Definición de heparina – Qué es, Significado y Concepto

Antes de entrar de lleno en el significado del término heparina, en primer lugar es necesario conocer su origen etimológico. En este caso es necesario establecer que deriva del inglés, precisamente de la heparina que, a su vez, es el resultado de la suma de dos componentes léxicos del griego:
-El sustantivo «hepar», que se puede traducir como «hígado».
-El sufijo «-ina», que sirve para formar nombres de sustancias.

El heparina es un polisacárido actuando como anticoagulanteprevenir la aparición de coágulos de sangre en los vasos sanguíneos.

heparina Recuerde que los polisacáridos lo son hidratos de carbono (también llamado hidratos de carbono o hidratos de carbono) compuesto por una cadena extendida de monosacáridos. Un monosacárido, a su vez, es un azúcar cuya descomposición en uno más sencillo no es posible por hidrólisis.

Retomando la idea de heparina, es una molécula formada por una cadena de azúcares cuya característica principal es precisamente que alta sulfatación. Este polisacárido tiene una secuencia de cinco azúcares con los que interaccionan proteínas que son los responsables de la coagulación de la sangre.

Cuando el cuerpo es sintetizado, se considera como un sustancia endógena, aunque todavía se desconoce su función biológica. Sin embargo, también se puede proporcionar a nivel exógeno como anticoagulante: en este contexto, la heparina lo es inyectado en la sangre para evitar la formación de coágulos o trombo.

La heparina se utiliza generalmente con fines preventivos en el contexto de la cirugía, durante los procesos de diálisis o después de un trauma. En estas situaciones, aumenta el riesgo de embolia de trombo venoso, por lo que se inyecta heparina para evitar la formación del coágulo o, si ya se ha formado, para evitar su crecimiento continuado.

Cabe destacar que el descubrimiento de la heparina se atribuye al trabajo realizado en 1918 en Estados Unidos por el pediatra Emmett Holt (1855-1924) y el fisiólogo William Henry Howell (1860-1945). Sin embargo, hay que reconocer que los primeros pasos para llegar los dio en 1916 un estudiante de medicina llamado Jay McLean (1890 – 1957), que siempre fue supervisado por Howell.

Otro hecho interesante es que la primera vez que se utilizó en una persona fue en 1937, concretamente en abril y después de ser probado en perros.

Debido a sus beneficios, la heparina a menudo se considera un medicamento esencial que salva a millones de personas vidas cada año. Mientras que heparina no fraccionada (es decir, toda la molécula) requiere un seguimiento médico, el llamado heparina de bajo peso molecular puede ser inyectado por el paciente sin control profesional.

Además, es importante saber que la heparina concomitante tiene un efecto anticoagulante inmediato, mientras que otros anticoagulantes, como los orales, alcanzan un efecto total en un máximo de 48-72 horas de uso.

Otro dato interesante es que la heparina que puede inyectar el propio paciente suele pincharse en la zona del abdomen entre las caderas.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario