Definición de glucógeno – Qué es, Significado y Concepto

En griego es aquí donde encontramos el origen etimológico del término glucógeno que nos ocupa ahora. Concretamente, podemos decir que es el resultado de la suma de varios componentes léxicos de esta lengua:

-El adjetivo «glykys», que se puede traducir por «dulce».

-La palabra «gen», que equivale tanto a «linaje» como a «producir».

El significado del glucógeno es «sustancia al hígado que almacena azúcares».

Él glucógeno es un biomolécula que forma parte de la hidratos de carbonotambién llamado hidratos de carbono o hidratos de carbono. Esto es un polisacáridoya que está formado por una cadena de diez o más monosacáridos (azúcares que por hidrólisis no se pueden descomponer en azúcares más simples).

Además de todo lo anterior, cabe destacar que la molécula de glucógeno fue descubierta a mediados del siglo XIX por el científico Claude Bernard. Concretamente, fue en 1857 cuando anunció públicamente este descubrimiento, que inicialmente llamó «sustancia formadora de azúcar» ya la que llegó a través de los estudios que estaba realizando en relación con el hígado.

Sin embargo, deberíamos esperar un poco más antes que otro científico, A. Sanson, tropezara con que también había glucógeno en lo que antes era tejido muscular.

De esta forma podemos establecer que es importante saber, además de todo lo expuesto, que hay dos tipos de glucógeno:

– Glicógeno hepático, que se encarga de regular la concentración de glucosa en la sangre.

-Glucógeno muscular, que tiene la misión de mantener y cubrir las necesidades de los músculos durante cualquier actividad deportiva.

Glicógeno Presente principalmente en el hígadoaunque también en los músculos y otros tejidos, en algunas plantas y hongos, el glucógeno es almacenado por el cuerpo en forma de reserva hasta que, en el momento de su uso, acontece glucosa (un monosacárido).

Similar a almidón, el glucógeno es blanco. Cuando un individuo lo necesita dosis de energía de emergenciapor ejemplo, si se encuentra en estado de alerta o en un momento de estrés, el organismo degrada rápidamente el glucógeno y lo transforma en glucosa, incorporándolo al metabolismo.

El glucógeno se almacena en las vacuolas (vesículas) del citoplasma de la células. Estas vacuolas tienen las enzimas necesarias para desarrollar la hidrólisis (escisión del agua) del glucógeno en glucosa.

Existen varios trastornos que pueden causar problemas en la formación y el uso del glucógeno. Uno es el diabetes que, debido al almacenamiento de cantidades anormales de insulina, puede hacer que el nivel de glucógeno almacenado en el hígado sea inadecuado. Es importante tener en cuenta que tanto la carencia como el exceso de glucógeno son negativos para el organismo y causan varios problemas para el funcionamiento orgánico.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario