Definición de influencer – Qué es, Significado y Concepto

Influenciador Influenciador es un término que se utiliza cada vez con mayor frecuencia en los medios de comunicación. Sin embargo, el concepto no forma parte del diccionario desarrollado por la Real Academia Española (RAE).

Se dice influir en un personaje público que se hizo famoso Internet y que encuentra su principal ámbito de influencia en el ámbito digital. Estos son famosos con miles o millones de seguidores en las redes sociales.

Normalmente, un influencer es alguien capaz viralizar los contenidos: es decir multiplicar la difusión y difusión de vídeos, imágenes, etc. Además influye en las decisiones de los consumidores de sus admiradores, marcando tendencia. Es por eso que suelen ser figuras las que asumen el empresas y marcas para el desarrollo de campañas publicitarias, ya que su reputación garantiza la llegada de anuncios a un gran número de personas.

La noción de influencer se ha relacionado con el famoso pensamiento de Andy Warhol en comparación con que, en el futuro, cada individuo tendría quince minutos de fama. La popularidad de las estrellas de Internet puede ser repentina, con un crecimiento repentino, pero también fugaz: pocos logran mantener un alto nivel de reconocimiento con el paso del tiempo.

Supongamos que una mujer joven publica fotos de sus viajes Instagram conseguir decenas de miles de seguidores y convertirse en un influencer. Un fabricante de bolsas y carteras, ante su notoriedad, decide contratarle para difundir sus propuestas. De este modo paga una cierta cantidad al influencer con el objetivo que se marca con su productos y comparte las imágenes Instagram.

Hay algunas premisas que permiten a las empresas interesadas encontrar el influencer adecuado para sus productos. En los siguientes párrafos veremos algunos de ellos con detalle.

En primer lugar, existe la capacidad de provocar reacciones en otros usuarios y opiniones siempre que toquen un tema en sus espacios de redes sociales. Precisamente, un buen influencer puede abrir un debate sobre cualquier tema gracias a una predisposición natural al liderazgo. Las empresas deben aprovecharlo para que puedan hacer la mayor parte del trabajo por ellas.

InfluenciadorA la hora de escoger un influencer, por tanto, es necesario estudiar la tasa de interacción que tienes con tus seguidores. Por eso hay herramientas específicas, pero también se puede averiguar mediante una serie de cálculos manuales. No debemos subestimar el potencial que puede tener una de estas personas para interesar al público en una tema o un signo espontáneamente.

Otro punto a tener en cuenta es la calidad del público. En la mayoría de los casos, no es suficiente con un gran número de seguidores, pero es preferible un grupo más reducido con determinadas características como el poder económico, la responsabilidad y el compromiso. Además, el buen influencer no sólo libera al disputa pero está implicado e implicado activamente.

Es importante prescindir de aquellos influencers que se centran únicamente en el contenido patrocinado, puesto que sus discursos no suelen ser muy legítimos, sino que son guionados por las empresas que representan. Por el contrario, el candidato ideal pone a su público en primer lugar, o al menos pretende ser muy convincente.

Por último, cabe destacar que si bien el número de seguidores es uno de los aspectos principales, una legión de fans no sirve de nada si su participación en el contenido es escasa. Antes de decidirse por un influencer, las empresas deberían evaluar todos estos valores para asegurarse de que están invirtiendo bien. dinero.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario