Definición de gasto público – Qué es, Significado y Concepto

Para conocer el significado del término gasto público es necesario, en primer lugar, descubrir el origen etimológico de las dos palabras que le dan forma:

-Spesa debe establecerse que deriva del latín, concretamente del verbo “vastare”, que se puede traducir por “devastar”.

– Público, por su parte, también viene del latín. En su caso, deriva de «publicus» y esta palabra de «populicus», que significa «lo que pertenece o relativo al pueblo».

Se llama gastos gastar: utilizar el dinero para algo. El término también puede referirse a la cantidad que se gasta. públicoen cambio es lo que pertenece al estado o es de todos.

Gasto público La noción de gasto públicopor tanto, alude gasto financiero corriente a Administración Pública. El estado destina dinero a la compra de bienes, la contratación y prestación de servicios y la concesión de subvenciones, por ejemplo. El dinero implicado en estas transacciones forma parte del gasto público.

A nivel general, se puede decir que el gasto público sirve para cubrir las necesidades de la sociedad y para permitir el funcionamiento del aparato estatal. Mientras que el Estado gasta el dinero para estos fines, al mismo tiempo lo recibe mediante la recaudación de impuestos y otras operaciones.

En concreto, podemos establecer que los objetivos más importantes del gasto público son los siguientes:

– Dar a los ciudadanos el acceso a la educación.

– Distribuir la riqueza existente.

-Garantizar que todos los ciudadanos puedan gozar de una vida digna.

– Facilitar y mejorar el acceso de la población a la atención sanitaria.

-Mejorar el crecimiento económico del país.

-Garantizar y consolidar la justicia existente.

– Adoptar las medidas necesarias para proteger y cuidar el medio ambiente.

-Mejorar el trabajo que hay en el país.

Cuando el gasto público supera los ingresos públicos, se dice déficit público o déficit fiscal. En estas situaciones, las cuentas estatales salen más dinero de lo que entra, que puede ser un problema. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que, a diferencia de lo que ocurre con las empresas, la finalidad de un Estado no es obtener beneficios.

El consumos o gastos corrientes (el dinero que te permite prestar servicios públicos, adquirir mercancías y servicios y pagar los sueldos de los funcionarios), y gastos de transferencia (el dinero que se destina a familias y empresas que necesitan ayuda), el costes de la seguridad social (pensiones, pensiones, etc.) y el los gastos de capital (infraestructuras) constituyen gasto público. El Poder Ejecutivo dispone de un presupuesto que debe ser aprobado por el Poder Legislativo para hacer frente a estos gastos y al mismo tiempo debe ser responsable.

Asimismo, no podemos olvidar lo que se conoce como gasto de inversión. Bajo esta denominación existe la suma de dinero que el Estado destina a mejorar, aumentar, crear o sustituir lo que ya es capital público.

Asimismo, no podemos olvidar que en España existe la llamada “Revisión de Presupuestos y Gastos Públicos”, que pretende permitir a los profesionales del sector económico estar al día con la citada economía del gasto público.

¿Que te ha parecido?

Deja un comentario