Definición de gerundio – Qué es, Significado y Concepto

Lo primero que haremos es hacer saber a la gente que el gerundio es una palabra que deriva del latín, sólo emana del gerundo, que se puede traducir como lo que debe hacerse y que, a su vez, deriva de gerere “, que significa “a realizar”.

Este término se utiliza en el campo de gramática por nombrar uno forma impersonal del verbo que, en nuestra lengua, termina en -No.

gerundio Los gerundios, según el contexto, pueden producir un paráfrasis verbal o adquirir carácter de adverbio. La perífrasis verbal es una unidad predicativa formada por un verbo auxiliar en forma personal combinado con un verbo auxiliar en forma no personal. Por ejemplo: “El abuelo está comiendo”, “Pensé en el tema”.

Un adverbio, por tanto, es una palabra con elementos tónicos e invariables que suelen tener un significado léxico y que puede cambiar el significado de otras palabras. Alude al gerundio con carácter adverbial acciones que se desarrolló durante o antes de la acción del otro verbo: “Manuel se divierte jugando con sus muñecas” (“pásalo bien” yo “jugar” desarrollar simultáneamente), “Trabajando duro, mi hija se compró una casa” (lo primero es “él intentó” entonces “comprado”).

Se puede decir que un gerundio obtiene la referencia personal y temporal del otro verbo con la que aparece. Cuando se crea el gerundio utilizando el gerundio de tener y el participio de otro verbo que se conjuga, del que hablamos gerundio compuesto: “Después de firmar el contrato, no deberíamos tener ningún problema” (“han firmado” es un gerundio compuesto).

A la hora de utilizar el gerundio hay que tener en cuenta una serie de normas básicas, entre las que podemos destacar las siguientes:

-La acción indicada por el gerundio debe ser simultánea o anterior a la del verbo principal.

No menos relevante es que, con mayor frecuencia, el objeto del gerundio debe corresponder al sujeto de la oración principal.

– En ningún caso se puede utilizar el gerundio para calificar un sustantivo.

-La función del gerundio debe ser siempre actuar como complemento circunstancial. En otras palabras, debe entenderse como una circunstancia del verbo principal.

Del mismo modo, no se puede pasar por alto la existencia de un libro cuyo título es precisamente gerundio. Se trata de una obra del escritor Fernando J. Gutiérrez, que se publicó en 2014 y que es una recopilación de poemas que se presentan con una singularidad notable que les llega a hacer “romper el molde” porque hace referencia en las normas clásicas de este género literario. Es una obra en la que, entre otras cosas, se hace un gran esfuerzo por dar relevancia a la paradoja.

El Real Academia Española (RAE), en cambio, reconoce la expresión coloquial en su diccionario “Qué es el gerundio”utilizado en España anima a alguien a hacer inmediatamente lo que expresa el verbo gerundio anterior: “Aclara, que es un gerundio: di exactamente qué te ha dicho tu madre de mí”.

Deja un comentario