Definición de inexorable – Qué es, Significado y Concepto

Lo primero que haremos para descubrir el significado del término inexorable es conocer su origen etimológico. En este caso, podemos establecer que se trata de una palabra derivada del latín, concretamente de «inexorabilis», que puede traducirse por «imperturbable» y es el resultado de la suma de varios componentes léxicos de esta lengua:

-El prefijo «en-«, que significa «no» y «sin».

-El verbo «exorare», que equivale a «orar» o «externalizar».

-El sufijo «-bilis», que sirve para indicar «qué puede».

El término se utiliza para describirlo inevitable o irrevocable.

Inexorable Por ejemplo: «Dada la historia inmediata del equipo, se sabía que el fracaso del torneo era inexorable», «Los analistas creen que, dada la magnitud de la crisis económica y social, el final prematuro del gobierno es inexorable»., «El desgaste de los materiales provocó el derrumbe inexorable de la estructura».

Otras palabras que actúan como sinónimos de lo inexorable son implacables, crueles, despiadados, inevitables, fatales, duros o inflexibles. Por el contrario, entre los que se oponen a este término encontramos suaves, flexibles, esquivantes, evitables o revocables.

A menudo se dice que el paso de la tiempo es inexorable. Esto se debe a que no hay manera de detener el paso del tiempo: por mucho que una persona quiera perpetuar un momento o por mucho que quiera evitar las consecuencias del avance temporal, no hay posibilidades de conseguirlo. Cada segundo pasa otro y otro y así sucesivamente, sin que nadie pueda frenar.

La muerte de un por estar vivo también es inexorable. Todos los seres nacidos terminan muriendo en algún momento: nadie es inmortal. La muerte puede llegar tarde o temprano dependiendo de un sinfín de factores, pero es inexorable.

A lo largo de la historia, hay muchos personajes ilustres que han utilizado el término inexorable en algunas de sus citas famosas. Éste sería el caso, por ejemplo, del escritor español Pío Baroja que afirmaba que «La ley es inexorable, como los perros: sólo ladra lo mal vestido». Y lo mismo ocurre con el pintor malagueño Pablo Picasso que afirmó que “aquellos que creen que pueden y no pueden hacer lo que creen que no pueden. Ésta es una ley inexorable».

La noción de inexorable se utiliza a menudo para referirse a un consecuencia lógica o evidente de a procesos. Cuando todos los pasos producen un efecto o son inevitables, hablamos de algo inexorable.

Tomamos el caso de una selección nacional de fútbol que clasifica al Mundial en una repetición, tras vencer al rival en los penaltis. De los cuatro últimos amistosos jugados antes del torneo, ha perdido tres y los demás han empatado. También llega al Mundial con un nuevo entrenador que ha tenido poco tiempo para trabajar. Por todo ello, es inexorable que el equipo tenga una mala actuación en el gran evento.

En el ámbito de la literatura encontramos diversas obras que utilizan la palabra en cuestión en sus títulos. Un ejemplo es el libro «Inexorable», publicado en 2000 y la obra de Giulio Cesare Crivelli.

Deja un comentario