Definición de lexicografía – Qué es, Significado y Concepto

Para conocer el significado del término lexicografía, primero es necesario descubrir su origen etimológico. Cabe subrayar, pues, que deriva del griego, concretamente es el resultado de la suma de tres componentes léxicos de la lengua:

-La palabra «lexikoso», que significa «relativo a la palabra» y que, a la vez, deriva de «léxis», que es sinónimo de «palabra».

-El verbo «graphéin», que se puede traducir como «escribir» o «registrar».

-El sufijo «-ia».

El lexicografía y la técnica que permite el composición de diccionarios o léxicos. El concepto también se utiliza para nombrar rama de la lingüística dedicada al análisis de las teorías que apoyan el desarrollo de un diccionario.

Lexicografía En definitiva, se puede decir que la lexicografía es la disciplina quien es responsable de la creación y estudio crítico de diccionarios. Un diccionario, a su vez, es una colección ordenada de términos o expresiones, pertenecientes a una lengua oa un tema determinado. Estas publicaciones, que pueden ser impresas o electrónicas, presentan la explicación o definición de cada uno de los ítems, labor realizada por expertos en lexicografía.

Es importante no confundir la lexicografía con lexicología. Esta última noción se refiere específicamente al estudio de las unidades léxicas y de los vínculos sistemáticos que se crean entre ellas. A menudo se dice que la lexicografía tiene como objetivo recoger y explicar el palabras en un sentido amplio, mientras que la lexicología pretende profundizar en estas explicaciones.

Los orígenes de la lexicografía se remontan a Siglo III aC. De ese momento se remonta un documento que presenta un glosario de los términos utilizados en Odisea y la Ilíadados obras atribuidas a Homero. Se cree que se llama Ópera es un precursor en la implementación de la lexicografía.

En el campo de la historia antigua encontramos obras que ya se consideran un auténtico ejemplo de lo que es la lexicografía. Nos referimos, por ejemplo, al «De significatione verborum», que se remonta al siglo I y fue creado por Marco Verrius Flaccus, y al «De lingua latina», escrito también en el siglo I, pero en este caso por Marco Terenzio Varro .

Fue durante el Edad media aquella lexicografía ha cogido un gran impulso desde entonces necesidad de transmitir conocimiento. La disciplina, en este contexto, se hizo más utilitaria y empezaron a ser frecuentes las explicaciones añadidas a los márgenes de los textos.

Ya en el Renacimiento, cabe destacar una de las obras lexicográficas más importantes de la lengua castellana. Nos referimos al «Diccionario latino-español», publicado en Salamanca en 1492 y creado por el humanista español Elio Antonio de Nebrija (1441 – 1522), figura que pasó a la historia por ser el autor de la primera gramática castellana.

El diccionario que creó, cuyo título oficial es «Lexicon hoc est Dictionarium ex Latin sermon in hispaniensem», tenía el claro objetivo de «mejorar el conocimiento del latín entre la gente culta».

Deja un comentario