Definición de gritar – Qué es, Significado y Concepto

El origen etimológico del término criar que ahora nos ocupa debe establecerse en latín. Deriva precisamente del verbo quiritare, que puede traducirse para pedir ayuda.

El verbo llamar se refiere a aumenta el volumen de la voz más de lo normal o más de lo habitual. Es una forma de expresión que suele estar ligada a un determinado estado de ánimo que modifica la comunicación.

Gritar, silbar, rugir, gritar, chillón o incluso bramar son algunas de las palabras que funcionan como sinónimos de gritar. Por el contrario, entre sus contrarios encontramos términos como mudo, callar, susurrar o susurrar, por ejemplo.

Llamamiento uno persona puede llamar por múltiples motivos. Por un lado, puede ser simplemente un intento de ser escuchado en un ambiente ruidoso o si el interlocutor lo es lejano o sufrir trastornos de la audición. Por ejemplo: «En medio del concierto, a causa del público, me separé de mi hermana y después tuve que gritar para encontrarla», “Abuelo, ¿por qué no utilizas tu audífono? Así que no tengo que gritar para que me sientas», «El joven, al darse cuenta de que el mar comenzaba a arrastrarlo, empezó a llamar para llamar la atención del socorrista que se encontraba a varios metros».

A veces, el acción llamar obedece el deseo de manifestar el aprobación o desaprobación Di algo: «Cuando el cantante subió al escenario, sus fans empezaron a aplaudir ya aplaudir», «El público no paró de animar hasta que el presidente terminó su discurso», «Los gritos fueron en vano: pese al repudio de los del teatro, el actor hizo la polémica escena».

Incluso llamar puede ser un reacción espontánea antes de una sacudida del estímulo: «Cuando vimos el coche se derrumbaba, nos desesperamos y lo único que podíamos hacer era gritar», «No hay nada más bonito que gritar de alegría frente a buenas noticias», «El niño escuchó su nombre entre los ganadores y empezó a gritar».

Sólo uno de los cuadros más importantes de la historia del arte muestra el momento en el que el protagonista no duda en llamar. Nos referimos al cuadro titulado «El grito», realizado en 1893 por el famoso autor noruego Edvard Munch (1863 – 1944).

Se han establecido muchas teorías y explicaciones sobre lo que representa esta pintura. Sin embargo, el más extendido indica que representa a un hombre moderno que clama en un momento de gran desesperación existencial e incluso angustia y desazón ante la vida existente.

Dentro de la corriente del expresionismo está esta obra que, hoy, se ha convertido en un auténtico icono cultural. Por eso se puede encontrar representado en camisetas, sábanas y objetos de todo tipo. Tanto es así que para muchos, por su relevancia y significado, se considera la moderna «La Gioconda».

Hoy, quien quiera verlo in situ debe ir a la National Gallery de Oslo (Noruega), donde se expone.

Deja un comentario