorrecto. El concepto válido es libidocon acentuación en el de acuerdo con lasegundo destaca el Real Academia Española (RAE).

Se cree que el error la acentuación frecuente de la noción en la primera sílaba es debida a la influencia de hematomapalabra referida a la palidez o amante, que nada tiene que ver con el significado de la libido.

Hechas estas aclaraciones, podemos pasar ahora a la definición de libido, que deriva del latín libido. Así se llama desear sexual.

beso

Es común que la libido esté asociada con el apetito sexual.

¿Qué es la libido?

La libido, por tanto, está en impulso o pulsión que estimulan la conducta sexual de un individuo y que se manifiesta de distintas formas en la actividad de la psique. Se puede decir que lo es hambre sexualque conduce aa persona quieren satisfacerle.

Para el medicinalhay un nivel «normal» de la libido Una libido exagerada implica una patología, así como una libido minimizada. En la tierra de psicoanálisismientras tanto, la libido se entiende como una energía psíquica que guía la conducta hacia un determinado fin. Cuando se logra este objetivo, la libido se descarga.

romance

Se cree que existe un nivel «normal» de libido: una libido exagerada o minimizada implica la existencia de una patología.

La respuesta sexual

Hay que tener en cuenta que la libido suele desencadenar una serie de cambios hormonales y físicos conocidos como respuesta sexual. Cuando aumenta el deseo sexual, se produce la excitación: en el caso de hombrese registra una erección del pene (que crece a causa de la acumulación de sangre), mientras que en la mujer la vagina se vuelve húmeda y la vulva se dilata.

Al recuperar niveles anormales de libido, la medicina suele relacionar la carencia de deseo sexual con algún trastorno emocional o una imagen depresiva. En particular, se considera un síntoma de la depresiónpuesto que la necesidad de mantener relaciones sexuales está íntimamente ligada al instinto de supervivencia, al deseo de vivir y de prolongar la existencia de la especie, ideas que generalmente aparecen tumbadas en el contexto de la depresión clínica.

Freud y la libido

Según estudios realizados por Sigmund Freudel famoso médico austríaco nacido a mediados del siglo XIX, la libido puede describirse como la energía de la pulsión o, más bien, del cariño vinculado a la transformación. poder de la pulsión, cuyo propósito original es sexual. Es importante aclarar que este objetivo también se puede «dessexualizar» de forma secundaria y, por tanto, debería comprometerse a canalizar esta energía de otra manera.

Para Freud, la mente es un sistema que se da cuenta del equilibrio gracias a la oposición de fuerzas llamadas pulsiones, que están en constante conflicto. Es decir, son energía psíquica que nos empuja a comportarnos de una determinada manera y que, al llegar, se descarga. En la dialéctica interna del psicoanálisis, esta energía se conoce precisamente como libido.

La mirada de Jung

Otra de las figuras que destaca en este marco es la de Carl Gustav Jung, el psicólogo y psiquiatra suizo contemporáneo de Freud. Su interpretación de la libido fue uno de los puntos que le llevó a no estar de acuerdo con el psicólogo austríaco, puesto que no consideraba que personaje necesariamente sexual, pero la describió como una «energía psíquica indiferenciada» no vinculada a un sustrato biológico.

La explicación de Jung sobre cómo funciona esta energía está apoyada por las ideas fundamentales de física. Por ejemplo, en la principio de los contrarios: es el conflicto que se produce entre las polaridades opuestas, puesto que sin oposición no hay energía. Él también estaba interesado principio de equivalenciasegún el cual la energía no se puede crear ni destruir, sino simplemente cambiar de forma.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario