Definición de gerencia – Qué es, Significado y Concepto

La palabra gestión se utiliza para nombrar al conjunto de trabajadores altamente cualificados que tiene la tarea de dirigir y gestionar los asuntos de agencia. El término también puede referirse al cargo que desempeña manager general (o gerente) de la empresa, que realiza diferentes funciones: coordinación de los recursos internos, representación de la empresa frente a terceros y seguimiento de las finalidades y objetivos.

Hay varios tipos de gestión: gestión de recursosque es donde se encuentran las posiciones principales y las posiciones principales jerarquía están en manos de los propietarios de la empresa; el gestión política, donde los cargos ejecutivos se asignan en función de las afiliaciones y lealtades políticas; y la gestión por objetivosdonde los esfuerzos se dirigen hacia un objetivo común.

director

La dirección está formada por trabajadores altamente calificados que se encargan de dirigir una empresa.

Responsabilidad de gestión

La dirección debe ser responsable de su propio éxito o fracaso negocios. Es la unidad de la empresa la que garantiza que los miembros del grupo subordinen sus deseos individuales para conseguirlo objetivos comunes. Por eso, la dirección debe aportar sus habilidades de liderazgo, gestión y coordinación.

Un gerente suele hacer cuatro funciones simultáneo: el planificación (se establece un plan con los medios necesarios para alcanzar los objetivos), la organización (se determina cómo se implementará la implementación de los planes elaborados en planificación), la dirección (que está relacionado con la motivación, el liderazgo y el rendimiento) y el comprobar (su finalidad es medir, cualitativa y cuantitativamente, la ejecución de los planes y su éxito).

Estos cuatro pilares de gestión requieren la fusión de diferentes talentos y habilidades, algunos naturales y otros obtenidos a través de la Experiencia y formación profesional. El liderazgo, por ejemplo, es un concepto muy particular, en cuanto a la capacidad con la que se nace, pero que también puede afinarse de forma importante a través de las relaciones interpersonales en el entorno empresarial.

mando

El mando de una empresa está en manos de la dirección.

Retos a los que se enfrenta el equipo directivo

Coordinar un gran equipo y dirigirlo hacia un objetivo común no es una tarea fácil y el liderazgo debe combinarse con una serie de técnicas habilidades comunicativas y de trabajo muy específicas para superar con éxito todas las etapas del proceso. La primera de las funciones mencionadas anteriormente, la planificación, es tan vital y decisiva como todas las demás: si definimos un camino muy difícil de cruzar con los recursos de la empresa, pondremos en riesgo su futuro.

Aunque los otros tres funcionen bien, si el planeo falla el equilibrio no será posible, y entre los daños potenciales existen la desmoralización del equipo de empleados, que tendrá que hacer frente a un exceso de trabajo para compensar los errores iniciales. En casos positivos, sin embargo, objetivos se determinan de forma coherente con los recursos para que la previsión sea realista y no suponga un esfuerzo excesivo por parte de la plantilla.

Entonces entra en juego organización, tanto de los componentes materiales como de los miembros del equipo, para alcanzar los objetivos indicados en la fase anterior sin demoras o inconvenientes importantes. La dirección debe ser capaz de reconocer los puntos fuertes de cada empleado para saber cómo distribuirlos y asignarles las tareas que mejor puedan realizar. En plena acción, día a día deberá llevar a cabo la dirección, procurando que nadie se desvíe de su objetivo ni pierda las ganas de continuar, para lo cual no sólo debe vigilar y exigir sino premiar y motivar. Todo esto convive con el control constante de todos los aspectos del proyecto, que debe hacerse comparando cada muestra con una serie de parámetros de perfección predefinidos.

Deja un comentario