Definición de histamina – Qué es, Significado y Concepto

Como neologismo es la forma en que podemos clasificar el término histamina que nos ocupa ahora, cuyo origen etimológico se encuentra en latín y griego. Y es el resultado de la suma de dos componentes de estas lenguas:
-El sustantivo griego «histos», que se puede traducir como «tela».
-La palabra latina «amina», que es el resultado de la unión del radical «am-» y el sufijo «-ina», que sirve para nombrar algunas sustancias químicas.

También cabe destacar que la primera vez que se utilizó el término como tal fue a principios del siglo XX. En particular, fue en 1910 cuando fue mencionado con su nombre actual por los científicos británicos Patrick Playfair Laidlaw (1881 – 1940) y Henry Hallett Dale (1875 – 1968).

Se cree que se le dio ese nombre en consideración al término histadina que había sido introducido unos años antes por otro científico, es decir, el alemán Albretch Kossel (1853 – 1927).

Uno histamina es un amina liberados por determinadas clases de células dentro de reacción inmune. Las aminas, al mismo tiempo, son sustancias derivadas del amoníaco, formadas por la sustitución de al menos un átomo de hidrógeno por radicales aromáticos o alifáticos. Uno reacción inmunepor otra parte, es una respuesta del organismo a la acción de un antígeno.

Histamina La histamina, abreviada, es liberada por algunos células mientras el cuerpo desarrolla una reacción inmune. Las neuronas del sistema nervioso suelen ser responsables de su síntesis y de su liberación; Una vez fuera del sistema nervioso, la histamina actúa sobre distintos procesos fisiológicos.

Se puede decir que la histamina es una molécula producidos por agentes biológicos. Los humanos lo hacemos en las neuronas, pero también en las neuronas mastocitosel plaquetas y otras células. También se puede producir la histamina presente en el cuerpo de una persona bacterias que se encuentran en los alimentos consumidos o en la flora intestinal: las fuentes de histamina para el organismo, por tanto, pueden ser internas o externas.

Existen varias funciones que realiza la histamina. Por un lado, el cuerpo libera histamina en los tejidos y en el sangre cuando detecta a «enemigo» (una bacteria, un virus, un alérgeno, etc.). Por otra parte, la histamina participa en la producción de ácido clorhídrico y actúa como neurotransmisor con un papel clave en la adaptación al entorno y al ciclo de sueño y víspera.

Si la cantidad de histamina en la sangre es excesivosi a causa de una alergia, intoxicación alimentaria, a patología o por otro motivo, se pueden generar varios trastornos por la unión de la histamina a sus receptores: de congestión nasal yo migraña a arritmia, taquicardia, picor, diarrea yo dolores musculares. Para prevenir estas condiciones, un médico puede proporcionar una fármaco antihistamínico que se encarga de evitar la unión del receptor de la histamina.

Es importante saber que comer pescado puede provocar una intoxicación escomboide, que es la causa de la histamina que está presente en este alimento y se convierte en una toxina. Concretamente, suele estar presente en peces pertenecientes a la familia de los escombroidae como la caballa, el atún o incluso la caballa.

La sudoración, el enrojecimiento facial e incluso una inflamación notable de los ojos son algunos de los principales síntomas que indican la intoxicación por histamina mencionada.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario